La Junta entrega al Obispado otros 400.000 euros para el Museo de Semana Santa de Leon y supera los 2 millones

El entonces alcalde de León, Antonio Silván; el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones; el obispo de León, Julián López y el ecónomo diocesano y presidente de la Fundación, Pedro Puente, en la firma del acuerdo.

La consejería de Suárez-Quiñones destinará la quinta anualidad para pagar en total casi la mitad del arreglo de la sede ante la Catedral, a pesar de que el Obispado contrata ‘a dedo’ estas ayudas, así como las recibidas del PP en el Ayuntamiento y la Diputación. En total, todo el dinero público pagará al menos el 56% de la obra en el Seminario Mayor.

El Gobierno autonómico de la Junta de Castilla y León, formado por Partido Popular y Ciudadanos, ha ‘bendecido’ este jueves la entrega a una fundación del Obispado de León de otros 400.000 euros públicos para la reforma de la sede en un edificio eclesiástico de lo que en breve será el Museo Diocesano y de Semana Santa de León.

El Consejo de Gobierno ha autorizado esta mañana la concesión directa de otra subvención por esa abultada cuantía a la Fundación Museo Diocesano y de Semana Santa de León, siendo ya la quinta anualidad de la misma cifra que entrega la Consejería de Fomento y Medio Ambiente que preside el leonés consejero Juan Carlos Suárez-Quiñones. Hay que sumar una sexta partida de otros 30.000 euros aprobados el año pasado, cuyo destino no se concretó.

Al margen de la Ley de Contratos

En total, las aportaciones autonómicas suman ya algo más de 2 millones de euros siempre en entregas directas, con las que, además, el Obispado leonés puede contratar a dedo, sin ceñirse en absoluto Ley de Contratos del Sector Público y por lo tanto contratando casi siempre a empresas recurrentes, como denunció iLeon.com en una investigación en el año 2018, y a pesar de que el Obispado garantizara después que «se cumple la Ley» a pesar de trocear todos esos contratos, como admitía hacer.

Detalle de la cúpula que ha cubierto el patio del Seminario Mayor del Obispado, futura sede del Museo. / Peio García / ICAL

Detalle de la cúpula que ha cubierto el patio del Seminario Mayor del Obispado, futura sede del Museo. / Peio García / ICAL

Pero no ha sido la de la Junta la única aportación económica a fondo perdido y sin control posterior del dinero público: el Ayuntamiento de León bajo Alcaldía del PP entregó otro medio millón de euros más, como se había comprometido el alcalde Antonio Silván a la firma del convenio inicial en 2016, e incluso la Diputación entonces gobernada por el popular Juan Martínez Majo puso otros 200.000 euros más sin estar recotidos en acuerdo alguno, a pesar de que el nuevo Museo, que no es sólo de Semana Santa sino que sustituye al Diocesano, se ubica fuera del ámbito competencial de la institución provincial.

Más del 56% de la inversión

Con todas las aportaciones de dinero público, la cuenta final suma 2,7 millones de euros a la Fundación del Obispado leonés para la conversión en museo de parte del antiguo Seminario Mayor. Es decir, que respecto a un presupuesto total de 4,8 millones de euros que reconoce hoy de nuevo la Junta en una nota de prensa, las instituciones gobernadas por la derecha han entregado más de un 56% del total de la inversión.

En el caso de la Junta, deja claro que sus más de 2 millones salen de la línea de subvenciones a entidades sin ánimo de lucro para la rehabilitación y restauración de edificios y espacios urbanos que forman parte del patrimonio arquitectónico de interés de la Comunidad y que desarrolla la Dirección General de Vivienda, Arquitectura y Urbanismo.

Obligados por 50 años

En base al convenio en vigor, la Fundación Museo Diocesano y de Semana Santa de León que preside el responsable económico de la diócesis leonesa, Pedro Puente, tiene que mantener el uso de museo durante 50 años, tiempo a partir del cual ya podría emplearlo para otro fin, a partir del año 2066.

Colocación de la primera piedra del Museo Diocesano y de Semana Santa, con el obispo de León, Julián López, bendiciendo ante el consejero Juan Carlos Suárez-Quiñones, el alcalde Antonio Silván, la subdelegada del Gobierno, Teresa Mata, y otras autoridades locales, autonómicas y eclesiásticas. / Peio García / ICAL

Colocación de la primera piedra del Museo Diocesano y de Semana Santa en 2016. / Peio García / ICAL

Mientras, el Obispado confirma que cobrará todas las entradas al Museo, argumentando los futuros gastos de mantenimiento. Eso será cuando abra al público el Museo, cuyas obras se prevé que culminen en escasas semanas para, a continuación, comenzar a ‘llenar’ con obras cedidas por las cofradías y hermandades después de la celebración de la Semana Santa de abril.

Apenas 10.000 euros de donativos

La Fundación de Puente no ha detallado nunca las aportaciones privadas que asegura haber recibido, incluso de alguna importante empresa que, según afirma, prefiere el anonimato. Pero lo que sí censuró es la escasa implicación social y empresarial con la campaña de donativos que se puso en marcha para financiar el Museo de Semana Santa, anunciada a bombo y platillo en el Auditorio de León, y que apenas sumó 10.000 euros.

Las obras, con proyectos diferentes y solapados en virtud del dinero público que las instituciones iban entregando, se han ido repartiendo en reformas en sus cuatro plantas, organizadas en torno a un patio central rodeado por un amplio claustro que estaba abierto y fue cubierto por una compleja estructura.

El museo, admite también la Junta en una nota de prensa, no ocupará todo el edificio, «únicamente la zona correspondiente al patio y las plantas baja y primera del mismo, con entrada por la calle Mariano Domínguez Berrueta».

Más subvenciones

Por pura coincidencia, el Consejo de Gobierno de hoy ha aprobado otras tres subvenciones de 10.000 euros cada una a entidades de carácter socio-sanitarios, «encaminadas a subvencionar varias actividades preventivas y de educación para la salud», una de las cuales ha recaído en la Fundación Secretariado Gitano que también preside el ecónomo Pedro Puente.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, visita una vivienda rehabilitada destinada a alquiler social en el marco del convenio firmado con el Obispado de León. Junto a él, el vicario episcopal de Asuntos Económicos y Sociales, Pedro Puente. / Carlos S. Campillo / ICAL

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, y el vicario episcopal de Asuntos Económicos y Sociales del Obispado, Pedro Puente. / Carlos S. Campillo / ICAL

Servirán, insiste el Gobierno autonómico, para financiar «programas preventivos y de educación saludable dirigidos a las minorías étnicas, orientados a eliminar o reducir las desigualdades en salud existentes entre dichas minorías y la sociedad en general».

Las otras dos ayudas económicas han sido para la Asociación Celiaca de Castilla y León (Acecale) y la Federación Castellano Leonesa de Laringectomizados (Fecafel).

Otra vía de financiación de bienes eclesiásticos con la que ha contado el Obispado leonés son las subvenciones de la Consejería de Fomento al arreglo de antiguas casas de curas en la provincia, en sólo cuatro de las cuales ya se gastó casi 240.000 euros con la única obligatoriedad para la Diócesis de que se dediquen a alquiler social por cuatro años, a partir de los cuales también recuperará el Obispado su uso.

En total, la Junta confirma que se hace cargo de ocho en la provincia leonesa dentro del lo que denomina Programa de Vivienda Social de Castilla y León.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...