Los socialistas ante la cuestión del sueldo de los curas rurales en los años veinte

Como es sabido, el Estado español sostenía económicamente a la Iglesia desde el siglo XIX. Pues bien, al parecer los curas párrocos del mundo rural solicitaron que fuera el Estado el que les sufragara directamente sus salarios, y que estaban consignados en los Presupuestos.

El objetivo era que se terminase con el sistema tradicional de pago, en virtud del cual los obispos de las diócesis recibían las cantidades asignadas a los curatos rurales, aunque estuviesen vacantes. Se daba la circunstancia que aproximadamente la mitad de los mismos se encontraban en esta situación, siendo atendidos de forma interina. De estas parroquias vacantes se ocupaban los curas de los pueblos limítrofes, que sí percibían sus salarios por sus parroquias en propiedad, pero sin derecho a un aumento de haberes por el otro servicio.

En todo caso, los obispos no devolvían las cantidades de estos curatos, que pasaban a ingresar una especie de fondo especial de reserva, conocido como “huecos”, y que había en cada Obispado.

Al parecer, los obispos habían realizado gestiones con la Administración para que se aumentase el salario de los curas rurales, porque, según los socialistas pretendían congraciarse con los párrocos, y lo habían conseguido, pero los obispos, como se denunciaba, no habían devuelto cantidad alguna de los famosos “huecos”, que podrían servir para el aumento salarial, y de ese modo, no generar un mayor gasto en Hacienda, sin menoscabo de las aspiraciones de mejora de sentían los curas rurales, demostrando, como vemos, la prudencia socialista en esta materia, ya que en ese momento no se criticaba la financiación de la Iglesia sino un sistema nada claro y que parecía completamente ilegal al permitir que los Obispados se quedasen con una cantidad muy alta de lo presupuestado para estos sueldos.

Los socialistas denunciaban este sistema porque consideraban que era de privilegio. Los obispos no rendían cuentas de las cantidades sobrantes que conservaban en su poder.

Los socialistas deseaban que el Tribunal de Hacienda (Tribunal de Cuentas) interviniese con un examen de las cuentas de los haberes del clero, de la misma forma que el resto de las cuentas públicas estaban sometidas al mismo.

Hemos consultado el número 5597 de El Socialista.

Eduardo Montagut. Historiador

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...