Académicos de la Universidad de Chile alertan por campañas de desacreditación de la educación pública y laica

18 docentes universitarios, entres los que se incluyen seis Premios Nacionales, suscribieron una declaración pública en la que rechazan los actos de intimidación denunciados por una estudiante de Trabajo Social. «Tenemos la certeza de que la convivencia plural es una de las principales fortalezas de la educación pública», señalan en el texto difundido públicamente.

Ernesto Águila, Carlos Ruiz Encina, Fernando Atria; Faride Zerán, Salazar, Miguel Kiwi, Pablo Oyarzún, Roxana Pey, Willy Kracht, Kemy Oyarzún, Gonzalo Díaz, Ramón Griffero, Nury González, Ignacio Agüero, Loreto Rebolledo, Guillermo Sunkel, José Maza y Manuel Antonio Garretón son los firmantes de una declaración pública cuyo objetivo es poner de manifiesto el carácter pluralista, laico y democrático de la Universidad de Chile.

En el texto, los académicos y académicas señalan su certeza de que “la convivencia plural es una de las principales fortalezas de la educación pública” y adviertes sobre las campañas que pretenden desacreditarla proyectando la imagen de que tales instituciones se encuentran en crisis.

A continuación el texto íntegro suscrito por los profesores universitarios:

1. La Universidad de Chile es una institución democrática, laica y pluralista que ha dado una larga lucha en el país y al interior de ella misma para que todos y todas las ideas puedan expresarse con absoluta libertad. Las diferencias corresponde vivirlas a través de un diálogo argumentado y respetuoso.

2. En ese contexto rechazamos los actos de intimidación y agresión que ha denunciado la estudiante de Trabajo Social Polette Vega, los cuales se originarían en su adhesión a ideas de derecha. Ello nos parece especialmente repudiable porque somos una comunidad democrática en la cual todas las ideas políticas, ideológicas y concepciones religiosas tienen cabida y es un deber de estas aprender a convivir entre sí.

3. Quienes suscribimos esta declaración somos académicas y académicos provenientes de sensibilidades de izquierdas, parte de una generación que fue asesinada, torturada y exiliada precisamente por profesar ideas que resultaron intolerables para una derecha que además quemó libros, cerró universidades y persiguió a sus comunidades por pensar diferente.

4. Tenemos la certeza de que la convivencia plural es una de las principales fortalezas de la educación pública. En la Universidad de Chile todas las ideas democráticas tienen cabida y ninguna debe sentirse menoscabada o intimidada para expresarse.

5. Valoramos los esfuerzos que hoy se realizan desde la universidad y desde el campus Juan Gómez Millas para fortalecer un sentido de comunidad y erradicar toda forma de violencia.

6. Quienes quieren debilitar la educación pública se esfuerzan por proyectar la imagen, tanto en la educación escolar como universitaria, de instituciones en crisis, intolerantes y presas de la violencia. Con ello se busca desacreditar la educación pública y los valores que esta representa.

7.Llamamos a estar alertas ante esta campaña de desacreditación de la educación pública, así como a cuidar y fortalecer las instituciones educativas públicas y a la Universidad de Chile,  y a ser ejemplo de pluralismo, de valoración de nuestra diversidad y de respeto a la libre expresión de todas las ideas de estudiantes, funcionarios y académicos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...