Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Un cura finge ser atropellado por los agentes que acudieron a desmantelar su misa ilegal

La pasada semana, unos vecinos de la región del Biobío (Chile) avisaron a las autoridades porque se estaba realizando una misa clandestina en una casa particular con cerca de 30 asistentes. Los agentes militares que acudieron tras la denuncia intentaron desmantelar esta reunión religiosa, pero se encontraron con la agresividad de los presentes, en especial del cura que la oficiaba, que fingió ser atropellado por ellos.

El vídeo del momento se hizo viral rápidamente en redes sociales, pues la actuación del pastor Juan Herrera Fuentes es bastante patética. El hombre se abalanza contra el maletero de la furgoneta y, después, comienza a patalear y agarrarse a la parte inferior para meterse debajo del vehículo y fingir una lesión mayor.

Entonces, los presentes empiezan a gritar y algunos intentan parar a la fuerza al militar que conducía. Pero, después de sacarle de debajo del coche, el pastor entró en cólera y golpeó a uno de los agentes, y animó a sus feligreses a hacer lo mismo.

Juan Herrera Fuentes, cura de la iglesia cristiana Dios es amor, fue objeto de burlas por su actuación, pero además se le interpuso una orden de alejamiento hacia la víctima que durará hasta el 30 de junio.

Otra persona más agredió a otro de los militares para impedirle que detuviera a unos feligreses que intentaban huir en coche. Y una mujer fuera de sí comenzó a increpar a los agentes y a las personas que grababan el suceso mientras le pedían que se pusiera la mascarilla, algo que tampoco llevaban algunos de los feligreses que asistieron a la misa.

Me sorprende que nadie hable del show que se pega la vieja #canutos pic.twitter.com/UJ2FhQ7r1q— JuanEque (@Juaneque) March 25, 2021

Lo cierto es que, además de las agresiones, su misa clandestina no estaba permitida por las medidas sanitarias de la región, y así lo recordó Mirna Gutiérrez, la secretaria regional del Ministerio de Salud de Chile, quien además condenó estos actos.

Algunos vecinos y un responsable la Iglesia evangélica criticaron los sucesos y mostraron su rechazo a la actuación del pastor, y consideraron que debería haber dado ejemplo como religioso que es.

Total
1
Shares
Artículos relacionados
Total
1
Share