Las fronteras del laicismo

Entrevista de Sam Harris a Phil Zuckerman.

Phil Zuckerman es profesor de sociología y estudios seculares en el Pitzer College en Claremont, California. Es autor de Living the Secular Life, Faith No More, y Society Without God. También ha editado varios volúmenes, entre ellos Atheism and Secularity, Sex and Religion, y The Social Theory of W.E.B. Du Bois. Zuckerman  escribe un blog regularmente en Psychology Today titulado «The Secular Life«. Su trabajo también ha sido publicado en revistas académicas, tales como Sociology Compass, Sociology of Religion, Deviant Behavior y Religion, Brain, and Behavior. En el 2011, Zuckerman  fundó el primer departamento de Estudios Seculares en la nación. Obtuvo su doctorado en sociología de la Universidad de Oregon en 1998. Actualmente vive en Claremont, California, con su esposa, Stacy, y sus tres hijos.

***

Harris: Tu libro más reciente es Living the Secular Life, y tú fundaste el programa de estudios seculares en Pitzer College. Tal vez deberíamos empezar por aclarar qué es «laicismo», porque mucha gente lo usa como sinónimo de «ateísmo», que no lo es.

Zuckerman: Voy a resistir la tentación de sacar de repente todas mis notas de clase, porque esto es fundamental para lo que enseño, y tengo mucho que decir aquí. Pero voy a tratar de ser lo más breve y conciso que pueda.

Tenemos tres términos que están estrechamente relacionados, pero también son distintos.

En primer lugar, vamos a empezar con «secular». Para mí, eso significa simplemente «no religioso». En pocas palabras, yo diría que alguien es secular si 1) él o ella no tiene creencias sobrenaturales sobre deidades, espíritus o submundos 2) que él o ella no se involucra en rituales o ritos religiosos, y 3) que él o ella no se identifica o afilia a un grupo, denominación, o tradición religiosa.

Luego viene la «secularización». Este término se refiere a un proceso histórico por el que una sociedad determinada se vuelve menos religiosa en el tiempo: Menos personas tienen creencias religiosas, menos personas dan importancia a los rituales o ritos religiosos, menos personas se identifican como religiosas, existen menos instituciones bajo los auspicios de las autoridades religiosas, y así sucesivamente.

Por último, lo que preguntaste: «laicismo». Para mí, el «ismo» es la clave aquí. Implica ideología. Movimiento social. Agenda política. Cómo «deberían» ser las cosas.

En este frente, tenemos principalmente al bueno y pasado de moda laicismo jeffersoniano que, en su raíz, no es más que la ideología o posición política de que la iglesia y el estado deben estar separados y que el gobierno debe ser lo más neutral posible cuando se trata de religión en la esfera pública. Esta versión del laicismo es básicamente anti-teocracia-ismo (o lo que solía llamarse desestablecimientoarianismo). Es una ideología que a menudo es abrazada tanto por personas religiosas como seculares. Y definitivamente no es lo mismo que «ateísmo». En este caso, «laicismo» es una posición política o ideológica sobre la relación entre el gobierno y la religión (¡mantenerlos separados!), Mientras que el «ateísmo» es una ausencia personal de la creencia en los dioses.

Harris: Sí, era el sentido jeffersoniano  de la expresión el que tenía en mente, y creo que ese es el significado que vale la pena destacar. El laicismo en este sentido no requiere incredulidad. Simplemente exige un compromiso de mantener la religión fuera de la política y las políticas públicas. El laicismo es la única respuesta viable al pluralismo religioso — de otra forma, las religiones incompatibles competirán por el dominio político. El laicismo, en esencia, es una condición de tregua permanente.

