Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Volney Conde-Pelayo y la libertad religiosa en la escuela en 1931

Volney Conde-Pelayo Urraza (1889-1972) fue hijo del conocido como médico de los pobres de Portugalete. Ganó la plaza de bibliotecario de la Biblioteca Municipal de Bilbao, en cuya Agrupación Socialista ingresaría. En la guerra tuvo responsabilidades en relación con los Archivos, Bibliotecas y Bellas Artes en Euskadi, siendo perseguido y encerrado en distintos campos de concentración al terminar la guerra. Escribió algunas obras, como Artículos marxistas: vida y teorías de Marx (1931). Conde-Pelayo contribuyó con artículos en El Socialista. En uno de ellos opinaba del recientemente aprobado Decreto sobre libertad religiosa en las escuelas, y que hemos comentado en este mismo medio de El Obrero.

Conde-Pelayo escribió el artículo ante la comprobación por su parte de la resistencia pasiva “jesuítica” de algunos maestros al Decreto mencionado. Para ellos recordaba lo que era la libertad religiosa como la facultad que tenía el hombre de vivir sin estar sometido a las prácticas ni enseñanzas religiosas en ningún centro oficial del Estado. El artículo tiene un evidente carácter pedagógico, unido a otro de fuerte crítica.

La libertad religiosa significaba que las cuestiones religiosas se circunscribirían al libre ejercicio religioso en el hogar, en lugares públicos o en las “corporaciones de carácter privado”, pero sin que el Estado ni sus funcionarios impusieran la enseñanza de una religión determinada fuera la que fuese.

Conde-Pelayo apelaba al propio Cervantes en el Quijote para recordar a los enemigos de la libertad de conciencia lo que era ésta.

Nuestro autor dedicaba, además, en su trabajo, fuertes críticas no sólo a la imposición de la religión a los niños sino hasta la forma de enseñanza de la misma, ya que se les obligaba a aprender de memoria “absurdos de los dogmas”, y en perjuicio de otros saberes o conocimientos sobre higiene y cultura general.

El resto del artículo constituía una fortísima crítica contra la Iglesia y en favor de los maestros que, en opinión de nuestro autor, habían sido perseguidos por los católicos.

Hemos consultado el número 6942 de El Socialista, de 10 de mayo de 1931, así como nuestro artículo sobre el Decreto de libertad religiosa de mayo de 1931, publicado en El Obrero (agosto de 2021). Sobre nuestro protagonista es imprescindible acercarse al Diccionario Biográfico del Socialismo Español.

Total
12
Shares
Artículos relacionados
Total
12
Share