Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Sombras de manipulación / «El avión de las novias»

Mujeres manipuladas por la religión y el franquismo, las «Martas»

Fuentes: Albacete al día (Gloria VS)/ SBS español, (Claudianna Blanco), 1 de noviembre de 2022

«Sombras de manipulación»

En la década de los 60, mujeres españolas muy jóvenes, solteras, marcharon a Australia para trabajar en el servicio doméstico. Se le denominó «Plan Marta», y se trataba de un acuerdo entre el Gobierno australiano y la dictadura franquista española, amparado como no, por la Iglesia Católica.

A las jóvenes les ofrecieron una vida mejor, con un buen sueldo y perspectivas de progreso, pero ignoraban que la verdadera intención era «casarlas» con sus compatriotas que habían migrado a Oceanía años antes.

«Las Martas» viajaron con billete de ida y al llegar allí se encontraron sin posibilidad de aperturas excepto ir a misa y unas pocas horas de ocio dominicales en algún local social.

Sus labores se organizaban dentro del  «Manual de la servidora doméstica», donde se especificaba las órdenes de trabajo, el trato a sus mandatarios y sus estrictas obligaciones.

La migración en aquel momento era vital para Australia, grandes extensiones por explotar y zonas despobladas; el ascenso de la natalidad suponía una esperanza para el lugar y gran crecimiento demográfico.

El plan surtió efecto, nadie las obligó a casarse, sin embargo el ambiente hostil, austero, la soledad, y el nulo conocimiento del idioma, abría caminos a que las relaciones entre personas del mismo origen se potenciaran.

Todo estaba muy pensando y meditado desde el comienzo. Las artimañas y el control no se escapaban a las formas, su cauce era el esperado.

Nuevamente las mujeres fueron y manipuladas por la religión y el franquismo. Fueron cobayas y utilizadas con engaños. Se aprovecharon de la incultura de muchas de ellas, la ignorancia, y los pocos recursos económicos.

Algunas mujeres abandonaron la causa por depresión y añoranza, motivos que les costó muchísimo su regreso. La gran mayoría de ellas no volvieron jamás a España. Sus destinos se quedaron en las antípodas para siempre.

Este tipo de iniciativa frenó a los tres años de su inicio. Algunos detalles como su poca claridad en las consignas de trabajo y testimonios de presiones de varias mujeres abortaron sin retorno la organización.

Source: Supplied by Natalia Ortiz

“El avión de las novias”

El viaje sin retorno de inmigrantes españolas a Australia hace 60 años bajo el Plan Marta

 Las jóvenes “Martas” soñaban con una mejor vida a la ofrecida por la dictadura de Franco, pero desconocían que la intención era “casarlas” con sus compatriotas que habían migrado a Australia anteriormente bajo el Plan Canguro, Eucalipto y Emu.

Una mezcla de emoción, nostalgia, cuchicheo, rezos y nervios atiborraron la cabina del avión durante la travesía. Era la primavera de 1960, cuando 92 mujeres españolas y griegas decidieron montarse por primera vez en uno de esos “aparatos voladores”, rumbo a la aventura que les cambiaría la vida: un nuevo comienzo en Australia, lejos de la pobreza de la Europa de la postguerra y el fascismo dictatorial de la España de Franco.

Las pasajeras abordo eran las primeras “Martas”. Ellas viajaban bajo un acuerdo migratorio entre los gobiernos de Australia y España, auspiciado por la Iglesia Católica, llamado Plan Marta, que comenzó en 1960 y finalizó en 1963.

Las “Martas” venían con un contrato para trabajar por dos años como empleadas domésticas a un país que les habían promocionado como maravilloso; en el que supuestamente iban a cobrar en una semana lo que ganaban en un mes en sus países de origen.

Lo que ignoraban es que la nave donde viajaban era apodado “el avión de las novias”, ya que la intención real del plan era casarlas con sus compatriotas migrantes, para que formaran familia en Australia y ayudaran a poblar al país antípoda.

Las primeras “novias” aterrizaron en Melbourne el viernes 11 de marzo de 1960.

