Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

La rebelión de las oficinas diocesanas antiabusos: “No hacemos absolutamente nada”

Este 7 de mayo se cumplen dos años desde que el papa Francisco pusiese su rúbrica sobre el motu proprioVos estis lux mundi, su inequívoca hoja de ruta contra los delitos de abusos sexuales cometidos en la Iglesia y que, en apariencia, ha sido bien acogida por los pastores de todo el mundo, pero que, en realidad, dejó desconcertados y sin cortinas de humo tras las que proteger y protegerse a no pocos. También en España.

Dependiendo de a quién se le pregunte, el balance de estos dos años en esta lucha contra “las amargas lecciones del pasado”, como las definió Bergoglio, varía entre lo positivo, por los pasos dados, o el insuficiente, porque apenas se ha hecho camino. Al primero se suben algunos obispos, no en vano hubieron de improvisar de la nada y en un año, tope fijado por el Papa, “uno o más sistemas estables y fácilmente accesibles al público” en donde cualquiera pudiese presentar una denuncia. Nacían así, con fórceps, las oficinas diocesanas contra los abusos y de atención a las víctimas.

El Papa firma su encíclica 'Fratelli tutti'
El Papa firma su encíclica ‘Fratelli tutti’

Al segundo parecer se abonan, precisamente, los que sostienen que esos entes diocesanos “no están haciendo absolutamente nada”. Una afirmación que tiene su valor porque procede de gente que trabaja en ellos, con más voluntad que medios y verdadero apoyo y convicción del pastor, y cuyos lamentos y quejas finalmente parece que han escuchado también en Añastro, tras meses de desconcierto, falta de directrices y de consignas episcopales de “arréglatelas como puedas”.

Maltrato a las víctimas

Incluso se ha dado el caso de oficinas diocesanas en donde a las víctimas que se allegan hasta ellas “se las trata de mala manera, sin cumplir las indicaciones del motu proprio, que son muy claras. Se nota que son oficinas que se han creado porque Roma urgió a los obispos a tomar medidas al respecto en el plazo de un año, pero donde no se está haciendo absolutamente nada, porque cada obispo lleva sus riendas como quiere y donde realmente no se ve voluntad episcopal de avanzar en esa cuestión”, comentan fuentes bien informadas.

Abusos sexuales en la Iglesia
Abusos sexuales en la Iglesia

Las más comprometidas y concienciadas hicieron llegar sus peticiones de “armonización” a la Conferencia Episcopal a través de diversos cauces, a veces en forma de lamento o desahogo. La apertura de las oficinas diocesanas contra los abusos hizo que muchas víctimas, animadas por el Papa, se atrevieran a dar el paso y demandasen de ellas lo que Vos estis lux mundi les había prometido. Y ahí comenzaron los problemas, los desencuentros y las peticiones de ayuda a Añastro.

Falta de transparencia

La prensa quería también saber. Y pedía datos. Infructuosamente. Y los medios de comunicación canalizaban las frustraciones de las víctimas que no se sentían atendidas ni acogidas, como demandaba Francisco. Y brotó la desconfianza de todos contra todos. Y, de ahí, de nuevo, la falta de transparencia, justo aquello contra lo que pedía luchar el Papa y que encabezaba, por si no se entendía, su motu proprio: “Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte (MT 5,14)”.

Aunque el punto de inflexión tuvo una puesta en escena dramática que, efectivamente, no pudo ocultar lo que era una evidencia: el descontrol, la desorganización, la falta de recursos y también la desidia con la que muchas oficinas diocesanas trabajaban, en parte también por esa colegialidad mal entendida desde Añastro (quizás como rechazo al intrusismo de décadas pasadas) de que cada diócesis es soberana y no rinde cuentas, sin comprender que lo que Francisco estaba reclamando también era una comunión de esfuerzo y servicio y que no valían excusas pastorales ni de pastor al respecto.

