¿Puede un periodista hacer temblar los cimientos de la Iglesia?

¿Puede un periodista hacer temblar los cimientos de la Iglesia? es uno de los interrogantes que plantea "La Biblia Bastarda", la primera novela de los autores bercianos Mario y Fernando Tascón, publicada por Planeta, y que llega a las librerías el próximo miércoles.

En "La Biblia Bastarda" la historia real de las primeras Escrituras se mezcla con una trama de ficción que lleva al lector ante la verdad que esconde la Biblia más antigua del mundo.

Desde el primer capítulo, la novela sitúa la acción en la redacción del periódico La Voz, en la calle de Larra, y en la que el sonido de la rotativa aún se cuela entre las conversaciones de los periodistas de una publicación vespertina que recoge en sus páginas las historias cotidianas de un Madrid inmerso en el "bienio negro" de la Segunda República.

Una carta en la que la librería Maggs Bross reprocha al periódico la publicación de un artículo sobre la llegada a Londres de Codex Sinaiticus sin citar su mediación en la adquisición del libro por parte del Gobierno británico desencadena una trama cautivadora.

Lo que, en apariencia, no es más que una pataleta de los ingleses llama la atención de Emilio Ruiz, un reportero de vocación al que la curiosidad conduce tras el rastro de una Biblia que, según descubrirá, también interesa al Gobierno, a la Iglesia católica e incluso al Kremlin.

El olfato periodístico llevará a este antiguo barbero a sumergirse en los bajos fondos de Madrid en busca de un facsímil de esa Biblia que el zar Alejandro II regaló a la Corte española a finales del siglo XIX, poco después de que su enviado, el erudito alemán Constantino von Tischendorf, lo descubriese en un monasterio a los pies del monte Sinaí.

Falangistas, espías e incluso jesuitas se cruzan en el camino de Ruiz hacia el hallazgo de un documento que esconde en sus páginas no sólo el misterio de la vida y muerte de Jesucristo sino, además, el del origen de las correcciones con las que, a lo largo de los siglos, se adaptaron las Sagradas Escrituras a las necesidades de la Iglesia.

"No se trataba de descubrir nada, las Escrituras están ahí y pueden ser consultadas por quien lo desee, tan solo intentamos poner de relieve un hecho, las correcciones de la Biblia, que tiene interés histórico, religioso y, en este caso, narrativo", ha apuntado Mario Tascón en declaraciones a EFE.

Para llegar al desenlace, el periodista Emilio Ruiz se dedica a hacer preguntas por los más bajos fondos de Madrid, la prostitución, los locales prohibidos y los rincones más oscuros de una sociedad, la de la II República, que vivía azotada por la agitación política y la miseria, pero en la que también había sitio para la creación, el arte y la diversión.

"Era un Madrid burbujeante, con su cara amarga, como todas las ciudades, pero en el que cualquier periodista hubiese querido trabajar, rodeado de figuras de las letras, de las artes y de la ciencia, cubriendo sucesos y movimientos sociales que cambiaron la historia", ha afirmado Fernando Tascón.

Precisamente la Biblioteca Nacional, en la que se desarrolla parte de la trama, es el escenario elegido por los autores para presentar la novela en un acto previsto para el próximo miércoles.

Será entonces cuando vea la luz un trabajo que los hermanos Mario y Fernando Tascón, ambos periodistas, han desarrollado conjuntamente desde Madrid, el primero, y desde Ponferrada (León), el segundo.

Conocido por ser uno de los mayores expertos tanto en medios digitales como en redes sociales, Mario Tascón ha dirigido las versiones digitales de periódicos como El País o El Mundo.

Por su parte, Fernando Tascón es director de Radio Bierzo (Cadena Ser) y colaborador de varios medios de comunicación.

Mario y Fernando Tascón escritores

Archivos de imagen relacionados

  • Mario y Fernando Tascón escritores
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...