La secularización de Quebec aplazada a calendas griegas

Las recientes elecciones en Quebec (7 de abril de 2014) representan una gran decepción para los partidarios de la laicidad. El Partido Quebequense (PQ), en el poder desde septiembre de 2012, aunque sin tener la mayoría absoluta de los escaños en la Asamblea Nacional, propone una carta que tiene la naturaleza cuasi-constitucional y que hubiera establecido la laicidad del gobierno de Quebec.

Buscando un mandato más fuerte para aprobar dicha Carta – que se mantuvo muy popular a pesar de la feroz oposición que se expresa en los medios de comunicación – el PQ convocó elecciones generales a finales del invierno de 2014 y durante la campaña electoral, su ventaja en las encuestas se ha disipado rápidamente, la atención del electorado está derivando poco a poco de la laicidad al PQ soberanista y su reclutamiento del magnate de los medios Pierre Karl Peladeau, cuya reputación podría empañar la de un partido que se quería progresista. El resultado fue una derrota aplastante para el PQ. Su mayor rival, el Partido Liberal de Quebec (PLQ), obtuvo la mayoría absoluta de los escaños. Los dirigentes del PQ pueden simplemente lamer sus heridas. La Carta propuesta de PQ es ahora letra muerta.

El ante-proyecto de ley, anunciado en septiembre de 2013, había llevado el simple título de «Carta de los valores Quebequenses», mientras que el proyecto de ley, menos ambiguo, pero prolijo, el de «Carta que afirma los valores de la laicidad y neutralidad religiosa del estado y la igualdad entre mujeres y hombres y que rigen las solicitudes de acogida» se publicó en noviembre de 2013. La Carta declara formalmente la separación entre religión y Estado, la neutralidad religiosa del Estado, y el carácter laico de las instituciones. Se imponía a los servidores públicos que debían permanecer neutrales en materia de religión, prohibía los símbolos religiosos en público y reafirmaba la igualdad hombre-mujer. Establecía líneas directrices claras para regular las llamadas modificaciones «razonables», que en el pasado han dado lugar a la concesión de ciertos privilegios a varios grupos religiosos. Todas estas medidas habrían tenido el efecto de la formalización de la laicidad del Estado y el de garantizar la independencia y autonomía del Estado en relación con la religión.

El aspecto más controvertido de la Carta es, sin duda, la prohibición de llevar símbolos religiosos visibles para los funcionarios de estado en las horas de trabajo. Sin embargo, ya hay para estos funcionarios obligación de guardar silencio sobre asuntos políticos, prohibiendo así los eventos partidistas en público en Quebec. La prohibición de la Carta propuesta habría sido una extensión modesta y razonable del derecho vigente, dado el carácter partidista y con frecuencia política de los símbolos religiosos. Pero para los opositores de la laicidad – muchos afirmaron ser los defensores, más bien aboga por un falso secularismo engalanado con el adjetivo «abierto» – esta norma constituiría una grave amenaza a la libertad de religión. Los opositores de la Carta no se han molestado en tildar a los pro-Carta de racistas, xenófobos, intolerantes, y así sucesivamente, demonizando de esta manera cualquier apoyo a una forma republicana de secularismo.

Sin embargo, las encuestas indicaban que la población de Quebec era ampliamente favorable a la idea, lo que llevó a varios anti-Carta a denigrar a esta población y describirlos como imbéciles, seguramente pensando en sí mismos. La oposición a la Carta era a menudo deshonesta; al escuchar las denuncias, se tendría la impresión de que la prohibición de símbolos religiosos propuesto por la Carta era un vehículo de la persecución de las minorías étnicas, mientras que de hecho habría sido sólo una restricción moderada de la libertad de plazo para los empleados estatales durante sus horas de trabajo. Los defensores del multiculturalismo y el comunitarismo de ghetto se unieron a musulmanes fundamentalistas para gritar contra la «islamofobia».

Se formó una gran Plataforma por la por la Laicidad para apoyar la Carta, reuniendo a una gran diversidad de integrantes: asociaciones, por supuesto, los sindicatos, las asociaciones de inmigrantes, feministas, lesbianas y gays, ateos laicos, humanistas, etc. Nuestra asociación ateos librepensadores (LPA), afiliada a la AILP formaba parte de esa plataforma. Esta coalición ha organizado varias actividades, incluido un acto en colaboración con la asociación de «Janette» (inspirado en la famosa escritora feminista Janette Bertrand), el 26 de octubre de 2013, donde unos veinte mil personas desafiaron el frío y la lluvia en las calles de Montreal. La Plataforma atrajo más de 60.000 firmas en apoyo de la laicidad y la adopción de una carta.

A partir de enero de 2014, la Comisión de Instituciones del gobierno de Quebec celebró audiencias públicas en las que unas doscientas organizaciones e individuos se han presentado para expresar su apoyo u oposición a la Carta. Varias organizaciones miembros de la Plataforma para la Laicidad – Coalición secular Quebec, Movimiento Secular Quebec, Quebec Asociación de magrebíes para la laicidad (AQNAL), LPA, Asociación Humanista de Quebec, etc – Se han aprovechado de esta oportunidad para presentar cada uno un escrito, en apoyo a la Carta, un soporte generalmente crítico, tomando nota de las muchas deficiencias del proyecto de ley y sugerir medidas futuras necesarias para continuar con la secularización de la sociedad de Quebec, un proceso largo que se inició hace ahora medio siglo a principios de la llamada Revolución Tranquila. A pesar de (o quizás debido!) a este acalorado debate sobre la Carta, era el momento de grandes esperanzas.

