Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.
Fotografía cedida por la entrevistada

Teresa Conde, víctima de abuso sexual infantil en la Iglesia: “Contarlo me salvó la vida”

Las víctimas de abuso sexual infantil se cuentan, en España, por cientos, si no millares. Solo la investigación del Defensor del Pueblo ha recogido el testimonio de 400 personas que fueron abusadas en el seno de la Iglesia. Hablamos con Teresa Conde, una de las supervivientes, sobre su caso y las dificultades que, aún hoy, 40 años después de los hechos, sigue acarreando.

El Diario de la Educaciónestá editado por una Fundación y hacemos un periodismo libre, independiente y con voluntad de servicio a la comunidad educativa. Para fortalecer nuestro compromiso necesitamos tu colaboración. Tenemos tres propuestas: Hazte suscriptor / Compra nuestra revista / Haz una donaciónEste artículo ha sido posible gracias a vuestra implicación. Suscríbete

Las víctimas de abuso sexual infantil se cuentan, en España, por cientos, si no millares. Solo la investigación del Defensor del Pueblo ha recogido el testimonio de 400 personas que fueron abusadas en el seno de la Iglesia. Hablamos con Teresa Conde, una de las supervivientes, sobre su caso y las dificultades que, aún hoy, 40 años después de los hechos, sigue acarreando.

Somos la única entidad sin ánimo de lucro del país que nos dedicamos al periodismo. Nosotros no pondremos muros de pago, pero necesitamos ser 1000 suscriptores para seguir creciendo.

Pulsa aquí y ayúdanos

De acuerdo con los estudios publicados por el Consejo de Europa, uno de cada cinco niños sufre algún tipo de abuso sexual antes de cumplir la mayoría de edad. En el caso de las niñas, aunque no existen informes que puedan datarlo con total precisión, la proporción es aún más elevada. Esto se debe, entre otras causas, a prácticas arcaicas como el matrimonio infantil concertado, vigente aún en varias regiones de Asia meridional, así como de África central y occidental. Los datos recogidos por la organización no gubernamental Save The Children atestiguan la extrema gravedad de la cuestión: 120 millones de niñas alrededor del globo han sufrido violencia sexual antes de los 20 años.

Si hablamos de abuso sexual infantil en el seno de la Iglesia, el registro de víctimas es, si cabe, aún más difuso. A pesar del ruido mediático que se ha despertado en los últimos años, tan solo un puñado de estados han llevado a cabo investigaciones gubernamentales. Entre ellos figura Polonia, que en 2020 puso en marcha una comisión parlamentaria para abordar el asunto. En la mayoría de los casos, tal y como ocurre en países de nuestra órbita como Francia y Alemania, ha sido la propia institución la que ha realizado las indagaciones. En cualquier caso, dado que muchos de los abusos se cometieron décadas atrás y las investigaciones dependen casi en exclusiva de los testimonios de las propias víctimas, resulta extremadamente complejo cifrar con precisión el número total de casos. Así, las conclusiones obtenidas tienden más a la aproximación que a la verdad, y es que el miedo aún impide a muchas víctimas verbalizar su trauma. Otras se han obligado a sí mismas a olvidar para esquivar la vergüenza del qué dirán y paliar su dolor.

En el estado español también se ha abierto una pequeña puerta a la esperanza en los últimos meses. El objetivo no es otro que dar luz a las víctimas de abuso sexual infantil a cargo de religiosos y, en la medida de lo posible, reparar el daño causado. Por un lado, el Gobierno ha impulsado una investigación, canalizada a través del Defensor del Pueblo y que, hasta la fecha, ha recabado más de 400 testimonios y dado lugar a 253 expedientes. Por otro, la Iglesia católica también ha iniciado sus pesquisas a través de una suerte de auditoría interna que lleva a cabo el bufete de abogados Cremades & Calvo Sotelo. Fuera como fuese, lo único cierto es que el registro más fiable hoy en día continúa siendo el elaborado por el diario El País, que apunta a más de 450 clérigos y seglares como autores de la violencia sexual en centros educativos, parroquias y otros lugares de culto. El de Teresa Conde Santos, víctima de abuso sexual, según cuenta, a manos de Domingo Ciorda Azcona, un religioso de la orden de los Trinitarios de Salamanca, es solo uno más en la lista.