Zuckerman: Estoy totalmente de acuerdo. Pero definitivamente hay otra forma popular o manifestación del laicismo — una que es mucho menos centrada en la separación de iglesia y Estado. Esta forma se trata de personas y grupos que tratan activamente de desengañar a la gente de sus creencias o participación religiosas. Es un laicismo que busca combatir y criticar la religión activamente. Se basa en la idea de que la religión debe irse, que las creencias religiosas no deben seguir siendo creídas, que la religión es una cosa perjudicial y que, en general, la sociedad estaría mejor si simplemente desapareciera. Piensa en el hit de los Ochenta «Dear God«, de XTC. Esa canción no abogaba por la separación de iglesia y Estado. Más bien, estaba tratando de convencer a sus oyentes de que creer en Dios es tonto o absurdo. O piensa en tu primer libro, El fin de la fe, que no es una defensa detallada de la separación de iglesia y estado sino, principalmente, trata sobre la exposición de los aspectos irracionales, malévolos, y perjudiciales de la religión. Esta forma de laicismo —como se ejemplifica en la canción de XTC y en tu primer libro— definitivamente no es lo mismo que «ateísmo» per se, pero se acerca bastante: La mayoría de los secularistas que buscan activamente que la religión desaparezca y quieren desengañar a otra gente de sus creencias sobrenaturales son ateos.

Harris: ¿Puedes resumir el compromiso actual con el laicismo en Occidente? ¿Está aumentando?

Zuckerman: En ciertas partes de Occidente, particularmente Europa, Australia y Canadá — el laicismo se fortalece. Sin embargo, en otros lugares, incluyendo EEUU, la situación es mucho menos clara.

En términos de laicismo político, vemos muchos casos en que los reinos de la religión y el gobierno están cada vez más clara y fuertemente divididos. Por ejemplo, Suecia desestableció oficialmente la religión del gobierno en el 2000. Y en Gran Bretaña, los desafíos a la participación religiosa en las escuelas públicas están creciendo. En Israel hay una creciente oposición al apoyo del gobierno a instituciones religiosas y de la capacidad de los fundamentalistas religiosos de optar por no prestar el servicio militar obligatorio. En Francia, la separación de iglesia y Estado es ampliamente celebrada, y las restricciones a la religión en la esfera pública están aumentando.

Sin embargo, aquí en Estados Unidos, el muro de separación entre iglesia y Estado es cada vez menos seguro, especialmente a la luz de las decisiones judiciales recientes. Estoy pensando específicamente en algunos casos resueltos en el 2014: La Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó que las empresas con ánimo de lucro pueden pedir la exención de leyes que van en contra de las creencias religiosas de sus propietarios. También decidió que iniciar las reuniones del Consejo de la ciudad con oraciones sectarias explícitamente cristianas es constitucional. Incluso el Tribunal Supremo de Massachusetts declaró que el lenguaje teocéntrico del Juramento a la Bandera, dirigido por profesores, no discrimina a los hijos de los no-teístas.

En otros aspectos, sin embargo, el tipo de laicismo que implica el debilitamiento de la fe religiosa o reducir la fuerza, el prestigio, y la omnipresencia de la religión en la sociedad ha sido increíblemente exitoso en Occidente, incluso aquí en EEUU.

No quiero bombardearte con números interminables, pero las estadísticas son asombrosas cuando se trata de personas que están abandonando la religión en Occidente. Consideremos sólo estos datos: Hace un siglo en Canadá, sólo el 2% de la población afirmaba no tener ninguna religión, mientras que hoy en día casi el 30% de los canadienses afirman eso, y aproximadamente uno de cada cinco no cree en Dios. Hace un siglo, en Australia, menos del 1% de la población afirmaba no tener ninguna identidad religiosa, pero hoy en día aproximadamente el 20% de los australianos afirman eso. Hace un siglo, en Holanda, el 10% de la población afirmaba ser religiosamente no afiliado; hoy más del 40% lo hace. En la actual Gran Bretaña, casi la mitad de las personas afirman carecer de identidad religiosa en absoluto; lo mismo ocurre en Suecia.