En Canadá fuera de Quebec, la reacción anti-Carta en los medios fue más virulenta que la de Quebec. Demonizar al PQ era desde hace mucho tiempo un deporte nacional en Canadá, acusaciones familiares de intolerancia y de derivas identitarias eran libremente recicladas para denunciar el proyecto de ley. Sin embargo, una encuesta realizada a finales del verano de 2013 indicó que el 42% de los canadienses, todas las provincias combinadas, (58% en Quebec) aprobaban la prohibición de símbolos religiosos para los funcionarios públicos como estaba a punto de hacerlo el gobierno de Quebec. Además, unas semanas antes de las elecciones, tres asociaciones de laicos fuera de Quebec, incluyendo Humanista Canadá, han expresado su apoyo a la Carta y a esa prohibición.

Esas esperanzas se vieron decepcionadas, por desgracia, en la noche electoral del 7 de abril. Sin embargo, el análisis de los resultados de las elecciones y las últimas encuestas muestran que la derrota de la PQ no se puede explicar por el rechazo de la Carta, ya que seguía siendo popular entre la mayoría de habla francesa del electorado, y hasta al final de la campaña. Esta derrota se debió mucho más como rechazo PQ soberanista. Más bien, la Carta es un «daño colateral».

La cuestión del crucifijo colgado durante 80 años en la pared de la cámara legislativa de la Asamblea Nacional – donde el muy católico Primer Ministro Duplessis había planteado como un símbolo de su alianza con la Iglesia – ilustra la inconsistencia de los que opuesto a la Carta pretendiendo ser laicos. La Carta no mencionaba este crucifijo, sin decir si debe permanecer, o si debe ser eliminado. Casi todos los pro-Carta propugnaban la eliminación. Sin embargo, muchos anti-Carta han utilizado este tema para denunciar la Carta como insuficientemente secular y parecía que la Carta había especificado su mantenimiento. Irónicamente, Quebec cuenta ahora con un gobierno que en realidad si tiene una posición explícita para el mantenimiento del crucifijo!

Agregando algo más a la decepción general, hay que señalar el destino de Fátima Houda-Pepin, ex miembro del Partido Liberal, quien sólo eligió la cultura musulmana de la Asamblea Nacional y la ferviente crítica del islamismo. Sin tomar una posición critica con la Carta propuesta por el PQ, la señora Houda-Pepin se negó a condenarla al igual que su partido. En cambio, apoyó la prohibición del uso de símbolos religiosos visibles por quienes tienen autoridad – jueces, la policía, los fiscales y los funcionarios de prisiones – y el desacuerdo le costó la expulsión del PLQ en enero. A continuación, propuso su propio proyecto de ley que tenía por objeto la lucha contra el fundamentalismo, preparó un proyecto durante años, pero se vio obligada a mantenerlo en secreto antes de su expulsión del partido. Luego se presentó a las elecciones como candidata independiente, pero fue derrotada por el nuevo candidato liberal Gaétan Barrette, ahora ministro de Salud, cuya campaña, como la de su partido, ha crecido con el voto islamista.

La adopción de la Carta hubiera sido un gran avance para la laicidad; la desaparición de este proyecto es un importante revés. La elección del Partido Liberal con un gobierno de mayoría, un partido que, a pesar de su nombre y de su propia historia, se oponía ferozmente al enfoque secular, un partido cuyo líder Philippe Couillard es un exasesor especial del Ministro de Salud de Arabia Saudita es una victoria, al menos temporalmente, para el estancamiento, el multiculturalismo y el oscurantismo.

Sin embargo, la Plataforma por la Laicidad no tiene intención de renunciar. La vigilancia y la determinación son aún más necesarios ahora que los anti seculares se permiten actuar con la arrogancia del vencedor. Por otra parte, las expectativas de la población para la adopción formal de una verdadera laicidad siguen sin cumplirse.

Las cuestiones planteadas por la Carta son actuales y de suma importancia para nuestras sociedades, nuestra calidad de vida y nuestras libertades. Cada programa secular completo debe incluir la prohibición de símbolos religiosos en el público, incluidos los usados por los funcionarios. Esto no sólo es factible y razonable, es deseable y necesario para garantizar la neutralidad religiosa de la función pública. Debemos seguir criticando el esencialismo defendido por la ideología multiculturalista es decir la idea errónea de que la creencia religiosa y la pertenencia a una comunidad es una parte esencial e invariable de la persona, haciéndola prisionera de la comunidad en la que creció, y haciendo caso omiso de la libertad de conciencia.

Referencias

David Rand président, Libres penseurs athées

Traducción de José Arias

crucifijo Asamblea Nacional Quebec

Un crucifijo preside la Asamblea Nacional de Quebec

Archivos de imagen relacionados

  • crucifijo Asamblea Nacional Quebec
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...