Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.
Protestas contra el régimen iraní tras la muerte de la joven Mahsa Amini.Sedat Suna / EFE / EPA

[Irán] La rebelión del hijab

El régimen teocrático impuesto en Irán, que lo mismo obliga a rezar varias veces al día que proporciona drones a Rusia para que maten a ucranianos, tirita estos días ante la rebelión insólita de las siempre sumisas mujeres por el simple y comprensible hartazgo que les produce tener que llevar la cabeza cubierta, haga sol o diluvie, con el hijab que tapa su melena, el pañuelo tradicional que los ayatolás del chiismo musulmán consideran poco menos que sagrado como protector de las tentaciones contra la castidad.

La detención y encarcelamiento en septiembre de una joven que se arriesgó a salir a la calle descubierta, colmó la sumisión de algunas jóvenes universitarias -hartas como casi todas sus compañeras de tener que soportar tan absurdas obligaciones– y comenzaron pequeñas manifestaciones en las calles de Teherán, la capital, y otras ciudades que aumentaron con el apoyo de algunos hombres. La implacable policía religiosa las reprimió sin ningún tipo de contemplaciones, dejando ya varios centenares de muertos. Varias muchachas fueron detenidas, repudiadas por sus familiares más ortodoxos, expulsadas de las universidades y condenadas ante la opinión pública más sumisa.

El presidente del país, Ebrahim Raisi, siempre a las órdenes del líder supremo del Islam, Alí Jamenei -sucesor de Ruhollah Jomeini-, ordenó endurecer la vigilancia de las díscolas y el 14 de septiembre Mahsa Amini, de 22 años, ingresó en una comisaría de donde no volvió a salir con vida, aunque sí como heroína de la libertad. Las protestas se han venido repitiendo cada vez con mayor número de participantes y con ellas las agresiones y la tensión política que por primera vez, desde el derrocamiento del Sha, amenaza a la dictadura impuesta por la fe de los ayatolás que un simple pañuelo simboliza.

Total
4
Shares
Artículos relacionados
Total
4
Share