Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

La iglesia católica se refugia en Asia y África para frenar la sangría de fieles y clero en Europa

El Viejo Continente sigue viendo cómo disminuye el número de creyentes, sacerdotes, seminaristas y religiosas; la crisis comienza a llegar a América, mientras que el continente africano es el único que resiste en todas las estadísticas, publicadas en el Anuario de la Iglesia católica.

Europa está dejando de ser católica. O, al menos, eso apuntan los datos oficiales del último anuario estadístico de la Iglesia católica, publicado por la Santa Sede y elaborado por la agencia para las Misiones (Fides). En el mismo, con datos a 31 de diciembre de 2019, se observa cómo el Viejo Continente desciende en número de fieles (292.000 menos, un 0,05% menos), seminaristas (una caída de 630, el 3,9% menos), sacerdotes (2.608 menos, -1,5%) y, especialmente, monjas, con 7.400 menos (-3,4%).

De hecho, si no fuera por el empuje de África y, en menor medida, de Asia, los católicos en el mundo serían menos. Tanto Europa como América, tradicionales graneros de vocaciones y de práctica religiosa, están dejando de ser centrales en la vida de la Iglesia católica que, no obstante, sigue siendo la confesión religiosa más importante (numéricamente) de la Tierra, con 1.344,4 millones de fieles (15,4 millones más que en 2018, una subida del 1,14%), que representan el 17,74% de los habitantes del globo, una centésima menos que el año anterior, cuando estaba en el 17,73%. Una de cada seis personas en el mundo es católica.

Aunque los datos son especialmente malos en Europa, lo cierto es que América, aunque sigue subiendo en número de bautizados, baja en sacerdotes religiosos y especialmente en seminaristas. Latinoamérica, el tradicional vivero de vocaciones religiosas de personas que acaban viniendo a España, parece vivir una crisis inesperada, más aún en tiempos del primer Papa latinoamericano de la historia de la Iglesia.

África es, con 8,3 millones, el continente que más bautizados añade a la Iglesia universal, seguida de América (5,3 millones más), Asia (1,9 millones más) y Oceanía (118.000 fieles más). Europa es el único continente que tiene menos católicos que en 2018, según los datos oficiales, que no obstante señalan cómo el número de católicos por sacerdote ha aumentado, lo que quiere decir que cada cura debe ocuparse de más fieles. El exceso se observa especialmente en América, Oceanía y Europa.

Faltan curas, seminaristas y monjas

Estos tres continentes van hacia abajo en el número de vocaciones, algo especialmente preocupante en América, que hasta la fecha se mantenía en alza en número de sacerdotes y seminaristas. Ahora, aunque el número total de clérigos en el mundo ha aumentado mínimamente (hay 414.336 curas, 271 más que en 2018), la disminución es considerable tanto en Europa (2.608 menos) como en América (690 menos).

En cuanto a los aspirantes al sacerdocio, el número global desciende en 1.822 unidades, estableciéndose en 114.058 seminaristas, entre mayores y menores. Solo África tiene un aumento de vocaciones (509 más), mientras que Asia (898 menos), América (750), Europa (630) y Oceanía (53) ven cómo cada vez son menos los hombres llamados al celibato y la vida consagrada.

Tampoco parece que haya relevo generacional en la vida consagrada. Actualmente, las religiosas son 630.099 en todo el mundo, 11.562 menos que en el anterior informe (un descenso del 1,8%). La su edad media, además, supera los 65 años, y entre las europeas la pérdida es netamente superior a la de África (835) o Asia (599). El descenso es especialmente preocupante en Europa, con 7.400 monjas menos, y América, con una disminución de 5.315 religiosas. En España, cada tres días cierra un monasterio.

La crisis también alcanza a los religiosos no sacerdotes, que por séptimo año consecutivo siguen descendiendo en su número, hasta colocarse en la frontera de los 50.000 (50.295 en concreto, 646 menos que el año anterior). Como en el resto de gráficas, Europa y América capitalizan el descenso, con 236 y 390 monjes menos. Una vocación que solo aumenta, y levemente, en África, con 89 frailes más.

También descienden los catequistas, que todavía conforman un ejército de formación de niños y jóvenes, con algo más de tres millones. América, con 15.651 menos, y Europa, con 5.658 menos, son los continentes que más se están vaciando de formadores.

Total
2
Shares
Artículos relacionados
Total
2
Share