Multan a una cuadrilla de costaleros de Granada por ocupación de vía pública en un ensayo

La cofradía de la Santa Cena estaba ensayando con su paso por el Realejo cuando agentes de la Policía Local les pidieron que se identificaran

COMENTARIO: El redactor de la noticia parece valorar que la cofradía tiene derecho a realizar esa ocupación de la calzada, impidiendo el tránsito, como si de un derecho divino se tratara, lejos de toda normal municipal para llevar a cabo ese tipo de ocupaciones que obligan durante cinco o seis semanas a aguantar el ensayo de los pasos de semana santa sin poder transitar, sin aviso previo y al capricho de la cofradía de turno. Lo raro es que haya policía que se atreva a imponer esta sanción, que seguro nunca se pagará.

Cómo puede verse en la segunda versión de la noticia, aparecida con posterioridad a nuestro primer comentario, está calro lo que afirmábamos de que esa multa no se cobraría y además las molestias seguirían produciéndose. Por otra parte este tipo de actividad parece contar con bastantes adeptos, seguramente no afectados por ellas (la mayoría de las cofradías están en los barrios históricos de la ciudad, albayzín, Realejo y Centro, y los costaleros y cofrades no son del barrio.


¡Al cielo con la multa! Los tradicionales ensayos de costaleros en vísperas de la Semana Santa se han convertido en una actividad perseguida por la ordenanza de la Convivencia que aprobó el Ayuntamiento de Granada. No es que los costaleros superen los 40 kilómetros por hora, ni que circulen por dirección prohibida. Pero según interpreta la Policía Local, pueden estar ocupando la vía pública.

El pasado sábado por la tarde dos agentes multaron al capataz de la cuadrilla de la Santa Cena. El motivo: ocupación de vía pública sin autorización. Los costaleros estaban realizando sus ensayos por el barrio del Realejo, como hacen habitualmente, y se quedaron sorprendidos.
Cuando la parihuela de la Santa Cena llegó a la altura de la Plaza Fortuny, unos agentes de la Policía Local que venían en su vehículo detrás del paso pidió a los cofrades que se identificaran, recuerda el capataz, José Manuel. “Preguntaron por el responsable de la cuadrilla, y cuando fui a hablar con ellos me pidieron mi documentación personal, diciéndome que si no se la facilitaba tendrían que llevarme a Comisaría. También me pidieron los permisos para poder ensayar en la vía pública, y todo con mal carácter y bastante nerviosismo”.
——————— 2ª versión de la noticia ——————————-
La Policía Local multó el sábado a un paso de Semana Santa que ensayaba por las calles de la ciudad. Que se sepa, no iba en dirección prohibida. Pero los agentes entendieron que la cuadrilla de costaleros infringía la ordenanza de la convivencia.
Era un día de ensayo más. Unas horas de dar izquierdos por las calles del barrio, llevar el compás al ritmo de las marchas que salen del equipo de música instalado en la parihuela y luego tomar unas cervezas y tapas en la casa de hermandad. La cuadrilla de la Santa Cena había vuelto este año al que es su barrio, el Realejo. Otras Cuaresmas venía ensayando por la zona del Alcázar Genil, el ‘parking’ de los Cármenes o las inmediaciones de la casa de hermandad de El Rocío, en la Chana. «Hemos vuelto a nuestro barrio porque de este modo vas consiguiendo que la gente del Realejo se identifique aún más con sus hermandades», señala José Manuel Quesada, capataz de la cuadrilla.
El ensayo del sábado transcurría con normalidad. El paso recorría la calle Santiago con cierta lentitud debido al pequeño atasco que había delante. Casualmente, por la plaza del Realejo y la calle Molinos ensayaban también los costaleros de Los Favores.
Cuando la parihuela de la Santa Cena llegó a la altura de la Plaza Fortuny, unos agentes de la Policía Local le pidió que se identificara, relata el capataz. «Preguntaron por el responsable de la cuadrilla y cuando fui a hablar con ellos me solicitaron mi documentación personal, diciéndome incluso que si no se la facilitaba tendrían que llevarme a comisaría. También me pidieron los permisos para poder ensayar en la vía pública». Tanto capataz como cuadrilla se extrañaron de esta actitud: «Nunca se nos ha pedido documentación, ni se nos ha indicado que debiéramos contar con solicitud alguna».
José Manuel se quedó con su multa por «ocupación de la vía pública sin autorización» y continuó el ensayo.«Con ironía pusimos pegado en la parihuela por si venía otra vez la Policía vieran que ya estábamos multados», señala.
Otros casos
El hermano mayor de la cofradía, Víctor Hidalgo, habló el domingo con los ediles del Ayuntamiento Juan García Montero y Fernando Egea y dice que encontró receptividad por parte del Ayuntamiento. Juan García Montero –que hasta hace unos años fue también capataz de un paso de Semana Santa– se extrañó de toda ésta rocambolesca situación y al final –parece– que la multa no va a ser tramitada, cuenta el hermano mayor que le indicaron desde el Consistorio.
Por su parte, desde la Federación de Cofradías se indica que no tienen conocimiento de la existencia de normativas al respecto de los ensayos de los pasos procesionales, aunque desean tener próximamente una reunión con la edil responsable para tratar cuestiones relativas a itinerarios de las cofradías, el Plan Parihuela y este asunto, que «preocupa» a la Federación.
Parece ser que la Santa Cena no ha sido el único paso que ha tenido problemas con los agentes locales este año. «En el ensayo del Huerto se presentaron por el ruido que se hacía con el picú… ¡El escándalo que estarían montando! Y en cambio a las botellonas nada», indican costaleros de esta cuadrilla.
Lógicamente, el curioso incidente está dando bastante de qué hablar en los ambientes cofrades. En un grupo de Facebook llamado ‘Al Palo’ participan bastantes costaleros de la cuadrilla de la Santa Cena. «¿Tendremos que ensayar en circuitos cerrados?», sugiere uno de los mensajes.
No faltan otros comentarios cargados de ironía: «Tengo una duda, ¿le quitan los puntos al capataz?».
 
——————– COMENTARIO EN GRANADA HOY——————–

Costaleros multados

La Cuaresma ya tiene la anécdota del año y sin duda la comidilla para los cofrades y no allegados a la Semana Santa. El sábado, cual coche mal aparcado, manifestación sin permiso o concentración ruidosa, la Policía Local denunció y multó a los costaleros del paso de misterio de la Hermandad de la Santa Cena. El motivo, la ocupación de la vía pública sin permiso; su amparo, la Ordenanza de la Convivencia. Los hechos, sin precedentes, han abierto ya el debate entre los cofrades, asombrados por que un simple ensayo genere este nivel de reprimenda policial y quejosos de las formas que se emplearon; y los no cofrades, que justifican que si la actividad no tiene permiso o puede llegar a interferir en el tráfico, creen que merecen la sanción. Multa sí o multa no, lo que parece que hay que analizar es si el hecho era de tal gravedad como para interponer la multa, exigir documentación a los responsables y llevar casi al 'cuartelillo' al capataz.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...