En una ceremonia celebrada en el Palacio de Planalto, en Brasilia, asumió su cargo como ministro de Educación el pastor presbiteriano Milton Ribeiro, quien en su primer discurso en el cargo afirmó su compromiso con la laicidad de la educación pública.

“A pesar de tener formación religiosa, el compromiso que asumo hoy al tomar posesión de este cargo está asentado en valores constitucionales como la laicidad del Estado y de la enseñanza pública”, afirmó Ribeiro, de 62 años, abogado, teólogo y además doctorado en Educación.

Sin experiencia dentro de la gestión pública, Ribeiro es pastor de la Iglesia Presbiteriana Jardín de Oración de la ciudad portuaria de Santos, desde donde ganó notoriedad, además de por sus controversiales videos publicados en las redes sociales.

Historial contrario

En uno de esos videos, titulado “Una sociedad deteriorada”, el flamante ministro dijo que las universidades son centros de enseñanza de “sexo sin límites”. Además, durante varios de sus sermones defendió la idea de que el hombre es quien debe marcar el rumbo de los hogares, ya que cuando eso no pasa, la familia es atacada por enemigos.

Además, según recordó la revista Fórum, en el año 2016 Ribeiro realizó un sermón en el que criticó los planes sociales implementados por los gobiernos del Partido de los Trabajadores, atacó a la entonces presidenta Dilma Rousseff y a los educadores en general, y además manifestó su rechazo al matrimonio entre personas del mismo sexo.

Por si fuera poco, y en una de sus intervenciones más recordadas, el pastor afirmó que, a veces, es necesario educar a los niños a través del “dolor”.

En un video, también del año 2016, Ribeiro afirmó que “esa idea que muchos tienen de que los niños son inocentes es relativa”. Al explicar lo que a su juicio es la diferencia entre castigo y disciplina, el pastor durante un sermón citó la Biblia, en la que se dice: “Castiga a tu hijo mientras haya esperanza, pero no te excedas al punto de matarlo”.

Este jueves, durante su asunción, Ribeiro se refirió a esos dichos.

“Nunca hablé de violencia física en el ámbito de la educación escolar y nunca defenderé tal práctica, que forma parte de un pasado al que no queremos retornar”, afirmó, de acuerdo a lo que consignó Folha de São Paulo.

A continuación, Ribeiro afirmó que los profesores perdieron autoridad en los centros de enseñanza del país. A su entender, “eso pasó debido a la implementación de políticas y filosofías erróneas, que permearon la autoridad del profesor en las aulas, y lo que pasa ahora es que muchas veces se dan episodios de violencia física por parte de algunos malos alumnos contra los profesores”, dijo, aunque sin especificar a cuáles políticas y filosofías se refería.

Ribeiro dijo también que pretende “abrir un gran espacio de diálogo para oír a académicos y educadores”, marcando un contraste con su predecesor, Abraham Weintraub, cuya gestión estuvo signada por las polémicas, particularmente con el sector universitario.

El mandatario Jair Bolsonaro, que sigue afectado de covid-19, participó en la ceremonia en forma virtual desde el Palacio de la Alvorada, la residencia presidencial.

El ex capitán de 65 años celebró la llegada de Ribeiro al cargo y dijo que “con seguridad, la llegada de un ministro con vocación de diálogo, usando su experiencia y queriendo lo mejor para los niños, hará posible un entendimiento”.