¿Somos un país «laico y tolerante»?

El  progresismo  se   puede  ver  como  una  ideología   o   doctrina que  busca   una  mejora  en  el  desarrollo   de  una   sociedad  en el  aspecto   económico,   social,  cultural,   religiosa, científico,   humanista.    Esta  adhesión  o   prácticas   en principios  filosóficos  inicialmente  ligados   al  liberalismo, actualmente   un   sector  de  la   Concertación  tiene   estas tendencias   más   innovadoras   en   cuestiones   que,  antes,   era un   “sacrilegio”   referirse   a  ello.

Nuestra Iglesia Católica por décadas han  mantenido el rol de  “rector”   de   nuestras    costumbres  y    hábito   morales  y éticos. La   injerencia  de  los  sectores   conservadores católicos,   y   también   de  otros  sectores   de  nuestra  sociedad han  dividido    las  diferentes   opiniones   y    colocando cada  posición   en  forma  confrontacional.

La  discusión   del momento   viene   a  retomar  de  nuevo   el  tema  del  “matrimonio homosexual”,    antes   lo  intentó   el  ex  diputado  Marco Enriquez-Ominami,    hoy   lo  actualiza   y  legaliza   nuestra  hermana República  de  Argentina.

Se   dice   que  en  Chile   las parejas  de  hecho,  la unión  de  dos  personas   con  independencia de su  orientación  sexual,   está  creciendo   y   algunos legisladores   llamados  progresistas,   han   entregado   una iniciativa   legislativa   para   regularizar   el   tema   de  las parejas   y/o  uniones  de  hecho,     tanto   para  parejas heterosexuales   y  también   aquellas   uniones   con   una vinculación    afectiva   entre  dos  personas   de   un  mismo  sexo, el  contenido   del  proyecto   es   entregarle   las  herramientas legales  que  vinculan   un  matrimonio   civil.

Esta iniciativa   viene   a    modificar  el  artículo  102  del   Códico Civil,   que  permite  legalizar   las  uniones   de  las   personas del  mismo  sexo   y   heterosexuales.     El  debate   en  el Congreso    por   esta  iniciativa,   ojalá  sea   con  altura   y permitir   la   opinión   de   organizaciones   y   de   personas vinculadas   a   esta   propuesta.

Es   curioso   que   parte  de  los  legisladores   que  promueven tal  iniciativa,   son  católicos   y   están   totalmente   en desacuerdo   con   las   palabras   de  su   Cardenal,  cuando   se refirió    a  la  legalización   de  las   uniones  homosexuales   en Argentina,     parte  de  su   comentario   se  refirió   como   una “aberración   en  la  cual   van  cayendo   algunos  países”,    desde luego   que   su  comentario   no  cayó   bien   en   algunos
sectores   de  nuestra   sociedad.

El   senador  Rossi calificó las  expresiones   de   su   Cardenal   como   un   “menoscabo feroz,   tremendo  a   la  dignidad   de   dos  millones  de personas”.      El   proyecto   pretende   dar   claridad     y objetividad    sobre   las   parejas  de  hecho,   y   entregarle    a personas   de  un  mismo  sexo,   la   legalización   de   su  unión con   todas    la  cobertura  legal   del     hecho.

Un   diputado  manifestó   sobre  el   tema,   que   la  sociedad chilena   aún   no  estaba  “madura”   para   legislar     sobre  esta materia,   y   lo   consideraba   poco   oportuno   y  dividía   un poco  la   Concertación   con  este   debate.      Considerar  que nuestra  sociedad   no  está   madura   para  un  debate,   es   una opinión   antojadiza   y   fuera   de  toda  mirada   con objetividad sobre   nuestra  gente.

El   gran   esfuerzo   que  ha  tenido que  soportar   nuestra   ciudadanía  para   sobrevivir   en  un régimen   económico  liberal  de  mercado,   donde  la   desigualdad entre   ricos  y  pobres   cada  vez   está  aumentando,     el   gran dolor   de  familias   enteras   porque  sus  hijos   no  pueden seguir  estudiando   debido   que  sus  padres   no  pueden  pagar el  costoso   arancel   universitario.       El  gran  dolor  de miles  de   familias   por   perder   su   casa    por   deudas miserables,    la  gran   angustia   de  miles   de  personas   que no  pueden   optar   a  un  trabajo   digno   por  estar   en   Dicom.