Por otra parte, el 61% de los checos, el 49% de los estonios, el 45% de los eslovenos, el 34% de los búlgaros, y el 31% de los noruegos no creen en Dios. Y el 33% de los franceses, el 27% de los belgas y el 25% de los alemanes no creen en Dios o cualquier otro tipo de fuerza vital espiritual universal.

En Oriente la información de la encuesta más reciente de Japón ilustra una amplia secularización en el transcurso del siglo pasado: Hace sesenta años, alrededor del 70% de los japoneses afirmaba tener creencias religiosas personales, pero hoy esa cifra se ha reducido a un 20%. Tales niveles de ateísmo, agnosticismo e irreligión en general son simplemente notables — para no mencionar que no tienen precedentes históricos.

Acabo de recibir los últimos datos sobre América Latina: el 37% de la gente en Uruguay, 18% en República Dominicana, 16% en Chile, 11% en Argentina, y el 8% en Brasil son no-religiosos. Estos son todos niveles sin precedentes de laicismo. ¡Y Jamaica se encuentra actualmente en el 20% de no religiosidad! ¡Gabón y Swazilandia están en el 11%! (Mientras que puede parecer reducido, ten en cuenta que sólo el 8% de las personas en Alabama son no-religiosas).

El laicismo está creciendo en casi todas las naciones de las que tenemos datos; incluso en el mundo musulmán, que contiene las sociedades más religiosas en la tierra, tiene una participación cada vez mayor de personas seculares (muchos de los cuales, por desgracia, tienen que mantener su laicismo bien escondido por el peligro de la cárcel o la muerte por ser abiertos acerca de su falta de fe).

La proporción de estadounidenses que se alejan de la religión ha seguido creciendo, desde el 8% en 1990 a entre el 20% y el 30% en la actualidad. El laicismo es notablemente más fuerte entre los jóvenes estadounidenses: el 32% de los menores de 30 son religiosamente no afiliados. Y en algún lugar entre un tercio y la mitad de todos los que responden «ninguna» cuando se les preguntó su religión son ateos o agnósticos en la orientación — por lo que el aumento de la irreligión significa un aumento simultáneo del ateísmo y el agnosticismo. Por otra parte, la gran mayoría de los estadounidenses no religiosos están contentos con su identidad actual; entre los que ahora afirman no tener «ninguna» religión, casi el 90% dice que no tiene interés en la búsqueda de una religión que podría ser adecuada para ellos.

Por supuesto, un problema de todo esto es la tasa de natalidad. Las personas religiosas tienen más hijos que las personas seculares. Así que, demográficamente, el futuro es incierto.

Harris: Muchos de nosotros hemos reconocido que aunque «reemplazar la religión» no puede ser una meta apropiada, la religión ofrece a las personas muchas cosas que quieren en la vida — y estas son cosas que la mayoría de los ateos también quieren. Queremos bonitos edificios que funcionen como espacios dedicados para la reflexión y celebración. Queremos comunidades fuertes. Queremos rituales y ritos de paso con los que marcar las transiciones importantes en la vida — nacimientos, matrimonios, muertes. Simplemente no queremos mentirnos a nosotros mismos sobre la naturaleza de la realidad para tener estas cosas. Esto plantea un verdadero desafío, porque una vez que nos deshacemos de la religión, nos quedamos sin una tradición establecida para satisfacer estas necesidades y, a menudo, la alternativa es fragmentada, poco entusiasta, y poco satisfactoria. ¿Cómo nos ves para resolver el problema de la creación de instituciones y tradiciones seculares sólidas que no se sientan sospechosas?

Zuckerman: Aquí das en el clavo. La religión le ofrece tanto a las personas en términos de capital social, rituales del ciclo de vida, y así sucesivamente, y si fuera simplemente a desaparecer, la mayoría de la gente sufriría un vacío serio. Es cierto que unos ermitaños acérrimos por ahí no quieren ninguna de las cosas que la religión proporciona, pero son muy raros. La mayoría de la gente quiere y disfruta, al menos, de algunas de las muchas cosas que las religiones tienen que ofrecer, incluso si no se creen todas las tonterías sobrenaturales.