En primer lugar, me gustaría que nos contases tu caso, tu historia. ¿Cuándo y cómo sufres abusos sexuales?

A principios de los años 80, mi familia y yo vivíamos en Salamanca, muy cerca de la iglesia de los Trinitarios. Todas las noches, después de cenar, dábamos un paseo por la zona. La ruta era siempre la misma, por los alrededores de la iglesia, de modo que siempre coincidíamos con los religiosos. El contacto fue creciendo hasta que mis padres hicieron amistad con el que a la postre sería mi abusador. En menos de nada, este señor estaba comiendo y cenando en mi casa. La relación era muy estrecha. Entonces decidieron apuntarme a un curso de mecanografía en la parroquia de San Juan de Mata. Aprovechando que era el director, Ciorda convenció a mis padres para que le ayudase en la secretaría, donde terminaron por ocurrir la mayoría de los abusos. Te lo puedes imaginar, todo tipo de burradas y barbaridades… La situación se prolongó durante más de dos años. Fue horrible.

La primera vez, aunque no recuerdo con motivo de qué, el abusador me pasó a recoger en coche. Lo que sí recuerdo era el modelo, un Seat 600 de color amarillo con matrícula de Bilbao. El tío, con mucho cachondeo y retintín, lo llamaba “El Mercedes”. También recuerdo que fue una noche de noviembre. Me llevó a un descampado, me tumbó en el coche y abusó de mí. Pasó de todo: me besó, me tocó por todo el cuerpo… La sensación de agobio era horrible. Yo tenía solo 14 años. Él 45. Hay que tener en cuenta que no hablamos de los 14 años de ahora, sino los de la época. En mi casa jamás se había hablado nada de sexo. Era algo completamente ajeno a mí. La educación del ordeno y mando te impedía preguntar, hablar, contar nada. Además, era una niña muy callada. Sin ninguna capacidad de comunicación. Por eso creo que me eligió. Los pederastas escogen a sus víctimas a sabiendas que no van a decir nada.

Me sentía completamente amenazada. Sentía pánico de que cualquier cosa pudiese pasar en cualquier momento. Aún hoy siento miedo. La sensación de vulnerabilidad e indefensión permanente era horrible. Tenía la certeza de que si se lo contaba a mi madre me mataría. Era el director del colegio. Para mis padres, era lo más. ¿Quién se podría imaginar que iba a comportarse de una manera tan atroz? Contaban con esa baza. También son especialistas en controlarte, en trasladarte toda la responsabilidad de lo que está pasando. Me decía que mi madre no podía saber lo que estaba ocurriendo porque dejaría de quererme. Es por ello que, además de a mí misma, también he llegado a culpabilizar a mis padres. En aquel momento, en el inicio de la adolescencia, me sentía totalmente desprotegida. La situación era tan brutal que este señor me hacía lo que quería en la secretaria del colegio y a las dos horas estaba cenando con mi familia. En mi propia casa. Es una situación muy jodida, sobre todo para una niña de 14 años.

Me hacía lo que quería y a las dos horas estaba cenando con mi familia

Por otro lado, estoy convencida de que los abusos fueron mucho más allá de lo que soy capaz de recordar. Es algo en lo que coinciden todos los terapeutas que he tenido. Nuestra cabeza trata de protegernos. Seguramente he tenido experiencias más jodidas aún y que todavía me condicionan, pero no las recuerdo.

