Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Sin escolarizar, casadas a la fuerza y fusiladas por no llevar velo: una refugiada afgana denuncia la barbarie talibán

Desde Toledo, donde encontró una nueva vida hace siete meses, Wayihah Mashall alza la voz contra la situación que viven las mujeres de Afganistán tras la llegada al poder de los islamistas radicales.

Wayihah Mashall, una refugiada afgana de 35 años que vive en Toledo junto a su marido y tres hijos desde el pasado mes de agosto, ha expuesto este miércoles las “brutales agresiones” que sufren las mujeres en su país desde la toma del poder por los talibanes, entre ellas la pérdida de su propia vida si salen a la calle sin velo, “porque las fusilan”.

Así lo ha denunciado Wayihah antes de participar en una mesa redonda organizada por un grupo de alumnos de la Facultad de Estudios Internacionales de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) en Toledo, que pretenden crear el primer grupo universitario de Amnistía Internacional de dicha institución académica.

Wayihah, ha significado que “los cambios radicales” sufridos por toda la población afgana con la llegada del régimen talibán se dejan sentir especialmente en las mujeres y niñas, que se enfrentan cotidianamente a restricciones de sus derechos, en algunos casos “alarmantes”, como son el enfrentarse a perder su propia vida por decidir salir a la calle sin hiyab o burka.

“Si las mujeres eligen esta opción son fusiladas”, ha resaltado Wayihah, quien ha sumado a esto el anuncio realizado por el gobierno talibán de que “todas las mujeres solteras se tienen que casar y, si hay alguna familia que se niega a ello, su hija es secuestrada y no se sabe qué hacen con ella”.

Con este desolador testimonio ha descrito la refugiada afgana la “durísima situación” que atraviesan las mujeres en su país, que están ahora expuestas a mayores amenazas de violencia de género y a restricciones graves del derecho a la libertad de reunión, circulación y expresión, además de perder el acceso a la educación y el empleo.

En este punto ha remarcado que “las niñas ya no van al colegio”, pues las escuelas dedicadas a ellas han sido cerradas, de igual manera que lo han sido “las universidades para mujeres” y ha puesto como ejemplo su propia experiencia, al tener que abandonar sus estudios universitarios de Derecho en cuarto curso, coincidiendo con la llegada de los talibanes.

“Pero, lo más preocupante de todo es que cuando las mujeres han salido a manifestarse por su situación, las han secuestrado y violentado sexualmente“, ha denunciado Wayihah, que ha lamentado que esto esté pasando sin llamar la atención del foco internacional, ahora puesto sobre la guerra de Ucrania.

Sobre su experiencia en España, concretamente en Toledo, adonde llegó hace siete meses con su marido y tres hijos, ha indicado que está siendo “maravillosa” y que lo que más le está costando es aprender el idioma, aunque confía en hacerlo pronto para encontrar trabajo e integrarse en la sociedad española pues cree que la situación en Afganistán no va a mejorar a corto plazo, “sino más bien a empeorar”, ha lamentado.

En la mesa redonda titulada ‘Ellas son la revolución. Mujeres afganas que luchan por su futuro bajo el dominio talibán’ en la que participado Wayihah, ha participado también el antropólogo y coordinador del portal de noticias sobre política internacional ‘Descifrando la Guerra’, Alejandro Pérez Canorea, quien ha expuesto los orígenes y el desarrollo del conflicto en Afganistán para enmarcar el contexto actual, tras la llegada al poder de los talibanes el 15 de agosto de 2021.

Total
2
Shares
Artículos relacionados
Total
2
Share