¿Por qué la televisión pública catalana da voz a los ateos en un programa sobre las cuentas de la Iglesia?

A pesar de que representan una minoría en la sociedad catalana, la única opinión que el reportaje contrasta con la de los representantes católicos es la de un ateo

COMENTARIO: ¿Dónde está el problema? ¿Es que no es suficiente con representar un porcentaje similar a los que católicos practicantes? Pero ellos quieren seguir con le monopolio que tuvieron en otras épocas pasadas.


Los números de la Iglesia
 
El programa explica que en el 2008 la Iglesia subió un 38% su asignación y recibió 252 millones de euros que utiliza para su sostenimiento y su labor de ayuda social y evangelizadora.
 
También se explica que el 2008 la Iglesia catalana se financió de la siguiente forma: 45 millones de euros a través de la aportación de los fieles, 13 millones de euros gracias a la asignación del IRPF de las declaraciones de la renta, 9,7 millones ingresados gracias al patrimonio, 16 millones de euros servicios editoriales y otras actividades, otras subvenciones y venta de patrimonio supuso 9 millones de euros por lo que “la aportación del Estado a través de la asignación de la renta tiene una importancia relativa”, según afirma Joaquim Fortuny, coordinador de los ecónomos de la Conferencia Tarraconense.
 
“En la Iglesia catalana, como en el resto de la Iglesia del Estado español, el dinero proviene de los donativos de los fieles, pero el 12 o 15%, depende de las declaraciones. Es una cantidad considerable para poder hacer nuevos proyectos y salvaguardar patrimonio que es deficitario”, explica Fortuny.
 
El reportaje también detalla en qué consisten los acuerdos de 1978 entre el estado español y el Vaticano: el Gobierno se hace cargo de los sueldos de los profesores de Religión así como el de los sacerdotes del Ejército, además, añade lo que llama la “inmunidad fiscal” de la Iglesia: no paga IBI por el patrimonio que gestiona, sus miembros no pagan IRPF y tampoco paga el impuesto de sucesión de las herencias que recibe.

La televisión pública catalana (TV3) ha emitido un programa sobre las cuentas de la Iglesia. El programa se presenta con el objetivo de clarificar el balance económico de la Iglesia y el importante gasto patrimonial al que tiene que hacer frente. ¿Qué pintan entonces ateos dando su opinión?

El programa ‘Valor afegit’ (‘Valor añadido’) que emitió el 5 de mayo el reportaje ‘Els comptes de l’Esglèsia’ (‘Las cuentas de la Iglesia’) hace un repaso de los tratados Iglesia-Estado que el Vaticano y el Gobierno español firmaron en el inicio de la democracia, el 1978. Además, explica la asignación del 0,7% que puede marcar el contribuyente en la declaración de la renta desde la reforma en 2008 del nuevo sistema de financiación y que la Iglesia pide a través de diversas campañas desde entonces.
 
La Iglesia solamente se sostiene a partir de ese dinero y la contribución de sus fieles, no obstante en el programa se dice que “la Iglesia tiene garantizado su financiación por el Estado español” cuando la realidad es que tiene garantizado la posibilidad de que los contribuyentes la financien.
 
¿Ateos opinando de la Iglesia?
 
El programa se presenta como “el programa económico de referencia en la televisión catalana” y semanalmente propone reportajes “singulares y ágiles que tratan a fondo y de manera rigurosa diferentes temas que afectan a los ciudadanos”.
 
Lo que sorprende del planteamiento del programa es que se contrapongan las declaraciones de representantes de la Iglesia con las del presidente de ‘Ateus de Catalunya’ (‘Ateos de Cataluña’), Albert Riba, que opina sobre la necesidad de autofinanciación independendiente al Estado de la Iglesia. El ateo dice que la libertad con la que los contribuyentes marcan o no la casilla de la Iglesia no es una forma de autofinanciación, lo cual constituye una “mentira clara” en la medida en que “el dinero cuando uno pone la cruz no paga más y por tanto si paga igual que el que no le da dinero a la Iglesia no está haciendo un proceso de autofinanciación de la Iglesia”.
 
Además, el programa aprovecha para publicitar la campaña de los Ateus de Catalunya que instan a realizar una “declaración laica”, según el espacio televisivo. Riba anima a no poner ninguna cruz en la declaración de la renta, “básicamente porque son unos dineros que servirían para mantener en funcionamiento el país”. El presidente de los ateos catalanes sentencia afirmando que debido a las exenciones fiscales de las que goza la Iglesia, el estado español “no es aconfesional”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...