Las misas, la libertad de opinión-expresión y el Papa en RTVE

En este tiempo nuestro, cuando se habla de religión y de libertades fundamentales, se ignora con simpleza el carácter político-ideológico que asegurará la posterior agresión económica. Ya sea la caridad vieja del cura Ángel en Madrid o el temor a la islamofobia en Barelona, han hecho recular a los principales ayuntamientos de sus promesas laicistas. Ya sea delegando el deber público de los servicios sociales (con suculentas subvenciones) en Mensajeros de la Paz, o de otra ONG o empresa privada en subasta más publicitada, se realza la rancia beneficencia. Con las urgencias del hambre o de la propaganda se renuncia a la pedagogía de las causas de la pobreza eterna. En el camino Carmena se concita con Osoro, próximo Francisco, que parece mejor que Rouco, y Colau opta además por el multiconfesionalismo. Tanto la sumisión miedosa vestida de moderación y/o una opción cegata para el problema identitario, confunden al personal con “café para todos”. Así, con la la misa para impedidos que puede ofrecer 13TV, se cuelan, las soflamas homófobas del obispo de Alcalá, con los dogmas islámicos, judíos u otros en un medio cultural y de información respetuosa.

Parece que ni Podemos ni el Ayuntamiento de Madrid encuentran el punto discreto y padagógico en el propio discurso para conciliar los derechos de la ciudadanía.Además de alabar al Papa Francisco, ambas entidades políticas han coincidido chocando con la Asociación de la Prensa de Madrid. Reprochan a la APD la interpretación tendenciosa que hacen algunos medios de dicho partido y ayuntamiento. Abrir una página municipal para precisar los acuerdos parecía inadecuado al exceso de corporativismo de dicha asociación. Corporativismo tramposo que se utiliza para tapar las vergüenzas del poder mediático que viene dificultando, si no imposibilitando, el digno ejercicio del periodismo. Podemos y cualquier persona o colectivo que se oponga a la “trama constitucional” no debe dar la callada por respuesta a la versión sectaria que la mayoría de los medios ofrecen de lo que viene ocurriendo aquí. Tengamos alguna referencia para valorar el servicio de información que recibimos, valga lo que dice el artículo 19 de Los Derechos del Hombre de cara a alguna noticia que nos suene:

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión , lo que implica el de no ser inquietado por sus opiniones y el de buscar , recibir, y difundir , sin consideración de fronteras, las informaciones y las ideas por cualquier medio de expresión.”

Ahora que las provocaciones del autobús naranja de Hazte Oir cruzan media España con profusión de medios, apenas se pasa de la anécdota y precedentes de dicha asociación. Fue una de las primeras decisiones del integrismo religioso y extremismo político del minisitro Fdez. Diaz nombrar a Hazte Oir como entidad de interés público, con financiación para estos excesos.Quien entregaba la medalla al mérito a una virgen hacía la vista gorda ante los excesos de terror que El Yunke, parte de Hazte Oir, prodigaba en su entorno, mientras dirigía su celo antiterrosrista con la desactivada ETA. Este señor que ha dejado plagado el ministerio de trapacerías antidemocráticas como la “ley mordaza”, buscaba un futuro representando a España en el Vaticano. Y es que ya se había encariñado con los aires romanos en la beatificaciones de caídos del bando sublevado mientras las cunetas esconden la pena de los vencidos. No sabemos su implicación, en cuanto miembro de la Obra, con el Banco de Alimentos y el empeño de superar a Cáritas manteniendo la pobreza sin disimulo. A estos aspectos ni los grandes medios de desinformación (que para eso están) ni políticos de izquierda, en su medrosa rebaja, apenas fijan su crítica informativa o pedagógica.

Hoy se lleva más quedarse en verdades que parecen incontestables, como la progresía de Bergoglio. Así Iglesias, Carmena y -ahora mi admirado- Illueca se desayunan diciendo que con Woityla o Ratzinger no hay color. Por supuesto que no: el polaco fue elegido tras la muerte de Luciani para acabar con el muro de Berlín. Bergoglio, un jesuita argentino poco cercano a la Teología de la Liberación, afronta un nuevo escenario con la Sudamérica que para privatizaciones. De la necesidad virtud se llama a ciertas arriesgadas jugadas. Francisco ha hecho declaraciones valientes que en poco superan las de Juan XXIII y de Juan Pablo I. Claro que no ignoramos el peligro de la curia vaticana y cómplices que elimninan rivales. Pese a ello, conviene tener muy presente la historia y el humanismo que, como dijo el Papa Bueno (santificado con Woitila), ha avanzado gracias a quienes perseveraron fuera de la fe. Miremos con perspectiva que no achique el miedo neoliberal, los avances tangibles del cuatrienio de Bergoglio. Se hace mediaciones en Venezuela que se habían negado en Brasil con la consiguientes caída de Dilma Roussef. Ha de integrar en su equipo al progolpista hondureño Madariaga. En cuanto a Europa, además de mantener un ambivalente multiconfesionalismo, propicia la moderación hacia laicismo “inclusivo” en que la iglesia salve los muebles. En cuanto a la guerra de religión y petróleo, sin que se aclare el papel que juegan USA, Arabia Saudí e Israel ni en la islamofobia consiguiente.

Volviendo aquí, sigue la martingala de la misa televisada para eclipsar la información rigurosa de interés general. Ahora será una PNL de Unión del Pueblo Navarro pidiendo que, contra lo que solicita Podemos, se aumente el tiempo a la religión. Sugiere que se hable de las misiones y del Camino de Santiago. Parece que la polémica viene de lejos y adornada con la ampliación de audiencias apelando a las redes sociales. En tal entretenimiento se destacan personas de la propia derecha e incluso el grupo de “socialistas cristianos” que parecen sentir como propio la santa transición.

Anédotas aparte, convendría retomar la serenidad que se pierde en tiempos de crisis, cuando las prisas a ninguna parte o el miedo, nublan la razón para hacer análisis más complejos . Así se podrá intentar rememorar situaciones relativamente recientes, como antes de la llegada de Rajoy. En aquellos momentos RTVE era controlada por el Parlamento y se puede recordar que se parecía a la BBC y los informativos de la tele y la radio públicas tenían más audiencia. Si, aunque parece que hace un siglo, porque hasta en “la 2” volvieron a poner el NODO, no hace ni seis años. Recordemos que entonces, además de que “Zapatero había matado a Manolete”, había cierto derecho a la información y gente que decía su opinión casi como cuando el 15M..

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...