Reflexiones de un paleto

Lo mínimo que se puede decir de Braulio Rodríguez es que se trata de un tipo listo. Tiene un puesto de trabajo seguro, arzobispo de Toledo, lo que no está mal en tiempos de crisis. Se trata, además, de un gremio con escasa explotación laboral. Y al parecer su religión le permite insultar a quienes no estamos de acuerdo con los privilegios de la visita papal, llamándonos “paletos”.

Lo que nos molesta a los paletos es que mientras el billete de Metro en Madrid sube un 50%, el Gobierno de Aguirre les haga a los peregrinos una rebaja del 80%.

Lo que nos molesta a los paletos es que el tráfico en el centro de la capital se corte durante ocho días por la visita de Ratzinger.

Lo que nos molesta a los paletos es que la Constitución afirme que España es aconfesional, pero la Consejería de Educación aparezca empapelada con propaganda católica. O que el presidente del Poder Judicial se dedique a proclamar que “la única verdad” está en dios.

Lo que nos molesta a los paletos es que Ratzinger venga a deslegitimar leyes democráticas aprobadas por el Congreso, porque no hay ningún otro jefe de Estado que visite España y tenga la desfachatez de meterse en nuestra política interna.

A los paletos también nos podría molestar la actitud de arzobispos que se dedican a insultar al prójimo (¡ay, dónde habrán quedado las enseñanzas del Evangelio!), pero somos gente bastante tolerante y entendemos que en la viña del señor tiene que haber de todo. Incluso tipos como Rodríguez, tan maleducado el pobre.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...