Y si dejamos que ganen los moros

PACO hacía de rey cristiano en las fiestas de Moros y Cristianos en un pueblo en el que estuvo hace años el de la fotillo de arriba. Paco, en un momento determinado de la función, tenía que decir eso de: «Moro, tu caballo toma, y apercíbete al combate, que pronto mi dura lanza, hará que te desengañes».

 Y luego…¿zas! ensartaba el rey moro como un pincho moruno. De mentirijilla, claro. La lanza se tenía que meter por un hueco del brazo y el moro caerse en redondo. Pero esa vez Paco falló y le dio al supuesto contrincante en el pecho. Con tal fuerza que el rey moro exclamó:

-¿Coño Paco! Que me vas a matar de verdad.

El fallo de Paco, que como no tenía capa en condiciones le quitaba las cortinas al salón de su casa y se las ponía por encima, fue motivo de una chufla general y todo el mundo que asistía a la representación se hinchó de reír. Luego, como era tradición, los moros y los cristianos, en total convivencia, se fueron a darle al codo a la taberna.

Las fiestas de moros y cristianos (aquí tenemos muchas y muy vistosas: Cúllar, Molvízar, Benamaurel, Zújar, Válor…), que nacieron para rememorar la Reconquista de la península ibérica, han empezado a estar mal vistas por algunos radicales islámicos que han pedido que se suspendan esas fiestas en «aras de la buena convivencia». Lo ha dicho recientemente el imán de la mezquita de Málaga y lo piensan algunos más, aunque no todos los islámicos, afortunadamente, que creen que son el recuerdo de un pasado compartido y que no ven mal su celebración.

En algunas poblaciones valencianas ya han modificado la fiestas y representaciones de las luchas simuladas entre las cuadrillas de moros y cristianos. En un pueblo, por ejemplo, han suprimido el último acto de una representación en la que a la figura de Mahoma, con el cuerpo de herradura y la cabeza de cartón, le estallaba unos petardos en la cabeza. Han comprendido que eso podía ser ofensivo para los seguidores de Mahoma y lo han quitado del guión.

Sin embargo hemos visto recientemente en la televisión que ellos (me refiero a los fanáticos) queman a un Papa de trapo y vociferan con rabia contra todo lo que representa a nuestra cultura, nuestra libertad de expresión o nuestra forma de vivir. La diferencia es que nosotros organizamos estas fiestas sin rencor, como un acto jaranero más que no tiene connotaciones políticas y menos religiosas, y ellos, cuando organizan algo, lo hacen con todo el odio posible hacia Occidente dentro de sus entrañas. Y eso nos asusta.

En pocas palabras, que no tenemos co…raje. Que nos están acojonando con tanta manifestación anti-Occidente y tanta repulsa hacia nuestra religión, nuestras tradiciones o nuestras creencias. En todas las fiestas de Moros y Cristianos, estos últimos, como es lógico, reconquistan el castillo y derrotan a los moros. Verás tú, si esto sigue así, como al final nos harán que cambiemos el argumento y que, para no herir sensibilidades, ganen los moros. Y encima les vamos a tener que dar el castillo. Al tiempo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...