Una tasación independiente para los solares vendidos al Arzobispado

Los socialistas alegan al convenio de permuta de la Almoina por 4 parcelas municipales. Barberá rebaja 11 millones a la Iglesia por estos solares públicos, denuncia el PSPV

El Ayuntamiento de Valencia perderá patrimonio al entregar al Arzobispado de Valencia cuatro veces más suelo del que recibe en la Almoina, argumenta el Grupo Municipal Socialista, que ha presentado alegaciones al conocido como convenio de La Almoina. Según el PSPV, Barberá rebaja 11 millones de euros a la institución eclesiástica por la venta de cuatro solares municipales para iglesias.

El Consistorio ha suscrito en las tres últimas décadas convenios con el Arzobispado, propietario del solar donde se ubica el museo de la Almoina, a la vista de los hallazgos arqueológicos, para poner en valor un espacio en el que se aprecian las diferentes etapas históricas de la ciudad desde su fundación. En 1985 y en 1990 se firmaron sendos acuerdos para la cesión gratuita del solar a la ciudad.

A propuesta de los socialistas, el Gobierno local, ya del PP, acordó en 1996 la compra de los 2.308 metros cuadrados de extensión del solar. El acuerdo cerrado en junio de 2000 introdujo un cambio sustancial respecto a todos los anteriores: el Ayuntamiento entregaba a cambio de la Almoina seis solares municipales -uno de ellos perdió incluso su uso escolar- para la construcción de iglesias en las nuevas áreas de la capital.

La concesión de los terrenos se extendía 75 años y el convenio advertía en su apartado 8 que “dado que el convenio carece de ánimo de lucro se propone que el canon de contraprestación entre las partes sea equivalente y tenga un carácter simbólico, estableciéndose el pago por el Arzobispado de 2.000 pesetas anuales (12 euros).

A falta de 60 años para que concluya el convenio, el Gobierno local de Rita Barberá ha colado de rondón en la revisión simplificada del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), ahora en trámite, otra versión del convenio por el que se venden cuatro de las seis parcelas municipales a la Iglesia a cambio de el solar de la Almoina, ahora convertido en museo.

El PP ha elevado el valor de los 2.300 metros cuadrados de la Almoina en 6,5 millones de euros y rebajado el precio, muy por debajo del de mercado, de los cuatro solares para que cuadre la operación, denuncia el concejal socialista Vicent Sarrià. Ha rebajado incluso los parámetros urbanísticos edificables de dos de las cuatro parcelas para abaratar su coste.

Incluso se ha valorado económicamente otro solar público en la plaza Cors de la Mare de Deu que el Arzobispado pidió para oficiar misas al aire libre junto a la Basílica, idea que luego abandonó. El convenio, ahora en exposición pública, también lo ha incluido.

Los socialistas denuncian que el convenio y la venta se ha realizado sin una tasación independiente y se ha incluido en la revisión del PGOU de Valencia, presentado por Barberá 10 días antes de que ella misma firmara una resolución personal de alcaldía dando a conocer el convenio para su exposición pública, «con el claro objetivo de que pasara lo más desapercibido posible».

Sarrià insiste en que no existen argumentos jurídicos para introducir en la revisión  del PGOU una modificación puntual que afecta tan solo a valoraciones de carácter patrimonial, ni urgencia, ni necesidad para llevar a cabo en estos momentos una modificación de un convenio al que le quedan 60 años de vigencia.

Los socialistas alegan que las valoraciones contenidas en el convenio se han utilizado de manera poco rigurosa, «valorando en exceso las parcelas que entrega el Arzobispado», e incluso revalorizando de manera unilateral una de las expropiaciones, y de manera inversa minusvalorando las parcelas públicas, generando una pérdida patrimonial del erario público injustificable, y sin fundamento jurídico alguno.

«En resumen», añade Sarrià, «el Ayuntamiento recibe el solar de la Almoina, que podría haberse comprado a precio de expropiación  2,7 millones de euros, y a cambio entregamos cuatro solares en las mejores zonas de la ciudad, cuyo coste se ha reducido drásticamente, con el único objetivo de acercar las diferencias de valor de la permuta para que el Arzobispado pague menos de 300.000 euros.

«Parece bastante sospechoso el comportamiento de la alcaldesa y las prisas con las que quiere incrementar el patrimonio de la iglesia, a costa de despilfarrar los recursos públicos” ha señalado Sarrià”, que solicita en la alegación que se deje sin efecto el convenioy se pida una tasación independiente de las parcelas públicas que se venden al Arzobispado.

«Valoran los técnicos», dice Novo

El concejal delegado de Urbanismo, Alfonso Novo, ha negado que el Ayuntamiento pierda patrimonio, como denuncia el grupo de la oposición. «Logramos obtener para la ciudad la propiedad municipal de los restos arqueológicos del origen romano de Valencia», ha dicho Novo.

Respecto a la peritación de los solares municipales objeto de la permuta, el concejal de Urbanismo de Valencia subraya que han sido los técnicos municipales los que han establecido esa valoración económica. «El selor Sarrià se queja de que gastamos mucho dinero pidiendo valoraciones externas y cuando ésta la hace los técnicos de la casa, no solo no les parece correcto, sino que además la cuestiona», ha concluido.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...