La procesión burlesca del ‘Santísimo Coño Insumiso’ llega a los tribunales

Una juez de Sevilla ha citado a declarar como imputados este jueves al secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT) en Sevilla, Miguel Sevillano, y al secretario de Organización de la CGT en Andalucía, Félix Cervera, por un presunto delito contra los sentimientos religiosos.

Fuentes del caso han informado a Europa Press de que la juez de Instrucción número 10 de Sevilla ha citado a declarar a ambos después de que la Asociación de Abogados Cristianos se querellara contra ellos por un delito contra los sentimientos religiosos en concurso con un delito de provocación a la discriminación, al odio y a la violencia por motivos referentes a la religión o creencias. Según CGT, los católicos denunciantes les piden tres años de prisión.

UN ANARCOFRADÍA MUY PECULIAR

Fue el 10 de abril de 2014 cuando la autodenominada Anarcofradía del Santísimo Coño Insumiso y el Santo Entierro de los Derechos Sociolaborales realizaba su salida procesional en Sevilla. Sin incienso, sin monaguillos y sin saetas. Pero con reivindicaciones. La Confederación General de Trabajadores (CGT) realizó una original protesta “contra la represión sindical” en la empresa de transportes Damas, con una procesión en la que sacaron a la calle un ‘Coño Insumiso’ vestido de virgen y un ataúd donde se hallaban los derechos sociales y laborales de los trabajadores.

La procesión discurrió desde la sede de la CGT hasta la Estación de Autobuses Plaza de Armas, donde se encuentra la empresa de autobuses Damas en Sevilla, responsable, según explicaron, de despedir a varias personas de su plantilla “por exigir el cumplimiento” de los derechos laborales básicos.

En la querella, consultada por Europa Press, dicha asociación relata que los hechos ocurrieron ese 10 de abril, cuando miembros del sindicato “convocaron, organizaron y realizaron” una manifestación titulada ‘Procesión del santísimo coño insumiso’ y del ‘santo entierro de los derechos socio-laborales’, que partió de la sede de la CGT en Sevilla.

Ya el 1 de mayo de 2014, se convocó nuevamente por la CGT una manifestación “semejante a la anterior”, indica la asociación, que añade que, en dichas manifestaciones, “se recreaban procesiones de Semana Santa, escenificadas en tono de burla”, todo ello “a ritmo de tamborada y presidida por el ‘paso’ de una vagina de plástico de un par de metros de altura a modo de Virgen, portada en andas”.

“MOFA” Y “ESCARNIO”

Además, y según la querella, “también se realizaron proclamas como que ‘hay que quemar la Conferencia Episcopal’ o ‘La Virgen María, también abortaría’”, todo ello “mientras la manifestación pasaba por delante de varias iglesias”.

La asociación indica que, “supuestamente, el objetivo de la manifestación era protestar por el despido discriminatorio hacia una mujer que trabajaba en una empresa, así como reclamar la mejora de los derechos sociolaborales, temas lógicos tratándose de un sindicato laboral”, pero“dichas reivindicaciones nada tienen que ver con la Iglesia Católica, y mucho menos justifican su escarnio, mofa e incitación a la violencia”.

CONCENTRACIÓN DE REPULSA

De su lado, la CGT ha emitido una nota de prensa en la que asevera que el escrito presentado por la acusación “solicita la aplicación de la pena máxima prevista para estos asuntos, en este caso de tres años de prisión, así como una multa de elevada cuantía, por algo tan subjetivo y anacrónico como es ofender los sentimientos religiosos”.

Por ello, ha convocado este mismo jueves, a partir de las 10,00 horas, una concentración de repulsa ante los juzgados del Prado de San Sebastián. “Tenemos que ser muchos los que ante estos ataques a la libertad de expresión digamos ¡basta ya! No entendemos cómo la justicia española del siglo XXI se presta a seguir el juego a estos señores que pretenden convertir a la judicatura para estos casos en un nuevo y renovado tribunal de la Inquisición”, asevera.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...