Un grupo de «kikos» expresó su intención de levantar la gran cruz en las fosas de Víznar

La inscripción de la cruz instalada en las fosas comunes de Víznar en la que se invoca al arrepentimiento y se implora a Dios para "liberar del espíritu de Satanás a aquellos que te blasfeman" fue arrancada ayer sin que el Ayuntamiento de Víznar ni ninguna otra autoridad tenga conocimiento de la autoría.

 Durante la jornada de ayer el alcalde de Víznar, Luis Pérez Sánchez (IU), se mostró indignado con la colocación de la placa e inició los trámites ante la Delegación de la Consejería de Medio Ambiente, como propietaria del terreno –dentro del parque natural de Huétor– para que fuera retirada.

El regidor de Víznar, que informó del hecho al líder provincial de IU, Pedro Vaquero, aseguró que desconocía quién pudo quitar la placa, aunque reconoció que al verla le dieron "ganas" de arrancarla. Sospecha el alcalde de Víznar, que visitó la zona junto al presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, Francisco González, y agentes de la Guardia Civil, que la autoría de la destrucción de la placa haya partido de familiares de víctimas enterradas en Víznar que al conocer la noticia hayan decidido arrancar el grabado. "Lo que me extraña es que no hayan tirado la cruz", apostilló.

El enfado del alcalde de Víznar –en cuyo término municipal y el de Alfacar se estima que existen entre 2.000 y 3.000 cadáveres de represaliados por el bando franquista– tiene su origen en el supuesto engaño de un grupo "de beatas del pueblo" que hace meses le informaron de su intención de colocar en las fosas una cruz. El alcalde, al que no le pareció "del todo mal" la iniciativa –"porque muchos fusilados eran cristianos y porque hay otras cruces de piedra dispersas por la zona",– remitió a las promotoras a la Delegación de Medio Ambiente para pedir permiso. Este departamento de la Junta aseguró ayer que en sus archivos no existe ninguna solicitud en tal sentido.

Lo que "el grupo de beatas" no dijo al alcalde fue la inscripción que instalaron en la cruz,que la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica consideró una "provocación".

El texto dice así: "Piedad, Dios mío, por aquellos que te blasfeman. Perdónales, ellos no saben lo que hacen. Piedad, Dios mío, por el escándalo del mundo, líbrales del espíritu de Satanás. Piedad, Dios mío, por aquellos que huyen de ti, dales el gusto de la Santa Eucaristía. Piedad, Dios mío, por aquellos que vayan a arrepentirse al pie de la cruz gloriosa, que allí hallen paz y alegría en Dios nuestro Salvador". La oración concluye: la "salvación" de quienes "están a tiempo todavía… porque el tiempo está próximo".

El Ayuntamiento de Víznar va a comunicar a Medio Ambiente que en terrenos de su propiedad existe una cruz "que no tiene autorización, ni permiso de obras ni nada de nada", reiteró el alcalde, quien no ocultó sus deseos de arrancar la cruz, si bien, más calmado, consideró que debía ser la Junta de Andalucía quien ejecute ese trabajo.

El teólogo José María Castillo, a requerimiento de este periódico, dijo que desconocía la pretensión "de quienes han colocado esa cruz y esa inscripción recordando la gran cruz de Jerusalén. Sea lo que sea de esta cuestión, por favor, que cesen ya estos recuerdos intencionados de los que murieron en la guerra civil española". Para Castillo lo ocurrido en las fosas de Víznar "se inscribe en el contexto de las esquelas mortuorias que ahora sacan algunos periódicos recordando a aquellos que murieron entonces de un lado y de otro. En el caso concreto de la cruz que han puesto en Víznar, se trata de una falta de respeto a Jesucristo, al que también se utiliza para una intencionalidad política partidista".

Ayer, Granada Hoy trató de ponerse en contacto con la vecina de Víznar a la que el alcalde atribuye la iniciativa de la cruz, sin que fuera posible hablar con ella, porque se encontraba en Francia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...