Más universidades privadas que públicas con el beneplácito del PP

Dos campus de pago ultiman su instalación en el área metropolitana de Alicante

Mientras el sistema universitario público está amenazado por los recortes presupuestarios, y pendiente de reformas, la oferta privada aumenta ajena a la crisis. En el curso 2000-2001 había en España un total de 65 universidades (50 públicas y otras 15 privadas), hoy la oferta es de 79 (50 públicas y 29 privadas). El sistema público se ha estancando en los últimos 15 años, y el privado ha crecido el doble, y lo ha hecho con el beneplácito de las administraciones del PP, y en muchos casos bajo el paraguas de la Iglesia católica.

Si se cumplen los plazos, el próximo curso la Comunidad Valenciana tendrá más universidades privadas que públicas. Con la inauguración de la Universidad Católica San Antonio (UCAM), en Sant Joan d’Alacant y la Universidad Internacional Mare Nostrum (UNIM) en El Campello, la oferta total será de seis universidades privadas frente a las cinco públicas actuales.

La Universidad Católica de Murcia (UCAM), que tiene previsto implantar en Sant Joan d’Alacant diez nuevas titulaciones (Enfermería, Fisioterapia, Educación Primaria, Medicina, Psicología, Turismo, Derecho, Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, Odontología y Dirección de Empresas y Marketing) cuenta con la máxima colaboración del Gobierno municipal del PP que le cederá instalaciones y terrenos. Pero todavía no han presentado a la Generalitat la documentación necesaria.

Y el otro proyecto, la Universidad Internacional Mare Nostrum (UNIM) en El Campello, otra localidad del área metropolitana de Alicante, está un poco más rezagado. En este caso, la documentación sí que ha llegado a la Dirección General de Universidades pero está “incompleta y falta documentación fundamental”, según la consejería. El Ayuntamiento, también gobernado por el PP, aprobó en junio pasado un acuerdo marco con la empresa Avances Estudios Superiores, SA, promotora de esta universidad bilingüe cuyas clases serán en inglés y castellano. En este caso no hay cesión de terrenos ni de inmuebles por parte del Consistorio.

Pese al apoyo institucional, que reciben estas universidades privadas su papel todavía es poco representativo. Los datos son elocuentes. En las cinco universidades públicas valencianas estudian unos 145.000 alumnos y en las cuatro privadas actuales (Católica Valencia, CEU Cardenal Herrera, Europea de Valencia y VIU) apenas hay unos 17.000 matriculados. Los campus públicos ofrecen 207 títulos de grado y otros 294 másteres, y las privadas 55 y 53 respectivamente. Algunos temen que esta eclosión de centros privados se convierta en alternativa de futuro y de negocio al sistema público actual.

La iniciativa de crear una nueva universidad privada en Sant Joan, de entrada, ha generado malestar en la Universidad Miguel Hernández de Elche que en esta misma localidad tiene su prestigioso campus de Ciencias de la Salud, con su Facultad de Medicina junto al hospital. Y es que el próximo curso, en un pueblo de algo más de 22.000 habitantes habrá dos facultades de Medicina, una pública y otra privada. Los rectores de las universidades públicas valencianas consideran que con el actual escenario económico “no es el mejor momento” para inaugurar nuevos campus. Y en el ámbito político la oposición municipal critica la “opacidad” de la operación. Edmundo Seva, concejal socialista y exalcalde, explica que el PSPV está de acuerdo que llegue una nueva Universidad, “pero que lo haga con transparencia, luz y taquígrafos”. En el pueblo los vecinos observan este proyecto entre la esperanza y el escepticismo. “Si cumplen todo lo que han dicho será bueno, pero habrá que verlo”, admite un comerciante.

El alcalde del PP, Manuel Aracil, no entiende a los que están en contra. “¿No sé si se oponen porque es católica, porque es universidad o porque se ubicará en Sant Joan?”, se pregunta el regidor, que cifra en 40 millones de euros la inversión prevista y centenares los nuevos puestos de trabajo que se crearán. El presidente de la Universidad Católica de Murcia, José Luis Mendoza, asegura que su modelo “es atractivo porque ofrece una enseñanza de calidad”, y recuerda que en Murcia tienen 12.000 alumnos matriculados.

El pleno del Ayuntamiento de Sant Joan aprobó ayer el convenio con la UCAM por el que el Ayuntamiento compra, por 4,5 millones de euros, el inmueble de una residencia de tiempo libre que ahora es propiedad de la consejería de Hacienda, para cederlo a la Universidad. A cambio la nueva universidad se compromete a hacer obras de reforma en colegios públicos por valor de cuatro millones de euros. “Un alcalde del PP saca dinero de la universidad privada para mejorar la escuela pública”, asegura pletórico el alcalde. Aracil confía en que la Universidad Católica invierta todo lo comprometido, y recuerda que ya se han gastado 100.000 euros en la rehabilitación de dos iglesias. La oposición municipal (PSPV, Bloc y EU) votó en contra en el pleno por “falta de transparencia” de esta iniciativa con más sombras que luces.

El presidente de la UCAM espera con impaciencia el nuevo convenio para poder presentar toda la documentación a la Generalitat. “Estamos totalmente preparados”, asegura. Fuentes de la Dirección General de Universidades admiten que de la UCAM de Sant Joan no ha llegado “ninguna petición”. Las universidades privadas no requieren, como las públicas, de la autorización del Gobierno autonómico para su creación pero sí para la implantación de titulaciones. El tiempo juega en contra y el proceso requiere más de 6 meses de tramitación porque la oferta de títulos debe ser aprobada por el Consejo de Universidades Valenciano, la Generalitat y el Ministerio de Educación, y mucho deben correr para estar listos para el inicio del curso.

El alcalde de Sant Joan, Manuel Aracil, votando a favor del convenio con la Universidad Católica. / PEPE OLIVARES

Archivos de imagen relacionados

  • voto universidad catolica Alicante
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...