Los asturianos, los que menos aportan a la Iglesia después de los catalanes

El 29 por ciento de los asturianos asigna voluntariamente a la Iglesia una parte de los impuestos que paga cada año al hacer la declaración de la renta, uno de los porcentajes más bajos del país y sólo por encima del registrado en Cataluña, según datos de la Caixa.

   Estos datos indican que la Iglesia recibe 2,36 millones de euros de las contribuciones voluntarias de los ciudadanos de Asturias a través de la declaración del IRPF.

   Navarra fue la comunidad autónoma en la que los contribuyentes asignaron más dinero a la Iglesia católica en su declaración de la renta de 2001, con un 50,6 por ciento, seguida de Murcia (45,7 por ciento) y Castilla-La Mancha (45,3 por ciento).

   Según el «Anuario Social de España» publicado recientemente por la Fundación la Caixa, una de cada tres declaraciones de la renta españolas (33,3 por ciento) asignó a la Iglesia católica el 0,52 por ciento del rendimiento del IRPF en el año fiscal de 2001.

   Estos datos, recogidos por la Caixa de la Oficina de Estadística y Sociología de la Iglesia (OESI) y del Secretariado General de la Conferencia Episcopal Española, reflejan que las tasas más bajas de apoyo económico a la Iglesia se registran en Cataluña (26,2 por ciento), Asturias y Galicia (ambas con un 29 por ciento) y Canarias (29,1 por ciento).

   La provincia más generosa con la Iglesia católica es Navarra (50,6 por ciento), seguida de Jaén (49,9 por ciento), y Badajoz y Ciudad Real (47,4 por ciento en ambos casos), mientras que Barcelona (23,8 por ciento), Pontevedra (26,9 por ciento) y la ciudad de Melilla (22,8 por ciento) son las que menos aportan.

   En cuanto a la asignación efectiva del IRPF dedicada por los contribuyentes a la financiación de la Iglesia católica, en el ejercicio de 2001 Madrid, Cataluña y Andalucía son las autonomías que más aportan en miles de euros, al contrario que La Rioja y Cantabria, que son las que menos contribuyen.

   En los datos por provincias Madrid, Barcelona y Sevilla son las que más ayudan a la Iglesia y Soria, Teruel y Ávila, las que menos aportan a la Iglesia católica.

   La diócesis asturiana ha destacado en varias ocasiones el descenso paulatino en el número de contribuyentes que marcan la casilla en favor de la Iglesia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...