La Xunta no puede precisar el »gasto exacto» de la visita del Papa

Los costes de la visita que el Papa tiene previsto hacer a Santiago de Compostela el próximo día 6 de noviembre siguen siendo motivo de debate en la Cámara gallega. En esta ocasión, el cruce de declaraciones se produjo entre el director xeral de Relacións Institucionais, Roberto Castro, y la diputada del BNG Carme Adán. Si el primero expresó su convencimiento de que la llegada del Sumo Pontífice aportará "excendentes", pese a no poder concretar el gasto exacto, la segunda criticó la "austeridad selectiva" de la Xunta.

Ante las preguntas sobre la previsión de costes de la diputada nacionalista en comisión parlamentaria, Castro simplemente apuntó que serán los "estrictamente necesarios", pero que a día de hoy no se pueden conocer con exactitud a pesar de que se trabaja con la idea de que ronden los 3 millones de euros. Aún así, manifestó su presagio de que la visita se va a "autofinanciar y producirá excentes", aunque añadió que se trata de una "opinión".

Como respuesta, Adán incidió en la "austeridade selectiva" de la que, a su juicio, hace gala el Ejecutivo gallego. En este sentido, citó los recortes como el Noitebús o los comedores escolares, en contraposición, afirmó, a lo que "se despilfarra en las sillas del Gaiás, en la publicidad de un decreto contra el gallego o cuando se tiran 12 millones de euros de libros de texto a la basura".

Ante esto, Castro defendió la organización de la visita del que es también un "jefe de Estado", e incidió en que contará con 150 millones de espectadores en todo el mundo. El director xeral resaltó la "importancia" del acto y su "rentabilidad económica y social. Lo que todavía está por determinar es la procedencia del gasto, ya que "podrían corresponder a los presupuestos de la CRTVG, de Turgalicia, de la Consellería de Presidencia o del propio Xacobeo".

Menos gasto que Londres
Para restar importancia a los costes, aseguró que "no son los 25 millones de la visita a Londres", una cifra que crispó a buena parte de la población al ser cofinanciada en su mitad por las arcas públicas. En cualquier caso, Castro aludió a que el coste exacto de la visita se conocerá tras el 6 de noviembre, y que será un "informe independente" quien lo determine.

Por su parte, Adán hizo hincapié en que España es un Estado aconfesional y que el Gobierno central ya hace una elevada aportación a la Iglesia Católica –de 6.000 millones de euros anuales–. Además cerró su intervención lamentando que la Xunta destine más de 40 millones de euros para pagar al profesorado de religión contratado "por la propia Iglesia".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...