Los obispos tachan de «blasfemo» el polémico catálogo extremeño

La película «Teresa» también enoja a la Conferencia Episcopal

El comité ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española (CEE) hizo ayer pública una nota en la que muestra su estupor por las fotografías aparecidas en un polémico catálogo financiado por la Junta de Extremadura, que califica de «crudas y lamentables blasfemias» que ofenden a los católicos. Un portavoz de la institución religiosa aseguró que «no se descarta el ejercicio de acciones legales», pero que «en un principio se trata de una denuncia».
La jerarquía católica también condena los anuncios televisivos de la película Teresa: el cuerpo de Cristo que, a su juicio, insultan «a la sensibilidad de cualquier persona de recta conciencia». «No podemos pasar por alto tales lesiones de los derechos católicos» señalan los prelados, que exigen responsabilidades.

FOTOS PORNO
La reacción se produce tras la reciente reedición por parte de la Junta de Extremadura del libro Sanctorum e in verdin, en el que aparecen desnudos o practicando sexo Jesucristo, la Virgen María, san Juan de la Cruz y el arcángel san Gabriel. La publicación también incluye escatológicos usos de símbolos sagrados del catolicismo,
Los obispos exigen en su nota «el respeto de la fe católica, de sus imá-
genes y de sus signos» y consideran que estas imágenes transgresoras lesionan «los derechos de los católicos y de la Iglesia», reconocidos por la Constitución Española dentro del derecho a la libertad religiosa. Por eso, la Conferencia Episcopal afirma que «es necesario que se pidan las responsabilidades correspondientes por las vías pacíficas y legales previstas en el ordenamiento de nuestro Estado democrático y de derecho».

DENUNCIA DE IBARRA
Sin embargo, el presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, recordó ayer que el catálogo se publicó en el 2003 y que entonces «nadie se escandalizó», y que el entonces arzobispo de Mérida, Antonio Montero, aceptó sus disculpas. «La polémica la ha provocado el PP porque el consejero de cultura, Francisco Muñoz, es un objetivo político, al ser candidato a la alcaldía de Badajoz en las próximas elecciones», denunció el presidente extremeño.
José Antonio M. Montoya, autor de las polémicas imágenes, anunció que presentará una querella por las amenazas de muerte que está recibiendo por parte de «grupos radicales de derecha».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...