Australia se construía e industrializaba bajo el segundo gobierno del Primer Ministro liberal, Robert Menzies, quien impulsó una política de migración asistida para poblar al país con jornaleros extranjeros.

Para Australia, la migración era cuestión de supervivencia. La política de mediados de siglo 20 se resumía en el lema: “poblar o morir” (“populate or perish”, en inglés).

Un artículo publicado en la época cuenta que el entonces Ministro de Inmigración, Alexander Downes, les dio la bienvenida a las “Martas” en una ceremonia breve “con cantos y bailes” realizados por unos cien inmigrantes griegos y españoles que habían recorrido unos 1.600 kilómetros para recibirlas.

Pero para Mari Paz Moreno, una de las primeras “Martas” que viajaba en el avión de las novias, el recibimiento oficial fue breve e impersonal. Ella cuenta a SBS Spanish que sintió que las trataron “como ovejitas”.

“Camina, camina”, indicaban los funcionarios. Al llegar, las chicas fueron separadas y divididas entre las familias y las misiones católicas a las cuales habían sido asignadas.  

«No sabían que se llamaba ‘el avión de las novias (…) y los hombres tenían otras intenciones’”, explica a SBS Spanish la investigadora y académica española-australiana, Natalia Ortiz, al referirse al Plan Marta.

Para ese entonces, Australia ya contaba con un número importante de inmigrantes europeos, en su mayoría hombres solteros, que había llegado previamente con un contrato de dos años para trabajar, bajo diversas iniciativas migratorias conocidas como la “Operación Canguro” (1958), “Eucalipto” (1959) y “Emu” (1960), entre otras.

La mayoría de ellos vivía en zonas remotas de Queensland, trabajando de sol a sol cortando la caña, y viviendo en campamentos sin familia.

La llegada de las “Martas” suponía la posibilidad de relacionarse con mujeres de su propia cultura, establecer una relación sentimental, y con suerte, formar familia. 

A pesar de que no se trataba de matrimonios forzados, la condiciones con las cuales llegaban las «Martas» le dejaban a éstas mujeres pocas opciones.


Source: Supplied by Natalia Ortiz

“El avión de las novias”: el viaje sin retorno de inmigrantes españolas a Australia hace 60 años bajo el Plan Marta
El sueño de las “Marta”

SBS Español

La mayoría de las aproximadamente 700 mujeres que llegaron a Australia bajo el Plan Marta en 13 vuelos distintos, nunca había salido de España, viajado fuera de su ciudad o pueblo. Algunas ni siquiera habían escuchado hablar del país que sería su destino.

Sin embargo, muchas ya se desempeñaban como empleadas domésticas en España desde temprana edad.

Algunas de ellas tuvieron que “pedir permiso al señor de la casa para emigrar, después al cura y a los padres”, relata Natalia Ortiz, al comentar que en aquellos años del franquismo (1939-75) existía “un ranking de poder de los hombres” en España, donde el ideal era que las mujeres fueran buenas patriotas, buenas cristianas, esposas dóciles y sumisas, y buenas madres.

Las mujeres que emigraron a Australia soñaban con trabajar, independizarse y quizá ahorrar para comprarse una casa en España.

“Uno sacaba en una semana lo que se ganaba (en el país de origen) en un mes”, recuerda Mari Paz Moreno, quién trabajaba como correctora en Europa Press en España antes de migrar a Australia.

Por su parte, Mari Paz soñaba con viajar a varios países y aprender inglés. Era una ilusión que armonizaba con las oportunidades que el Plan Marta le ofrecía a las candidatas, y distaba del futuro que seguramente le esperaba en España: el de casarse, tener hijos y dedicarse exclusivamente a ser ama de casa.

“(Ellos dijeron) que con el tiempo podíamos aprender inglés con facilidad y trabajar en trabajos de nuestro gusto y nuestro conocimiento”, comenta Mari Paz, al contrastar que la realidad que vivieron al llegar fue totalmente distinta.

“Nos pusieron el país como una maravilla, y en parte lo era,  pero desgraciadamente no lo conocimos en principio, fue todo lo contrario”.

