Semanas de primavera incierta

Cada día tengo menos claro el aroma que traiga algo de sabiduría en este mundo incierto al llegar la primavera. Y mira que en ésta la necesitamos. Las imágenes-noticias se mezclan, en un torbellino mareante sin orden ni concierto, insinuando negros abismos y pálidas quimeras.

            La tele, siempre con su mercenaria actitud y siguiendo los ritmos que otros marcan, nos cuenta una vida que casi nunca es la nuestra. Ahora nos enseña el drama de una pareja cofrade que con lágrimas lamenta la lluvia inoportuna aunque necesaria. Antes de que nadie pueda reparar en esa oposición que el clima sentencia, otro nuevo mensaje. A los apenados jóvenes, les sucede el de un encorbatado rostro que habla del culto permanente al dinero turístico. Estas noticias tapan el cruel y auténtico drama de la marea humana expulsada de sus hogares por esa y, casi única guerra de dominio, que no cesa. Entre ellas, alguna glosa equívoca a las zancadillas a la formación de un gobierno que afronte tanta corrupción.

            De pronto, una ola de miedo cercano que debemos sentir como propio, en forma de atentado terrorista, recorre nuestras vidas. Sí, en Bruselas, la capital de esta Unión Europea cada día más insensible, caen decenas de víctimas por el odio sembrado. Importará poco los errores cometidos o que en otros países (Turquía o Irak) se produzcan atentados tanto o más execrables. Aquí los ministros de interior, incluido el vituperado Fdez. Diaz, que no atienden el sufrimiento de refugiados, pero si aumentarán el control- a lo que se veen gran parte inútil- de la ciudadanía. Poco se escuchan peticiones como la del Papa Francisco para que se restrinja la venta de armas desde países como España , donde no deja de crecer dicho negocio. Ese tipo de peticiones, así como otras que invitan a desterrar de una vez y para siempre el origen de tanta muerte en atentado o guerras, recibirán poca atención. Nuestros medios y autoridades no están para eso en estos momentos.

            Como ha mejorado el tiempo, ha desaparecido la pena de aquellos jóvenes cofrades y nuestras calles se llenan de desfiles procesionales. La fuerza de la costumbre apartan o diluyen los dramas que pese al clamor de la primavera no cesan en las conciencias sensibles. Ello no obsta, sino todo lo contrario, para que salgamos a la calle y o al campo para disfrutar del encuentro con la amistad y las aromas que nuestra gente y la naturaleza renueva cada año por estas fechas. Vendrá muy bien que, desde el respeto a los sentimientos religiosos o no de cada quien, podamos disfrutar de los mismos, de la belleza plástica y musical así como del jovial reencuentro.

            Todo ello no le impedirá al personal, pese a todo, bien informado que las más aciagas procesiones citadas les vayan por dentro. Pues apagados lo ecos de los tambores, la preocupante realidad aparecerá con la misma crudeza ante nuestros ojos. Otra cosa es que, más allá de los sentimientos o la tradición de cada cual, los supuestos máximos servidores de lo público se sientan concernidos por la lógica preocupación ciudadana.

            En Andalucía no parece,aquí apetece más ocupar lugares destacados en manifestaciones populares para las que no fueron elegidos en busca del voto cofrade. En dicho empeño la Sra. Presidenta ofrece al sector sevicio de “ventanilla única”. Dicha tarea se comparte, en esta permanente porfía electoral, tratando de aminorar el daño que la crónica de la corrupción causa a PSOE y PP. Pero no sólo a eso: mientras el último sigue en su empeño de no pagar impuestos (ahora de las herencias), doña Susana y conmilitones vuelven a mostrarse valedores de nuevas elecciones o de la mínima renovación. Sí, parece que, siguiendo a su admirado ex pesidente González, interfiere preconizando un gobierno en contra de Podemos. Ella, tan nacional cuando de de España España se habla, no ve inconveniente en ser más autonomista mostrando su disposición a que la representación del PSOE Andaluz en las Cortes se oponga a su “compañero” Sánchez. En su empecinamiento y soberbia-creo yo- la Sra. Díaz desprestigia a Andalucía y al partido que en su día fundara el tipógrafo Pablo Iglesias. Serviría mejor a ambas instituciones, estudiando mejor la historia y priorizando su esfuerzo en asuntos como la educación, la cultura, la sanidad públicas o la corrupción y demás asuntos de la comunidad .

            En el mundo mundial, pese a la visita de Obama a Cuba, preocupará que los principales derechos humanos lleguen también a la base militar americana de Guantánamo en dicha isla y a toda América. En Idomei (Grecia) y en otros lugares de Europa seguirá concitando interés la chapuza que se está acordando para que Turquía, previo pago de seis mil millones de euros, sea el patio trasero a donde la U.E. envía la marea de exilio que llega de Siria y otras guerras. Importará más que se atiendan a las verdaderas raices de esta espiral de falta de solidaridad, violencia, miedo, guerra y negocio del problema.

            No son pocas las tribulaciones que nos acechan en esta primavera para que la ciudadanía en general y quienes puedan influir más, actuemos con la prudencia, respeto y decisión que en conjunto y a raudales necesitamos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...