Se trata de un cóctel de sentimientos y emociones entre el miedo, la vergüenza, la indefensión…

Sí, es una mezcla de todo eso, pero en aquel momento era solo una sensación horrible de incapacidad total. De no entender nada. Una confusión brutal junto a unas tremendas ganas de morirme. No tenía ni la más remota idea de lo que pasaba. Ni en mi propio cuerpo ni en el suyo. Es una situación que no comprendes, que no sabes cómo llevar, pero que tienes que soportar como sea. Es atroz. Como si te metieran en una jaula y no entiendes por qué. Con el paso de los años vas ordenando emociones y sentimientos, vas entendiendo las cosas, pero entonces no era capaz de comprender nada. No entendía nada de lo que estaba pasando. Ni siquiera sabía lo que era la excitación sexual.

¿Tienes constancia de más casos en el mismo contexto?

Cuando empezaron los abusos, no, pero he conocido a otras víctimas después. Por aquel entonces estaba convencida de que solo me ocurría a mí. Que estaba sola y me lo merecía. Después supe de otra víctima del mismo abusador. Él mismo me lo contó porque creía que lo que hacía era normal. Para él era amor. Decía que nos habíamos enamorado. Aquello, desde luego, no era amor. Eran violaciones de un señor de 45 años sobre niñas indefensas. Yo no sabía ni lo que era el amor, ni el sexo, ni nada… Es así de crudo.

La vulnerabilidad de esta otra víctima que él mismo me confesó era incluso mayor que la mía porque era huérfana. Está claro, porque además es un patrón que se repite, que los abusadores de la Iglesia saben escoger muy bien a sus víctimas entre este tipo de perfiles más vulnerables. Ahora soy consciente de, al menos, otro caso más, aunque le he prometido a la víctima que no voy a decir nada. Serían, en total, tres, aunque puede haber más. Más allá de mi contexto, lo que está claro es que era un funcionamiento ordinario. Ocurría de manera sistemática. No se trata de casos aislados. No ocurría solo en un lugar. Era la norma.

¿Hasta qué punto es importante verbalizar los abusos? ¿En qué medida ayuda contarlo?

Contarlo es imprescindible. Ponerlo en palabras es la única forma de encontrar una válvula de escape. Si tragas, tragas y tragas, un día terminarás por reventar. Por muy duro que resulte, siempre es mejor hablar que permanecer en silencio. Pero también es necesario tener apoyo. Si no lo tienes, estás jodido.

La primera vez que hablé fue en una consulta de psiquiatría. Tenía 19 años y había caído en picado. Tenía una depresión muy grave. Contarlo me ayudó mucho porque hasta aquel momento jamás había sentido que nadie me escuchase. Hasta entonces me sentía como un objeto sin posibilidad de escapar de la realidad que estaba viviendo. No podía huir. No había escapatoria. Lo único que me quedaba era soportar lo que me echasen. Era una sensación horrible. No tenía ganas de seguir viviendo. Realmente me quería morir. Mi nivel de energía era tan bajo que no tenía fuerzas ni para suicidarme. Apenas comía. Tampoco era capaz de dormir. Si no llego a recibir terapia, a sentir que alguien me consideraba un ser humano, creo que me habría suicidado en algún momento. Es algo que llegas a plantearte para quitarte de encima el sufrimiento. Puedo decir que, aunque no fue la mejor terapia que pude haber recibido, ponerlo en palabras me liberó. Verbalizarlo me salvó la vida.

Aunque he pasado por un montón de terapias, sigo conviviendo con la culpa. Es algo que jamás desaparece del todo. Ser capaz de contárselo a la gente, eso sí, te ayuda a quitarte una parte de la responsabilidad. No obstante, es importante tener en cuenta que la sociedad es muy poco comprometida, muy cobarde, y pretende echarte a ti la culpa de todo. Prefieren revictimizarte a asumir que si eso ha ocurrido es porque se ha permitido. Muchos de mis compañeros y compañeras de trabajo, por poner un ejemplo de mi círculo, niegan la existencia de la violencia de género, continúan pensando que la legislación es favorable a las mujeres… Este discurso también se reproduce en los medios de comunicación. Escucho cosas de este calibre a diario.

