Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Los obispos no saldrán a la calle para protestar contra el aborto

A diferencia de lo que pasó en el 2005, cuando 18 obispos pisaron con fuerza la calle madrileña junto a parte de la cúpula del PP de entonces para negar a los homosexuales su derecho a casarse, esta vez, mientras desde el Vaticano llegan señales para que la Iglesia disminuya su tono contra el Ejecutivo socialista, el episcopado no se manifestará en repulsa de la futura reforma que despenalizará el aborto.

 No es que el combate actual sea menos relevante para la jerarquía católica, al contrario –la vida, tal como la entiende la Iglesia, desde la concepción, es un bien más valioso que el matrimonio–, pero el cambio, según explicó ayer el secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Juan Antonio Martínez Camino, obedece a una cuestión de contraste. Las bodas gais fueron algo inusitado en el mundo; el aborto, no.
El matrimonio entre personas del mismo sexo "suponía una novedad sumamente grave en la legislación mundial, que no tenía parangón en ninguna civilización ni en ninguna época. Ante una responsabilidad tan grande, se actuó de manera excepcional", dijo Camino, quien entonces, hace ahora cuatro años, llegó a sostener que las bodas gais eran lo "más excepcional" que había vivido la Iglesia en sus dos milenios de historia. El aborto, a ojos de los obispos, es un crimen, "uno de los dramas del siglo XX", "un detestable acto de violencia", sí, pero lo que ocurre en España no es distinto a lo que ocurre en el resto de Europa.

LOS MÉDICOS
Por lo tanto, no habrá obispos en las marchas que previsiblemente convocarán los llamados grupos provida, ni tampoco excomuniones para aquellos diputados de los partidos de izquierda que voten a favor de una reforma legal –de un sistema de supuestos a uno de plazos– que en principio estará aprobada antes de finales de año. Ese castigo, señaló el portavoz del episcopado, "solo recae, de forma automática, sobre los que realizan el acto concreto o colaboran directamente en su comisión". Es decir, que todo médico que lleve a cabo una interrupción voluntaria de embarazo, queda "automáticamente" excomulgado, pero no el legislador que apoye la nueva ley del aborto libre.
"La explicación práctica", concluyó Camino sobre los motivos del Ejecutivo socialista para aprobar el nuevo sistema de plazos, "es que los que van a nacer no votan y no se organizan en sindicatos. Los no nacidos no pueden defenderse ni asociarse, y no votan".

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Leer más

Madre como Dios manda

La presidenta de la Comunidad de Madrid quedará este viernes investida en su segundo mandato. En el debate de…
Total
0
Share