Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.
Inmovilización del autobús en la plaza España de Barcelona / Mossos d'Esquadra

Los Mossos inmovilizan el autobús tránsfobo de Hazte Oír en Barcelona

La consellera defiende la actuación cautelar policial como “necesaria para proteger los derechos de las personas trans, no binarias e intersexuales”

Los Mossos d’Esquadra y la Guàrdia Urbana de Barcelona han inmovilizado este jueves el autobús tránsfobo de Hazte Oír en Barcelona. La actuación policial se produce a raíz de una denuncia de la oficina de igualdad de trato y no discriminación de la Generalitat de Catalunya.

“No se puede permitir una actuación de presunta discriminación”, ha expresado en RAC-1 la consellera de Igualdad y Feminismos, Tània Verge. La consellera ha defendido la actuación cautelar policial como “necesaria para proteger los derechos de las personas trans, no binarias e intersexuales”.

El autobús de la entidad ultracatólica contra la ley trans del Gobierno no es el primero que lanza Hazte Oír por las calles españoles. En 2017 los Mossos ya inmovilizaron el autobús tránsfobo de Hazte Oír antes de su llegada a Barcelona a raíz de otro expediente sancionador abierto por la Generalitat que termino anulado por los tribunales.

Un juzgado de Barcelona terminó dando la razón a Hazte Oír y revocí la multa que le impuso la Generalitat por pasear un autobús con mensajes contra los menores transexuales. La Justicia consideró que el mensaje “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Lo dice la Biología” no es discriminatorio por identidad sexual.

Según argumentó la sentencia, los mensajes exhibidos por Hazte Oír en marzo de 2017 “no comportan aislamiento, rechazo o menosprecio público, notorio y explícito de ninguna persona en atención a su sexualidad”, un criterio contrario al de la Generalitat, que había impuesto una sanción de 1.707 euros valiéndose de la ley catalana contra la discriminación al colectivo LGTBI. Además de anular esa multa, la jueza condenó a la administración catalana a pagar las costas, hasta un límite máximo de 100 euros.

Total
28
Shares
Artículos relacionados
Total
28
Share