Llevo toda una vida peleando por seguir viva

La primera vez que lo hice público, eso sí debo reconocerlo, fue casi por obligación. Me dijeron que mi abusador regresaba a Salamanca y no lo pude soportar. Tenía ya 40 años y me negaba a huir. Fue por agotamiento. Llevaba toda una vida peleando por seguir viva.

Señalabas que las terapias recibidas no eran las adecuadas, ¿por qué? ¿Qué experiencias has vivido?

Creo que existe un gran desconocimiento. Psicólogos y psiquiatras te escuchan, te diagnostican y te ponen la etiqueta: depresión, estrés postraumático… Pero no todos los especialistas saben de lo que estás hablando realmente. Es un problema con el que nos hemos encontrado muchas víctimas. No se ponen en nuestra piel. No saben lo que hemos sufrido. Más aún en un contexto de mayor normalización como el que existía en aquellos años. Antes estaba muy normalizado que las mujeres recibieran todo tipo de malos tratos. Qué te tocaran era, para muchos hombres, casi como si te hubiera tocado la lotería. Muchos no podían entender que la experiencia vivida te causase un daño porque no sabían prácticamente nada de abusos sexuales.

¿Se vincula de alguna forma la “culpabilización social” que mencionabas antes al hecho de ser mujer?

Generalmente, cuando se habla de víctimas de abuso sexual en la Iglesia, a las mujeres no se nos tiene en cuenta. Esto se debe a que el porcentaje de víctimas que son hombres y que deciden hablar es mayor. En cualquier caso, estoy segura de que hay muchas más víctimas mujeres que han sufrido este tipo de abusos de las que finalmente afloran. Yo misma he tenido grandes dificultades para contarlo, por ejemplo, en mi trabajo. En muchos lugares, como es Salamanca, donde todavía vivo, una ciudad profundamente católica y de mayoría conservadora, se sigue pensando que la mujer tiene el deber de callar y someterse. Me han llamado auténticas barbaridades por explicar lo que me ocurrió. He tenido que aguantar comentario del tipo “algo habrá hecho para merecerlo”. Y, como además soy peleona, porque pelear es lo único que me queda, me dicen que soy una puta loca. Estoy convencida de que este tipo de comentarios no se dan en el caso de los hombres. Es un comportamiento machista propio de la sociedad en la que vivimos.

Las mujeres sufrimos abusos a diario y la educación es la única llave para cambiarlo

Hay que tener en cuenta que todavía hay quien considera que decirte barbaridades por la calle o tocarte el culo cuando tú no quieres no es un abuso. Está aún demasiado normalizado. A mí me han llegado a decir que soy muy sensible. Las mujeres lo sufrimos a diario. En este sentido, la educación tiene una importancia trascendental. Es imprescindible educar a la gente en el respeto al otro. En muchos casos, nos centramos en protegerlas a ellas en cuando lo que debemos hacer es educarlos a ellos. Todavía hoy las mujeres somos consideradas el objeto de las necesidades de los hombres. La educación es la única llave para cambiarlo.

¿Se ha evolucionado algo en los últimos años? ¿Resulta más fácil hacer públicas este tipo de situaciones en la actualidad?

Sí, sin ninguna duda. Es más fácil contarlo ahora. En eso sí que ha avanzado nuestra sociedad. En mi vida habría podido imaginar que una figura como el Defensor del Pueblo se fuese a encargar de nosotros. Me gustaría agradecer el trato tan maravilloso que me prestaron cuando me reuní con ellos. Cuando salí de la reunión me sentí liberada, menos culpable… Que a través de una simple conversación consigan desculpabilizarte en cierta medida es muy bonito. Lo hacen muy bien. Sí, definitivamente, ahora es más fácil hablar.

¿Consideras que el menor goza actualmente de un mayor grado de protección en los centros?

