Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

La ONU denuncia que los islamistas y el Gobierno de Somalia reclutan a niños como soldados

Las milicias rebeldes niegan que el país sufra una hambruna, como sostiene Naciones Unidas Unicef alerta de que 780.000 menores morirán de hambre si no reciben ayuda urgente

La representante especial de Naciones Unidas en materia de niños y conflictos armados, Radhika Coomaraswamy, ha denunciado este viernes que tanto la milicia islamista Al Shabaab como las milicias afines al Gobierno Federal de Transición de Somalia están reclutando a niños como soldados, y ha alertado especialmente de la situación humanitaria que se vive en el campamento de refugiados de la ciudad fronteriza de Dadaab, en Kenia, que ha acoge a la marea de somalís que huyen de la guerra. A esta denuncia se suma la que también ha lanzado Unicef, que ha advertido de que 780.000 niños morirán en este país del Cuerno de África si no reciben ayuda urgente. Ante este dramático panorama, los islamistas de Al Shabaab niegan que el país sufra una hambruna, como sostiene la ONU.

Durante una comparecencia en la sede de Unicef en Madrid en la que ha repasado el trabajo de la ONU para atajar el alistamiento de menores en ejércitos, Coomaraswamy ha señalado que Somalia es "uno de los peores casos para los niños soldados" y ha asegurado que tanto Al Shabaab, vinculada a Al Qaeda, como los aliados del Gobierno de Transición reclutan a menores de edad, lo que ha derivado en una situación "terrible". A ello se añaden la extendida violencia sexual contra menores y, de forma específica, los matrimonios forzados.

Coomaraswamy no ha querido entrar a valorar la forma en que la hambruna que sufren algunas zonas de Somalia y que esta semana ha sido confirmada por la ONU puede afectar al reclutamiento. Sí ha alertado, no obstante, de que este alistamiento podría aumentar en el superpoblado campamento de Dadaab, uno de los mayores del mundo, por lo cual ha abierto un diálogo con el Gobierno keniano.

Naciones Unidas mantiene una estrategia con los países sospechosos de utilizar niños en conflictos armados en la que, por una parte contempla sanciones contra quienes incumplan los convenios internacionales, y por otra trata de llegar a pactos de colaboración con los gobiernos. Hasta ahora, la ONU ha logrado cerrar 12 acuerdos con distintos países –el último de ellos Chad este mismo año– y antes de que concluya 2011 podría concretar dos más con República Centroafricana y Birmania.

Confusión sobre el veto a las agencias humanitarias

Como buena noticia, "si es que se puede hablar de buena noticia", la enviada de la ONU ha citado el diálogo iniciado entre las agencias humanitarias y Al Shabaab, que había levantado su prohibición de que los organismos humanitarios pudieran repartir ayuda en las zonas bajo su control. Sin embargo, hay cierta confusión sobre este punto, ya que Alí Mohamud Rage, portavoz del grupo islamista que controla buena parte del sur y algunas zonas de la capital somalí, Mogadiscio, ha desmentido que haya permitido a las oenegés volver a trabajar en la zona.

Este portavoz de Al Shabaab ha calificado de "propaganda" la hambruna decretada por la ONU en Somalia y ha acusado a las agencias humanitarias de estar "implicadas en actividades políticas". A juicio de Rage la ONU exagera la severidad de la sequía que sufre el país. "La declaración de la ONU es totalmente errónea. Hay sequía, sí, pero la situación no es tan grave como ellos dicen", ha añadido el dirigente islamista, que ha insistido en que las agencias humanitarias tienen "otro objetivo" y las ha acusado de estar "politizando la situación".

En peligro de muerte

En Ginebra, Unicef ha elevado hasta 780.000 el número de niños en territorio de Somalia que corren el riesgo de morir de hambre si no reciben ayuda de manera urgente. "Estamos hablando solo de Somalia", ha subrayado la portavoz de la agencia, Marixie Mercado, que ha añadido que el número total de niños en situación de "malnutrición severa" en Somalia, Kenia y Etiopía se sitúa en estos momentos en 2,3 millones.

El dato supera al dado el martes por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que cifró en 500.000 los niños que afrontan "un inminente riesgo de muerte" en Somalia. La ONU declaró el miércoles la situación de hambruna en dos regiones del sur de Somalia, Bakool y Bajo Shabele, una circunstancia que no se daba en este país desde 1992.

Naciones Unidas ha insistido en las últimas horas en que estamos ante la "peor crisis alimentaria" de los últimos años y ha redoblado sus esfuerzos para que la comunidad internacional aporte los recursos financieros necesarios para hacerle frente. La organización ha pedido a sus estados miembros 1.900 millones de dólares para ayudar a Etiopía, Kenia y Somalia, pero de esa cantidad solo se ha financiado hasta la fecha menos de la mitad. "Tenemos un agujero de 1.000 millones de dólares", dijo el jueves la subsecretaria general para Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), Valerie Amos, que advirtió de que la crisis va para largo.

Dos soldados del Gobierno de transición montan guardia en el campamento de refugiados de Badbaado, el 20 de julio, en Mogadiscio. STUART PRICE / African Union-Un | EFE

Archivos de imagen relacionados

  • soldados somalia

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Total
0
Share