Museo Universitario de Cuenca (Ecuador) reabre con una sala dedicada a laicismo

Antigua prensa plana donde se imprimieron libros y láminas de ilustración científica; detrás, algunas piezas cerámicas, arqueológicas. PSR

Salas de exposición que cuentan el pasado.Alma mater exhibe en un solo espacio notables piezas de arqueología, historia y ciencias naturales.

A partir del ingreso al museo hay una exposición permanente con cuatro salas: la primera, mediante retratos, esculturas y libros, narra un aspecto que gravitó en la sociedad de fines del siglo XIX y comienzos del XX, cuando la universidad estaba recién fundada: el enfrentamiento entre laicismo y religión.

Se puede ver el los retratos de Remigio Crespo Toral, Fray Vicente Solano y Juan Bautista Vázquez enfrentados con los su rival ideológico, José Peralta y santo Tomás de Aquino; cerca, obras que constaron en el “Índice” de libros prohibidos por la iglesia católica, entre ellos “Los siete tratados”, de Juan Montalvo. La centenaria imagen de la Virgen de la Sabiduría ha sido trasladada, del campus central, al museo.

En la segunda sala está el segundo eje temático de la exposición: Cuenca en la nación ecuatoriana, donde se puede admirar una muestra de arqueología de los pueblos originarios del Ecuador, un original de uno de los primeros mapas del país (levantado por el alemán Teodoro Wolf), una imprenta antigua relacionada con las litografías del artista Abraham Sarmiento para el Atlas Arqueológico de Federico González Suárez, un gran proyector de cine y más…

El Género es la línea temática de la tercera sala, que representa la incorporación de la mujer a la vida cultural y académica: se puede escuchar el poema sonoro “A Cuenca”, escrito por Matilde Hidalgo, la primera universitaria del país; y ver cuadros de mujeres artistas, alumnas de Bellas Artes del alma mater; además antiguas máquinas de calcular y escribir; y, retratos.

La autonomía universitaria, el cogobierno y las luchas estudiantiles es el tema de la cuarta sala, un testimonio gráfico da cuenta del protagonismo que tuvo la universidad y su juventud en la reivindicación de los derechos sociales.

A más de la exposición permanente hay dos subexposiciones: la primera dedicada a la historia del edificio, espacio donde destaca la antigua morgue y una mesa de piedra para autopsias.

La segunda está dedicada a la historia de la Medicina y la del inmueble, con una línea de tiempo que se puede seguir en las paredes, explica Macarena Montes, docente e historiadora del Arte, autora del guion museográfico. (AVB)-(I)

Sitio para la Geología

En el renovado museo destaca la sección “Marco Tulio Erazo”, de Ciencias Narurales y la colección de Ward Natural Science, (adquirida hace 130 años), con todo tipo de minerales pétreos, de bellos colores y formas, procedentes de decenas de países del mundo.

Hay una ruta museística. En ella se aprecia parte de la reserva de bienes arqueológicos, (se adquirieron en 1982), algunos milenarios como hachas de piedra de los aborígenes; hay un área de lectura, cafetería, sala para exposiciones temporales.

Al paso se ve una antigua imprenta de tipo linotipo y una placa en honor a un universitario fallecido en 1961, víctima de la represión del gobierno del presidente Velasco Ibarra.(AVB)-(I)

Se exhibe el plano original del antiguo edificio de la universidad, hoy Corte de Justicia, diseñado por Francisco Espinosa Acevedo

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...