Más de 2,7 millones para desarrollo rural van a patrimonio de la Iglesia

Un edificio de salones parroquiales se lleva una de las mayores subvenciones

Las inversiones aprobadas ascienden a 3,1 millones de euros y el conjunto de las subvenciones suma 2,77 millones. Un total de 46 actuaciones incluidas entre el millar largo de proyectos de los programas Ruralter de desarrollo rural, entre 2008 y 2013, que se financian con fondos de la Unión Europea y la Generalitat, corresponden a bienes eclesiásticos. El porcentaje medio de subvención de esas inversiones es muy alto, del 85%, porque buena parte de las ayudas cubren el 100% de lo presupuestado. Algo que habría sido imposible (inicialmente se limitaba al 35% o el 37% la aportación) si no se hubiese cambiado la normativa para implicar a los ayuntamientos en la solicitud.

Gestionados desde la Consejería de Agricultura, los 128 millones de euros destinados al desarrollo rural en el periodo 2008-2013 en las dos líneas, Ruralter “leader” y Ruralter “paisaje”, han levantado una fuerte polémica por el descontrol de los proyectos y lo que la oposición considera un reparto partidista y clientelar de las subvenciones. Los tres grupos de izquierda en las Cortes Valencianas, PSPV-PSOE, Compromís y Esquerra Unida, propusieron la creación en las Cortes Valencianas de una comisión de investigación que el PP desestimó en el pleno de la semana pasada, último del periodo de sesiones.

Los populares, niegan cualquier irregularidad y solo asumen —como hizo en una comisión parlamentaria el secretario autonómico de Agricultura, Joaquín Vañó—, algunas “debilidades” en el control de los proyectos. El PP acusó a la oposición de guiarse por una vena “anticlerical” en sus críticas a ayudas como las concedidas al obispado de Tortosa para suministrar equipos informáticos a parroquias en Morella. La subvención, de 2.791 euros, es una de las más pequeñas que atañen a la Iglesia, aunque una ayuda de este tipo exige que las beneficiarias sean pequeñas empresas y no es el caso.

La mayoría de las ayudas cubren el 100% de la inversión prevista

Sin embargo, las más cuantiosas se refieren a obras en parroquias, iglesias o conventos. Así, la subvención más alta para bienes eclesiásticos, de 263.893 euros, es la del proyecto de rehabilitación de la parroquia de Vallanca. La segunda más voluminosa, de 220.440 euros, es la restauración de la iglesia de San Miguel de Salinas. Y la tercera más cuantiosa es la “construcción de un edificio para salones parroquiales” en Formentera del Segura. Todos ellos son proyectos subvencionados al 100%.

Además de obras en edificios de culto, hay otros proyectos para restauración de campanas o campanarios, iluminación ornamental de edificios o “adecuación a la estética tradicional de la iglesia de Camporrobles”.

La UE limita el destino de fondos de desarrollo rural a bienes patrimoniales y exige, en todo caso, un plan que garantice el disfrute público durante siete años.

iglesia Villanca

Archivos de imagen relacionados

  • iglesia Villanca
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...