La realidad australiana contrastaba con su motivación de emigrar y su sed de aventura, que según Mari Paz, estaba cimentada en lo que el escritor italiano Eduardo Sanguinetti calificó como la “nostalgia del futuro”.

“Cuando una persona va a buscar el futuro antes de que el futuro la venga a buscar a ella”, explica.

Mari Paz cuenta que en Australia se encontró con un país donde no podía salir ni a socializar.

El manual de la buena criada: La preparación de las “Martas”

Las primeras “Martas” llegaron a Australia con poca preparación. Las más afortunadas llegaron a participar en sesiones de orientación en España, dictadas por monjas que nunca habían salido de su país. Las expectativas de las chicas y sus empleadores distaban de la realidad cotidiana, lo que ocasionó múltiples quejas y deserciones.

Con el tiempo, las autoridades decidieron limar las asperezas con la entrega del “Manual de la Servidora Doméstica”, según explica Natalia Ortiz. 

El texto guía contenía indicaciones de cómo eran los horarios de los hogares, de cómo dirigirse adecuadamente a los patrones, entre otros detalles. El manual se iba modificando de acuerdo a las experiencias de choque cultural entre las inmigrantes y sus empleadores.

“Se iba aprendiendo de los errores, de las quejas que presentaban las chicas, o bien las familias de acogida que se quejaban que las chicas no se quedaban el tiempo estipulado”, relata Ortiz.

Ortiz explica que el trato a los hombres que llegaban bajo el Plan Canguro o Emu era completamente distinto al que recibieron las mujeres, ya que éstos recibían textos como “Let’s talk English” o un “manual del Inmigrante”, que contenía información más profunda y abundante.

 Source: Supplied by Natalia Ortiz

El «mal de Australia»

Según cuenta Mari Paz, las “Martas” en aquella época vivían sometidas a sus familias de acogida, en unas ciudades en las que, a diferencia de España, eran oscuras y desiertas de noche, sin actividades sociales.

Desarraigadas, estas mujeres sintieron el gran golpe de la soledad y el aislamiento, de ser diferentes lingüística y culturalmente. No estaba el abrazo de la madre ni de la abuela, el cotilleo con las amigas, el domingo familiar, ni la fiesta del pueblo. Todo se reducía al trabajo duro en una casa extraña.

“Perdías la identidad totalmente ya no eras la hija de Don Mariano”, relata Mari Paz, quién recuerda como mucho australianos se sorprendían al ver su cabello oscuro.

«Te llamaban de forma ofensiva, ‘wog’, y había una xenofobia que chorreaba por las paredes».

En una era sin telefonía asequible ni redes sociales, la soledad era brutal. Se llamaba a casa pocas veces al año o en caso de emergencia extrema, porque el costo de las llamadas internacionales era prohibitivo. Pagar un viaje anual a España era impensable.

El dolor era tal, que tenía nombre y apellido: “se conocía como ‘el mal de Australia’”, relata Natalia Ortiz.

“Incluso hubo una mujer que tuvieron que repatriar porque no pudo superar la depresión”.

Ortiz, quién ha entrevistado a decenas de “Martas” y sus familiares en Australia y España, explica que muchas “Martas” sufrieron un gran impacto emocional, incluso a partir del viaje.

“Una Marta contó que desde que despegó el avión rezó para que se cayera”, cuenta Ortiz.

“Otra Marta supuestamente deliró al cruzar la línea del Ecuador”.

Ortiz explica que muchas “Martas” sufrieron de sentimientos de culpa por haber dejado atrás a sus familias, por lo que algunas tuvieron que hacer de tripas corazón y “bloquear sus sentimientos”, especialmente frente a la falta de comunicación y empatía que encontraron en la sociedad australiana de entonces.

“La comunidad italiana fue su salvación, y muchas, como Mari Paz, se casaron con inmigrantes italianos”.

Entrevista a Natalia Ortiz y Mari Paz Moreno

SBS Spanish / Australia en español
Total
0
Shares
Artículos relacionados
El alcalde de Ciudad Real, concejales y Guardia Civil en la misa y procesión de la Virgen de la Cabeza
Leer más

Autoridades públicas en actos religiosos

De España: De otros países:
Total
0
Share