Un profesor de religión se enfrenta a 19 años por abusos sexuales a 8 niños durante varios cursos

La Fiscalía acusa a Agustín O.G. de haberse aprovechado de forma continuada de alumnos de 4 colegios de Valdeorras entre 2003 y 2011 – Tenía acogido a un menor y la Xunta se lo quitó

Sufrieron desde los seis años hasta las puertas de la adolescencia. Ocho menores ourensanos fueron víctimas de los presuntos abusos sexuales año tras año, a lo largo de varios cursos escolares, de su profesor de religión. La Fiscalía Provincial acaba de formalizar la acusación contra Agustín O.G., un docente de 48 años de edad que permanece suspendido ante la grave imputación de haberse aprovechado presuntamente, entre los años 2003 y 2011, de ocho alumnos menores en cuatro colegios de Educación Infantil y Primaria de Sobradelo (Carballeda de Valdeorras), Rubiá, O Bolo y Vilamartín, todos concellos ourensanos de la comarca de Valdeorras. El fiscal que llevó el caso le atribuye ocho delitos continuados de abusos sexuales por los que reclama una contundente condena de 19 años de prisión. El docente y presunto pederasta será juzgado en los próximos meses ante la Audiencia Provincial de Ourense.

El acusado ejercía como profesor de religión en Galicia desde el principio del curso de 1999. Durante su trayectoria profesional cuestionada tras la declaración de los niños impartió clases en los centros para niños "Tomás Terrón Mendaña", en Sobradelo (Carballeda de Valdeorras, el CPI "Virxe do Camiño" de Rubiá, el CEIP de O Bolo y el CEIP "Manuel Folla Respino" de Vilamartín de Valdeorras. El proceso judicial ha motivado su suspensión de empleo pero, además, ha frenado la adopción de un menor que, según fuentes próximas al caso, estaba en régimen de preadopción, y a quien la Xunta decidió retirar.

El fiscal delata, en el escrito de acusación remitido al juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número Uno de O Barco de Valdeorras, fechado el pasado 2 de enero, que el acusado, "prevaliéndose de su condición de profesor de religión, se aprovechó de la edad de los niños que tenía como alumnos para lograr su satisfacción ilícita". El ministerio público advierte de que los ocho menores han sufrido daños morales y problemas de desarrollo como consecuencia de los presuntos abusos reiterados. Por este motivo, reclamará al tribunal que imponga una condena también económica. Fija una indemnización que varía entre los 2.000 y 4.000 euros en función de cada menor.

El ministerio público pide, asimismo, que la condena imponga na orden de alejameitno de al menos 500 metros de distancias, así como una prohibición al acusado de poder comunicarse por cualquier medio con los menores durante 5 años.

Seis de los niños víctimas sufrieron los abusos hasta llegar a los 12 años. Los otros dos, hasta los 9 y 10 años. El fiscal recoge en su acusación el "trato vil" que presuntame infligió el docente a los alumnos.

En sus rodillas en clase

Según el caso personal de cada menor sufrido "en múltiples ocasiones", "los sentaba en sus ordillas mientras impartía la clase de religión, los acariciaba por debajo de la ropa llegando incluso a tocar los genitales; realizaba el comportamiento mientras les corregía los deberes; o en otros casos les daba en ese mismo contexto pedófilo, en plena clase, masajes en la espalda y les lamía las orejas".

El fiscal propone un juicio a puerta cerrada y "todas las medidas pertinentes" para evitar el contacto visual entre las ocho víctimas y el acusado. Además, llamará a declarar como testigo a un inspector de Educación de la Xunta.

Una condena le impediría dedicarse a la docencia y tener la custodia de menores durante 35 años

La pena de prisión iría acompañada de una severa prohibición de relacionarse con menores de edad tanto en el ámbito laboral como en el personal. Agustín O.G. se enfrenta a una petición del fiscal que, en la práctica y dada su edad, le inhabilitaría por el resto de su vida para impartir docencia.

En el escrito de acusación contra este presunto pederasta al que ha tenido acceso FARO, el fiscal reclama un total de 35 años de inhabilitación para el ejercicio del derecho de patria potestad, tutela, curatela y guarda de menores. Además, el acusado no podría desempeñar ningún cargo público o profesión relacionada con la docencia a menores de edad si finalmente termina condenado.

El documento que formaliza la acusación de la Fiscalía Provincial contra el docente de religión de 48 años de edad, consuma también el sobreseimiento provisional de la causa contra un menor de edad que había resultado sospechoso en la investigación de estos hechos. El fiscal resuelve que, según su criterio, "no ha quedado suficiente acreditado" que el citado menor hubiera participado en los delitos sexuales.

El colegio Tomás Terrón Mendaña de Sobradelo, en Carballeda de Valdeorras, uno de los centros donde impartió clases de Religión el acusado por la Fiscalía de Ourense. // Faro

Archivos de imagen relacionados

  • colegio catequista pedofilo orense
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...