Como docente he podido constatar que en muchos casos los alumnos no importan absolutamente nada, tanto para los equipos directivos como para la administración. El bienestar del alumnado no es, ni mucho menos, la prioridad. Más allá del abuso sexual, que obviamente no es la norma, hacen lo posible para tapar y silenciar casos de acoso, bullying… En ocasiones, los propios profesores somos cómplices. En otros, instigadores, porque señalamos a determinados alumnos con etiquetas. Toda esta situación me genera un terrible sufrimiento. Continúan ocurriendo situaciones horribles.

Por poner un ejemplo, los últimos informes en Castilla y León apuntan a unos 90 casos de acoso escolar. No se lo creen ni ellos. En mi propio centro lo hay. Y lo ves. Y no hacen nada. Nada de nada. Incluso lo tapan y te ponen todas las trabas del mundo si lo denuncias. Inspección educativa aprieta para que estos casos no salgan del centro. He llegado a escuchar a miembros de equipos directivos desentenderse del asunto porque “ocurría de las escaleras para afuera”, cuando se trataba de nuestros alumnos. ¿Cómo puede ocurrir esto? Hablamos de personitas vulnerables, en pleno crecimiento, y cualquier podría hacer con ellos lo que quisiese. Algunos compañeros me lo dicen: “limítate a dar tus clases y ya está”. Pero no puedo. Soy incapaz porque en ellos me veo a mí misma con 14 años.

Todo esto me hace pensar que casos como el mío también se sabían, que eran públicos y notorios, pero que nadie dijo ni hizo nada. Mi situación era de absoluta indefensión y creo que ahora pasa algo parecido. Hemo mejorado algo, claro, pero aún queda un largo camino por recorrer.

Si tuvieses delante a una persona que ha sufrido este tipo de abusos, pero que aún no se ha atrevido contarlo o que incluso permanece en fase de negación, ¿qué le dirías?

Le diría que nunca es peor lo que ocurre hablando que estando callada. Qué busquen apoyo, se planteen como puede cambiar su calidad de vida hablando y lo cuenten en un ámbito de protección adecuado que pueda acogerla con serenidad y confianza. Solo así es posible avanzar, poquito a poco y cada uno a su ritmo. Primero te proporciona una sensación de alivio enorme y, después, es lo que te va a permitir rehacerte como persona. Contarlo, como decía antes, me salvó la vida. Si no hablas, no sanas. Haberlo contado es lo que me permite dormir por las noches.
Hablábamos antes de la investigación por parte del Defensor del Pueblo. ¿Qué esperan las víctimas de esta investigación?

También somos víctimas de terrorismo. Me pusieron una bomba en el alma

En primer lugar, como te decía, sentirse escuchadas, acogidas y a salvo para hablar. Para sanar resulta necesario el reconocimiento como víctima. Nosotros también somos víctimas de terrorismo porque hemos vivido con terror y queremos que se nos reconozca como tal. No es necesario que te pongan una bomba debajo del coche para sentir eso. A mí me pusieron una bomba en el alma.

Otro de los objetivos es que esto deje de ocurrir u ocurra lo menos posible. Es vital que, cuando se da un caso, la víctima tenga mecanismos a su alcance e instituciones con verdaderos especialistas, tanto en la judicatura como en el ámbito sanitario, a las que acudir.

¿Cuál ha de ser el papel de la justicia?

Tanto los curas que han cometido abusos como aquellos que, al ocultarles, lo han permitido deben ser juzgados. Es imprescindible que pasen por la justicia ordinaria, igual que a cualquier otro delincuente que haya cometido atrocidades. Y no está ocurriendo. La justicia no está siendo efectiva. Es más, las víctimas de abusos en la Iglesia lo tenemos todo en contra. Parece que los que estamos en tela de juicio somos nosotros. Queda claro que la Iglesia sigue teniendo mucho poder en ciertas instancias. Existen jueces que pertenecen al Opus Dei. Para ellos, la ley divina está por encima de todo. Incluso por encima de la humana. ¿Qué probabilidades hay de que uno de estos jueces me diese la razón? Me va a culpabilizar casi con total probabilidad.

