Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Los grupos religiosos – especialmente evangélicos – penentran en el entramado de poder en América

Ariel Goldstein es doctor en Ciencias Sociales, docente e investigador asistente del CONICET en el Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe. Publicó un libro en el que se propone investigar cómo los grupos evangélicos penetraron en la política de América.

“Está un poco oculto lo que sucede en el manejo del poder de algunos pastores, el libro apunta a develar cómo funcionan estos mecanismos para pensar la democracia hoy en el continente que, en algunos casos, fueron cedidos a un mesianismo autoritario”, explicó Goldstein, autor de “Poder Evangélico, cómo los grupos religiosos están copando la política en América”.

El investigador apuntó que en la década del 50 y 60 surgió el pentecostalismo en Estados Unidos, una renovación carismática de las iglesias evangélicas protestantes. Eso se fue desarrollando hacia Colombia, Bolivia y Brasil. “Las crisis económicas siempre favorecieron la expansión territorial de estos grupos”, señaló.

Observó que en los últimos años se produjo el neo pentecostalismo que incorpora la teología de la prosperidad. “Se refiere a que a partir del diezmo que dan los fieles a la Iglesia, se ven glorificados en su vida cotidiana”, explicó y agregó que esa consigna lleva a que funcionen como empresas religiosas. “Compran espacios en los medios de comunicación o tienen sus propios medios como sucede en Brasil, le da una dimensión económica importante”, contó. En algunos casos –no en todos, aclaró- los pastores se enriquecieron mucho.

Ariel señaló que son sectores influyentes en la opinión pública y en la política del continente. “Existe una relación de dominación, de jerarquía”, dijo y recordó el caso de la Iglesia Luz del Mundo en México que creció en Guadalajara y luego se expandió en el país. “Había un sistema de dominación muy fuerte de Naasón García, el máximo líder que hoy está en prisión en Estados Unidos porque las fieles habían entregado a sus hijas para que sean abusadas sexualmente por el pastor”, contó y subrayó que existe una relación de sumisión y obediencia. Por supuesto –continuó- “no digo que todos los pastores sean abusadores”.

Cuando este esquema de poder se introduce en la política y bendice a Jair Bolsonaro en Brasil, a Donald Trump en Estados Unidos o a López Obrador en México, “es un peligro para la democracia porque sus opositores son representantes del diablo, y la democracia se basa en el reconocimiento del otro como un adversario legítimo. Entonces se genera una ruptura de ese consenso”.

Sobre estas relaciones entre grupos religiosos y la política argentina, Goldstein dijo que estamos entre Uruguay y Brasil. Comentó que el caso de Uruguay es una excepción en la región. Tiene una sociedad mayormente laica y el descenso de católicos no significó el incremento de evangélicos. “Hubo un crecimiento de ateos no religiosos”, apuntó. En cambio, Brasil es un modelo opuesto a esta realidad. “En Argentina fueron buscados por el peronismo, por Cambiemos, pero a nivel político no hay una banca evangélica”, señaló.

Está claro para Goldstein, que una característica que se repite en estos grupos es que buscan ser influyentes en la órbita del Estado. Apoyan a un mandatario y esa es “la bendición divina”. “Apoyan a gobiernos que, en la mayoría de los casos, son autoritarios”, observó.

Sobre la obra del autor:

Los grupos evangélicos tuvieron en los últimos años un crecimiento exponencial en todo el continente americano y lograron consolidarse como una nueva fuerza política y social. Entre sus miembros hay presidentes, ministros y ministras, diputados y diputadas, asesores y asesoras que ocupan puestos clave en los gobiernos de la región. Son dueños de grandes medios de comunicación, tienen una fuerte base territorial entre los sectores populares y obtienen muchos recursos del Estado, por eso, sus líderes son muy requeridos por aquellos políticos que tienen ambiciones de poder. Gobiernos con rasgos autoritarios en toda América, como el de Donald Trump, en Estados Unidos; Jair Bolsonaro, en Brasil; Jeanine Áñez, en Bolivia; Nicolás Maduro, en Venezuela, o Daniel Ortega, en Nicaragua, establecieron alianzas con los evangélicos para consolidar el poder. En Argentina, se declaran a favor de la “familia y los valores”, se movilizan en contra de la legalización del aborto y hacen acuerdos con los grupos de derecha. Pero ¿quiénes son los evangélicos?, ¿en qué medida colaboran para la expansión de las fuerzas políticas autoritarias?, ¿cómo es que establecen alianzas con gobiernos tanto de derecha como de izquierda?

Ariel Goldstein, doctor en Ciencias Sociales, investigó en profundidad la expansión de los evangélicos en América, más precisamente, de los grupos pentecostales, a lo largo de todo el continente: Estados Unidos, Brasil, Argentina, México, Colombia, Bolivia, Uruguay, Venezuela, Paraguay, Nicaragua, Costa Rica, Honduras, Guatemala y El Salvador.

Total
4
Shares
Artículos relacionados
Total
4
Share