Así que aquí están las opciones, por lo que puedo decir:

En primer lugar, secularizar la religión. Con esto quiero decir mantener los rituales, las fiestas, los edificios, las reuniones, las baratijas, pero las creencias sobrenaturales se marchitan y se desvanecen. El ejemplo de esto que primero viene a la mente es el judaísmo reformista. La mayoría de los judíos de América se quedan con lo que les gusta del judaísmo —las ceremonias, las vacaciones, el sentido de pertenencia, las conexiones multigeneracionales, las oportunidades para la caridad— y sin embargo, han echado por la borda las creencias sobrenaturales. Muchas congregaciones episcopales liberales también están en esta corriente. También las reuniones cuáqueras. Y la mayoría de los escandinavos, con su forma moderna de luteranismo nórdico, son así. Observan las fiestas religiosas tradicionales y participan en diversos rituales del ciclo vital y se congregan de vez en cuando en la iglesia e incluso «se sienten» cristianos — y todavía hacen todas estas cosas ostensiblemente religiosas sin una chispa de fe real en lo sobrenatural.

Personalmente, creo que estaría genial tener catolicismo, islam, judaísmo, hinduismo, etc. todas las existentes aquí y allá, pero castradas de su fruslería sobrenatural. Sé que puede parecer contradictorio o absurdo, pero creo que es posible.

La segunda opción es crear congregaciones humanistas, como la Sunday Assembly. La desventaja aquí es que básicamente estás empezando de la nada, que se siente un poco raro, no hay herencia, no hay tradición, no hay sentido de algo que ha existido por generaciones. No es mucho para los niños. Pero la ventaja es que puedes crear lo que quieres y cómo lo quieres. A mí me gusta la Sunday Assembly. Creo que las posibilidades de tales grupos son fuertes. Obviamente, ellos no atraen a la mayoría de las personas seculares, pero para aquellos que quieren lo mejor de la afiliación religiosa sin todo el sobrenaturalismo, es una opción viable.

Una tercera posibilidad es encontrar vehículos seculares que proporcionen, al menos, algunas de las cosas que la religión tiene para ofrecer. Estoy pensando en los deportes, por ejemplo. El fútbol. Mi partido de fútbol del domingo por la mañana me satisface profundamente: me hace sentir vivo, me conecta con amigos que de otra manera nunca conocería o vería, marca el final de la semana, etc. O la música. El amor de mi hija por la música le ofrece mucho: un sentido de significado existencial, un sentido de comunidad mediante enlaces con otros fans, rituales en forma de conciertos, y así sucesivamente. La participación de mi hija menor en el ballet cumple una función similar, proporcionando autosuperación, conciencia, camaradería, presentaciones. Otros pueden encontrar al menos algunas de las cosas que ofrece la religión en la comunión con la naturaleza, o ser creativo, o participar políticamente, o meditando.

En mi investigación, he aprendido que la gran mayoría de las personas se alejan de la religión no la extrañan y encuentran numerosas maneras de vivir una vida con sentido sin ella — mediante el trabajo, la vida familiar, los amigos, aficiones, el arte, el sexo, la filosofía, el teatro , la caza, trabajar en carros, el baile, y así sucesivamente.

Por supuesto, todo esto dicho, la religión no puede ser sustituida con tanta facilidad, y como parece que el laicismo se relaciona estrechamente con el individualismo, ese hecho podría convertirse en un problema en el camino.

Harris: Ir más allá de la religión está resultando ser un reto inmenso, y agradezco mucho tus contribuciones en este frente. Uno de los principales impedimentos para la difusión del laicismo ha sido la creencia generalizada, incluso entre los no religiosos, de que la religión siempre estará con nosotros — como si la persistencia del lote actual de ideas sobrenaturales fuera una ley de la naturaleza. Espero que la gente lea tu libro para aprender más sobre cómo se verá la transición al laicismo. Gracias por tomarte el tiempo para hablar conmigo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...