Sin ir más lejos, mi abusador, pese a confesar ante la máxima autoridad de los Trinitarios, no fue juzgado ni pasó por la cárcel. Continuó viviendo tranquilamente hasta que llegó su muerte en un accidente de tráfico. Sé que altos cargos de la Iglesia sabían lo que ocurría porque así aparece recogido en el informe de nulidad matrimonial con mi exmarido. Y lo que es aún peor, al funeral de mi abusador acudieron incluso personalidades relevantes del ámbito político porque era una persona conocida y reconocida. Es algo que no se puede volver a permitir. ¿En qué lugar deja esto a las víctimas?

Todos los curas que han cometido u ocultado abusos deben ser juzgados

Queda mucho por hacer. Primero en el conocimiento de las consecuencias de los abusos. Y luego en cuanto a la voluntad de reparar el daño causado. A mí me gustaría que me dijeran que saben lo que me ha ocurrido y que me van a ayudar, que me van a pagar la terapia… En todo este tiempo he estado sola. He podido ir a terapia solo cuando me la he podido permitir económicamente. Y eso es algo que le ocurre a todas las víctimas. Ir a terapia es muy caro. Más aún a lo largo de toda una vida. Yo misma llevo más años de terapia que trabajando. Empecé a terapia con 19 y a trabajar con 24. En todo ese tiempo, ha habido etapas en las que no he podido permitirme acudir.
Me considero una superviviente. Hay quien, a consecuencia de todo esto, ha terminado por caer en el alcohol o las drogas. Fruto de la desprotección. Luego van a denunciar y, por su condición, no les creen: “¡Qué dice el yonqui este!”. Conozco casos de este tipo. Se trata de desacreditar a las víctimas porque la amplitud de los abusos sexuales en España es brutal: en los coles, en los gimnasios…

¿Y el de la Iglesia?

La Conferencia Episcopal ya ha dicho muchas veces que no iba a tener un papel activo en las investigaciones. Se dedican a guardar silencio y ocultar los casos. Es todo.

Pero hace algunos meses la Iglesia puso en marcha una investigación interna de la mano del bufete Cremades & Calvo Sotelo…

Esta investigación me parece indignante, asquerosa, vomitiva… No hay palabras para definirla. Es como si nos volvieses a violar. Ridiculizan nuestro sufrimiento. Este gabinete puede ser muy bueno en temas empresariales, pero no tiene ni idea de nuestra situación. El Opus únicamente habla para su clientela, para los suyos. Lo que nos ocurra a los demás no les importa absolutamente nada. Y digo más, a la Conferencia Episcopal tampoco les importamos. Yo misma me he citado, junto a otras víctimas, con el cardenal Omella y lo he comprobado. Salí de allí fatal. Sentí que me apedreaban. Ni se inmutaba. No reaccionaba a lo que le contábamos. Luego alguien me dijo que había pasado mala noche, pero joder, yo he pasado una mala vida. La Iglesia me ha demostrado que es lo contrario de lo que predica. Son los seres humanos con el nivel de sensibilidad más bajo que he conocido. Son un grupo de maleantes. Peores que la mafia.

Entonces, ¿cómo debería actuar la institución?

Deberían actuar tal y como predican. Como cualquiera que comete un pecado: examen de conciencia, dolor de los pecados y propósito de enmienda. Deben reconocer lo que nos han hecho, el daño tan terrible que nos han causado. Y deben hacerlo de forma pública. Deben reconocer que han sido negligentes y asumir todas las consecuencias de sus actos a nivel legal. Unos por cometer las violaciones y otros por ampararlas. Siempre lo han sabido y nunca han hecho nada. Nunca les ha importado. Primero lo han ocultado de forma sistemática, luego le han restado importancia y ahora, que parece que empieza a reconocerse públicamente, ya han pasado demasiados años y legalmente ha prescrito. ¿Cómo es posible que prescriba algo así? Si el dolor no prescribe nunca, el delito tampoco debería hacerlo.

