La Junta de CyL y Caja Burgos invierten 3,5 millones de euros en una parte de la restauración del Monasterio de San Juan de Ortega

Tras más de siete años de trabajo, el Monasterio de San Juan de Ortega, uno de los grandes hitos del Camino de Santiago a su paso por la provincia burgalesa, luce ya en todo su esplendor gracias a un conjunto de obras de rehabilitación que han permitido sacar «de la ruina» al famoso espacio monacal. Una intervención que permitirá que a lo largo de los próximos años -y en vista a 2021-, pueda albergar un espacio de retiro y de hospedaje «de largo plazo», en el que seguir los valores tradicionales de los hospitales de peregrinos del medievo.

El director de Patrimonio de la Junta de Castilla y León, Enrique Saiz, fue el encargado de presentar ayer los resultados de los trabajos iniciados en 2009, tras la firma de un convenio de colaboración entre la extinta Caja de Burgos y la Junta de Castilla y León para remodelar uno de los espacios más visitados de la Ruta Jacobea. En total, la inversión supera los 3,5 millones de euros. En la visita Saiz estuvo acompañado por el director de la Fundación Caja de Burgos, Rafael Barbero; y el responsable del Cabildo Catedralicio, Andrés Picón.

Todos ellos pudieron comprobar los trabajos realizados. Entre otros, se ha conseguido remodelar el Claustro de los Jerónimos del siglo XVI, gracias a un trabajo de rehabilitación «que ha salvado de la ruina» el espacio más espacioso de todo el monasterio. «La mayor parte edificio estaba en ruinas, y con una de sus pandas totalmente arruinada y vencida», recordó Saiz.

Eliminada la amenaza
De ahí que la actuación haya eliminado la amenaza de demolición consolidando los restos originales y recomponiendo las otras zonas», aseveró Saiz, quien explicó que, además, se han llevado a cabo pequeñas rehabilitaciones en muros de piedra interiores y exteriores.

Las barreras arquitectónicas también se han eliminado al haber incluido en el conjunto ascensores y rampas para que personas con discapacidad física puedan acceder al interior del monasterio.

Asimismo, se ha preparado el edificio «para que sea comprendido» y pueda ser visitado en el futuro. En este punto, los responsables indicaron que se preparan diferentes exposiciones o jornadas de cara a poner en valor este espacio monacal, famoso por acoger el llamado ‘Milagro de la Luz’. «Cabe la posibilidad de que el monasterio acoja actividades de voluntariado recogiendo ese espíritu jacobeo», analizó el director de Patrimonio.

Espacio de tránsito
Picón adelantó que la Fundación Diper se encuentra «interesada en poner en marcha un proyecto de retiro y hospedaje a largo plazo», para personas «que ya han concluido su peregrinaje en la vida y se encuentran solas». El objetivo es ubicar una zona de hospedería en el interior «con el fin de tener un servicio del Camino para los peregrinos que quieran tener unos días de descanso o reflexión», así como otra zona para aquéllos que quieran pasar su vida en «este lugar de convivencia».

El Monasterio de San Juan de Ortega se encuentra ubicado al Este de la provincia de Burgos y cercano a la Comunidad de La Rioja. Su característica de lugar de paso es uno de los motivos por los que cada año el templo recibe la visita de decenas de personas, muchas de ellas durante el conocido como ‘Milagro de la luz’. El fenómeno se descubrió en los años 70 después de que se ejecutasen unas obras de restauración en el coro del templo, que posibilitaron la visión del efecto. Fue precisamente el párroco de aquellos años, Miguel Alonso, quien después de pasar largas horas dentro del templo descubrió que ‘algo pasaba’.

Más tarde, fueron las comprobaciones realizadas por un historiador las que dieron al capitel románico, construido en el siglo XII, la fama que arrastra hasta el día de hoy, al recibir el rayo directo del sol sobre sus figuras en los equinoccios de primavera y verano. en los meses de marzo y septiembre.

Desacuerdo del Consistorio local
Sin embargo, el alcalde pedáneo de la villa, José Manuel Pérez, criticó que la inversión haya sido «para crear una infraestructura de hostelería, turística y asistencial con capital público en su mayor parte, todo ello para una infraestructura de propiedad privada de cuya titularidad ni posterior gestión ni siquiera participa la Junta».

Denuncia, además, la falta de una zona de aparcamiento o la depuradora, también parte del proyecto, mientras que sí se han creado nuevos accesos alterando la composición del BIC, para dar forma a lo que, por lo visto, será un centro asistencial».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...