Luis Argüello
Luis Argüello

Sucedió el pasado 25 de febrero, durante la rueda de prensa de clausura de la Permanente, cuando un desarbolado secretario general, Luis Argüello, hubo de reconocer, ante las preguntas de la prensa, que “honradamente” no sabía el número de víctimas de abusos en España ni el de casos que había llegado hasta las oficinas diocesanas. Aquella mañana lo que se vio a las claras en lo alto de aquel monte que era la sala de prensa de la Casa de la Iglesia fue que, efectivamente, la Iglesia en España no estaba cumpliendo con lo que el motu proprio del papa Francisco estaba exigiendo.

La caída del caballo de Argüello

Y, aunque ya lo barruntaba, la nueva cúpula episcopal de la Conferencia, con Argüello a la cabeza, determinó que aquello no podía seguir así, dándose las espaldas Añastro a las diócesis y las diócesis a Añastro. Y había una forma de encauzarlo en previsión de algunos posibles recelos de algunos pastores: la creación de una oficina “de coordinación y servicio”, y que sirviese también de “cauce” comunicativo, incluso con las instituciones civiles, de la que se informó dos meses más tarde, al concluir la Plenaria de primavera. No pocos se sintieron aliviados.

El sacristán de Cieza
El sacristán de Cieza

Fue durante esa misma asamblea en donde, por primera vez, la Conferencia Episcopal ofreció datos (que ahora sí habían pedido específicamente a Roma, convencidos de que no podían seguir diciendo que no tenían cifras sin ahondar en un ridículo espantoso) de las denuncias a sacerdotes por abusos sexuales a menores desde el año 2001, resultando un total de 220 clérigos en veinte años, de los cuales 151 casos han sido ya resueltos y 69 siguen abiertos, como desglosó Argüello, contento de poder ofrecer algo a la canalla.

La caída del caballo de Argüello había dejado sentir pronto sus efectos. Lo reconocería el 9 de marzo, diez días después del varapalo mediático en la sala de prensa. Y desde esa misma sala, durante la presentación del libro “Una casa de cristal. El camino de la transparencia y el buen gobierno en la Iglesia”, mostró que la lección parecía aprendida: “La Iglesia tiene que dar cuenta, gobernar bien, tiene que ejercitar la transparencia y tiene que, humildemente, someterse también al control de las reglas del mundo en el que vivimos, pero siempre con una ligera sonrisa”.

Obispos que han querido comprar silencios

Algo más que una sonrisa se va a necesitar en esa oficina de coordinación. En esa misma presentación, citando una lectura que esos días tenía entre manos, Argüello dio otra clave muy necesaria para estos tiempos de descreimiento generalizado: “Hoy hablamos más de transparencia porque hay menos confianza”. Y la Iglesia, en España, es una de las instituciones que más rechazo genera en los últimos tiempos.

Por eso, recuperar esa confianza por parte de las víctimas es una labor que se presenta ardua, sobre todo cuando, como afirman quienes trabajan en estas cuestiones, “están llegando víctimas que afirman que han sido engañadas por los obispos”. Y esto tiene que ver con la propia veracidad de las cifras remitidas por Roma de clérigos españoles encausados por presuntos abusos, pues se señala que “la mitad son de casos antiquísimos. Hasta 2016-17, muchos obispos han engañado a las víctimas diciendo que habían iniciado el proceso y cuando ellas se ha cansado de esperar y de reclamar información, se han encontrado con que era mentira y no se había dado curso a su petición, ni se había comenzado el proceso ni mucho menos enviado el material a Roma”.Protestas de los ex seminaristas de La Bañeza Agencias

Por esta razón, “el dato de los 220 casos debe ser interpretado teniendo en cuenta que ha habido numerosas ocasiones en donde las víctimas no han sido atendidas y el de otras a las que los obispos directamente han intentado comprar su silencio”. Y precisamente, es en algunos “tipos” de pastor donde las fuentes consultadas sitúan “las mayores reticencias” para el buen funcionamiento de las oficinas diocesanas en la línea demandada por el Papa.

Continúa leyendo esta noticia en su fuente original, Religión Digital.

Total
1
Shares
Artículos relacionados
Total
1
Share