Además, deberían velar por nuestra salud física y mental. De la espiritual ya no digo nada. Yo mismo era creyente, pero me robaron la fe. Y no me vale eso de que en la Iglesia hay de todo, que es muy amplia…

Dices que eras creyente y que ellos te robaron la fe…

Me lo robaron todo: la vida, la confianza, la fe en el ser humano y en Dios. Si existe, le pido explicaciones. ¿Qué ha hecho? ¿Para dónde estaba mirando? El hecho de que tuviera fe y creyera que un cura es alguien en quien se puede confiar es lo que hace que la primera vez que se me acercó mi abusador no saliese huyendo. La gente cree que los abusos ocurren como en las películas, por la fuerza y en medio de la noche. Normalmente no es así. Si fuese así, yo me hubiese sabido defender. Lo más terrible es que los violadores de la Iglesia son personas con una apariencia perfecta. Gente aparentemente confiable. No te queda más remedio que confiar y luego ocurre lo que ocurre…

Era profundamente creyente. Recuerdo ir a misa en el recreo. Ahora es todo lo contrario. Incluso me cuesta pasar frente a una iglesia. Me produce rechazo físico. El trauma permanece en el cuerpo y reacciona en ciertos momentos. El olor del incienso me daba hasta arcadas. Todavía hoy huyo de las celebraciones religiosas como Navidad o Semana Santa. Huyo físicamente. Alaban a una figura de madera mientras no les importa nada el sufrimiento humano de quien está justo al lado.

¿Es posible superar un caso de abuso sexual en la infancia? ¿Cómo?

Creo que no. He asumido que no lo voy a superar en mi vida, jamás, lo que me genera mucha rabia y frustración.
En mi caso, haber sufrido abusos en la adolescencia me ha dejado secuelas muy graves. A nivel afectivo, por ejemplo, nunca he sido capaz de desarrollar relaciones sanas. Tampoco a nivel de pareja. Lo único que haces es repetir lo vivido entonces. Es una forma de autocastigarse. En el apartado sexual, yo misma he atravesado etapas de hipersexualidad, en las que la excitación se producía casi por cualquier cosa, con otras en las que la actividad era completamente nula. Las relaciones sexuales se hacen muy complejas porque te devuelven el trauma. Aunque conozco casos en los que esto se produce por sonidos u otras cuestiones, en mi caso es a través de los olores. Cuando mantengo una relación íntima con alguien, las sensaciones que me provocan el olor a sudor y otros olores naturales son desquiciantes. No he disfrutado de relaciones sexuales sanas y normales más que en una ocasión.

En el día a día también hay consecuencias. Soy consciente de que soy una tía rara. Ahora me da igual, pero en otras etapas de mi vida ha sido muy doloroso. Todo lo que tiene que ver con las relaciones personales me resulta muy complicado. Por ejemplo, soy incapaz de distinguir qué tipo de relación me está pidiendo alguien que interactúa conmigo. No entiendo si me puedo o no fiar de esa persona, si quiere entablar una amistad o mantener una relación de pareja… Simplemente no entiendo las relaciones humanas. De ninguna manera. Lo que ocurrió me condiciona en absolutamente todo: a nivel personal, laboral… Tengo asumido que es algo que me va a acompañar de por vida.

¿Y perdonar?

No. Tampoco. Yo al menos no. No puedo. Me encantaría, pero soy incapaz. El perdón debe ser la consecuencia de que se haya intentado reparar todo el sufrimiento causado, pero la Iglesia no asume su responsabilidad. A mí nadie me ha pedido perdón. Tampoco han reconocido lo ocurrido. Me siento absolutamente ninguneada. Considero que, para la Iglesia, no soy ni siquiera un ser humano. Entonces no. No puedo perdonar ni a los que lo han hecho ni a los que lo han permitido.

Somos la única entidad sin ánimo de lucro del país que nos dedicamos al periodismo. Nosotros no pondremos muros de pago, pero necesitamos ser 1000 suscriptores para seguir creciendo.

Total
72
Shares
Artículos relacionados
Total
72
Share