Creo  sinceramente   que  nuestra   población   está   para debatir   este  tema   con   absoluta   capacidad   intelectual, además,     es   una  realidad    que  está   presente   en   todo  el ámbito   de  nuestra   sociedad.

Esta   disyuntiva    entre   la  gente   y   los   políticos,   se reflejan   en  la  opinión  de   un  diputado   al  desconocer   una realidad   de  dos  millones  de  personas,   y   decir  tajantemente, que  “nuestra   sociedad   no  está   madura    para  debatir” sobre  temas  valoricos   y  éticos.     Esta   verdad   de  nuestra clase  política   donde   los   partidos   son  orgánicas participativas   inexistentes,   y   sólo   son  las   cúpulas   las que  desarrollan   gestiones   y   proyectos   “a   favor   de   la gente”,    viene   a   poner   sobre  la  mesa   el  tema  en cuestión.     ¿Somos   un  país   “laico   y  tolerante”?.

La pomada   que  se   vende   cuando  hay   elecciones   presidenciales y  parlamentarias   de  toda   la  clase   política,   sólo   sirve cuando   proyectos   o   programas   favorecen   a   grandes empresas,   cultos,  iglesias  y  los  grandes   poderes   económicos.

Durante   20  años   de  la  Concertación   estos  temas   y otros   fueron   aplazados   por  un  bien   superior,   llamado país,   y   todas   las   situaciones    que   la  sociedad    iba asumiendo,    la   Concertación   los  fue   postergando.

Hoy   la   Concertación  no   es  gobierno  y   es  la  hora   de sacar   adelante   estas   iniciativas   y  otras   que  han  sido postergadas.    Llegó   la  hora   de  sincerar    las   diferentes visiones   y  opiniones   sobre   nuestra  sociedad.     Algunos políticos   se   auto-definen   como   “progresistas”,   y  ahora  resulta   que retroceden   en  esta   iniciativa   del  senador  Rossi.     Qué pasa   en  algunos   parlamentarios    que  representan   una  visión de  izquierda,   y  resulta   al  ver   los  resultados  de  sus comentarios,   que  son   más   conservadores   de  lo  que imaginamos.

Cómo  integramos   a  dos  millones  de  chilenos que   por  opción   tienen   otra   conducta  sexual,    los marginamos,   los   borramos,    seguimos   estigmatizándolos   como ahora.    Creo   que  ha  llegado   la  hora  de   sincerar   nuestra sociedad,  aceptar   cada   individuo  como   ser   humano,    y no   condenar   su   forma   de  vida  sexual,    como   sí lo   hizo el   Cardenal   Francisco   Errázuriz.

Nuestra   sociedad  es bastante  madura   y  tienen   todo  el  derecho    que  el  estado les  entregue   todas  las   garantía   para   desarrollar personalmente   su  calidad  de  vida   interna.    El  estado  debe permitir  que  el  joven   tenga  educación  sexual  en  su   colegio municipal,    que   las   mujeres  jóvenes   tenga   el  derecho   de optar   por  la  píldora   del  día   después,    también   los homosexuales   tienen   todo  el  derecho   de   vivir   y   convivir ojalá   legalmente   en  una  unión  de  hecho.

Este   proyecto   progresista  a   favor  de  legalizar   las uniones   homosexuales   es  una  realidad   urgente,   y    también es  súper   urgente   enviar   un  proyecto   progresista   también para     instaurar   una   nueva   Ley   Electoral   que   permita   a todas   las  organizaciones   civiles,  religiosas,  las   minorías étnicas,   sindicales   y  políticas, participar   activamente en   una  nueva   sociedad,   donde   todos     logren  participar electoralmente   en  igualdad   de   condiciones…

Por Patricio  Escobar

Sociólogo

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...