La Inquisición actúa de nuevo

Ahora es Bono el blanco de las miradas de los obispos. Parece que van a por él. ¿Motivo? Es católico y ha aprobado, con la mayoría del Congreso de los Diputados, la actualización de la Ley del aborto.

Los obispos ya dijeron que se les podría negar la comunión a quienes votaran esa Ley siendo católicos. Y ahora van a por él.

De nuevo la hipocresía de unos obispos que atacan a una personalidad católica porque es socialista.

Tienen frágil memoria. Ya no recuerdan que el Gobierno que presidía Aznar (al parecer también católico) mantuvo durante 8 años la ley del Aborto. Y en su mandato se practicaron más de 500.000. Ni entonces los obispos sacaron a sus huestes a la calle contra el Gobierno, ni condenaron y negaron la comunión a los numerosos miembros de aquel gobierno, que todos recordamos, en su mayoría católicos practicantes.

Es ahora. Sólo con Bono, que se declara católico y es socialista. Está claro que en la calle Añastro saben muy bien lo que es hacer política aunque ellos lo nieguen. No se entienden si no estas tremendas diferencias que se hacen con unos y con otros.

Para decirlo claramente: si niegan la comunión al Sr. Bono, tendrían que hacer lo mismo con el Sr. Aznar y la mayoría del equipo de Gobierno de aquellos 8 años.

¿O es que para nuestros obispos los abortos de ahora son más abortos que los de entonces?

Deben ser un poco más imparciales y objetivos. Los ciudadanos españoles están viendo muy claramente que, sistemáticamente, los obispos apoyan a gobiernos conservadores y atacan a los socialistas.

Es decir: caen donde nunca debieron de caer: en hacer política partidaria.

Los responsables episcopales de la nota de prensa enviada al diario El Mundo, respondiendo a la entrevista de Bono, debieran de dimitir de inmediato.

Juan Cejudo es miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...