«Los adolescentes no deben decirles a sus padres que se han hecho de la Obra»

‘El Intermedio’ desvela los abusos de poder del Opus Dei sobre sus miembros

‘El Intermedio’ ha desvelado algunos de los pilares del Opus Dei establecidos por su fundador José María Escrivá, santo de la Iglesia católica, y convertidos en normas para sus miembros, en una entrevista con Agustina López de los Mozos, una mujer que vivió nueve años como numeraria y que ahora se dedica a denunciar los abusos de poder de esta Orden contra sus fieles.


“Cuando se trata de cumplir la vocación de Dios la familia no debe contar. ¿Por qué hablar, sin necesidad, de nuestra vocación en nuestra casa, en nuestra familia?, escribió Escrivá en su obra “Crecer para adentro”, que ha sido retirada de la página web del Opus Dei, tras el “toque” del Vaticano.

Los adolescentes deben mentir a sus padres
Según explica la exnumeraria, la Orden establece que los adolescentes pueden mentir a los padres y no confesarles que se han hecho miembros de la obra, apartándoles de su decisión.

Solo confesarse con sacerdotes de la Orden
Otra de las normas establecidas por la Orden es confesar solo con sacerdotes del Opus Dei, ya que según alegan, son los únicos que pueden comprender las peculiaridades de esta institución.

Dos personas de la Obra no pueden ser amigos”
“No pueden ser amigas de verdad dos personas de la Obra. Es lo que Escrivá llamaba las ‘amistades particulares’. Cuando te encuentras muy a gusto con alguien dentro de la obra, tienes que decirlo en la dirección espiritual y separarte de esa persona, eso si son del mismo sexo; sin son de diferente sexo entonces a 50.000 kilómetros de distancia”, explica Agustina López de los Mozos.

Cartas abiertas
Una de las instrucciones para directores marcadas por la obra de Escrivá es la referida a la correspondencia de los numerarios (personas que viven en las residencias de la Orden). “Los directores de la casa a la que están adscritos (numerarios y numerarias) se preocuparán con cariño de leer las cartas que ellos reciban”, indicó el fundador del Opus Dei.

“Las cartas que escribías a tus padres tenias que dejarlas en la dirección, abiertas, y las que recibías y te dejaban en tu habitación, también abiertas. Es un control total de la conciencia, del pensamiento, querían saber lo que escribías, si estabas mal, si lo reflejabas, que te decían…”, narra Agustina López de los Mozos.

Dormir una vez a la semana en el suelo
La Obra obliga a “mortificar y someter el cuerpo”, para lo cual los numerarios, “practicarán fielmente la piadosa costumbre de llevar cada día al menos por dos horas un pequeño cilicio; además, una vez a la semana usarán las disciplinas y dormirán en el suelo”.

Y las mujeres, siempre sobre una tabla
“Los numerarios duermen en colchones y una vez a la semana tienen que dormir en el suelo, pero las numerarias dormíamos sobre una tabla siempre y una vez en el suelo. Las mujeres necesitamos según ellos, mucho más disciplina para entrar en vereda”, aclara Agustina.

Los psicólogos y psiquiatras no pueden guardar secreto profesional
La Orden, que no atiende a límites morales que no sean los suyos, ordena a los psicólogos y psiquiatras saltarse su deber de no revelar datos de sus pacientes. Así, indica a sus numerarios a acudir “en los casos de depresiones y agotamientos” a un médico experimentado, “mejor si es miembro de la Obra” y luego se debe informar a los directores “para prestar una ayuda eficaz a quien lo necesite”.

Puede ver el video en el enlace externo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...