Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.
El antes y el después de la placa ubicada en el exterior de la basílica.

La hermandad de la Macarena borra de su basílica la última referencia a Franco

La corporación difumina la mención al dictador en una lápida conmemorativa que, con motivo de la coronación canónica de la imagen en 1964, se colocó en la fachada exterior de entrada al templo

La hermandad de la Macarena ya ha cumplido con todos los pormenores de la Ley de Memoria Histórica. Si el 2 de noviembre del año pasado sacó de su basílica los restos del general golpista Gonzalo Queipo de Llano y del auditor de guerra Francisco Bohórquez Vecina, que ocupaban lugares preeminentes en el templo, y a renglón seguido retiró una placa en honor del primero, ahora ha terminado con el último reducto franquista que quedaba: una lápida en la que se hacía mención al dictador colocada en la fachada exterior de la iglesia.

La gran placa se colocó para recordar que el 31 de mayo de 1964 la Virgen de la Esperanza fue coronada canónicamente por el cardenal José María Bueno Monreal, una ceremonia que tuvo lugar en la catedral hispalense. El texto apunta que actuaron como padrinos el Ayuntamiento de Sevilla y la comunidad de Hermanas de la Cruz, y tiene un último párrafo que es en el que se cuela el dictador: “Realzó con su presencia tan solemne ceremonia su excelencia el jefe del Estado y generalísimo de los ejércitos D. Francisco Franco Bahamonde y el Gobierno de la nación española”.

En este caso, la hermandad ha tirado por lo práctico y, en vez de retirar la lápida, ha optado por difuminar este último párrafo, que es el único que contraviene la Ley de Memoria. De esta manera, todo sigue en su lugar pero no se puede leer la mención a Franco.

La placa se ubica en el atrio de entrada a la basílica una vez salvada la reja perimetral de acceso, en la fachada frontal del templo. Su ubicación es en un lugar preferencial, pero su posición bastante elevada propicia que no muchos reparen ni en ella ni en su texto.

Como ya hizo con la exhumación de Queipo de Llano, la hermandad no ha anunciado el borrado del párrafo, aunque el año pasado sí avanzó que iba a eliminar esta mención a Franco. En esta ocasión ha trascendido por una publicación en X de Luis Felipe Utrera-Molina, hijo del exministro franquista José Utrera-Molina, que ha cargado con dureza contra la corporación: “Así borra la hermandad de la Macarena la historia de España. Una vergüenza. Una suprema mezquindad”. “La indignidad del hermano mayor y de la Junta de gobierno me llena de vergüenza como macareno”, apostilla.

Críticas ultras

El hermano mayor de la Macarena, José Antonio Fernández Cabrero, ya fue muy criticado el año pasado desde sectores ultraconservadores por no oponerse a la salida de los restos de Queipo de Llano y garantizar en todo momento que su corporación iba a cumplir con lo que dictaba la Ley de Memoria. Este último coletazo también ha desatado la indignación ultra, a la que Utrera-Molina ha contribuido recordando que “el hermano mayor se llenó de indignidad con sus declaraciones deseando que se hiciera” la exhumación del general golpista.

Ubicación de la lápida en la fachada frontal de la basílica.

De esta manera, y tras años soportando reproches por su inacción ante la presencia de varios símbolos inconstitucionales en la basílica, la hermandad ha procedido a actuar como dijo que lo haría en cuanto hubiese una ley que le instase a ello. Previamente, de la capilla lateral en la que se ubicaba la tumba de Queipo de Llano (responsable de 45.000 muertes en Andalucía) se había ido retirando toda la parafernalia franquista hasta figurar únicamente como hermano mayor honorario de la corporación, razón por la que fue enterrado allí en agradecimiento a su activa implicación en la construcción de la basílica.

La tumba de Francisco Bohórquez Vecina, por su parte, ocupaba un lugar aún más destacado a los pies del altar mayor en el que se ubica el camarín de la Esperanza Macarena. También general y mano derecha de Queipo de Llano, fue nombrado hermano mayor un mes antes del golpe de Estado de 1936, y como auditor de guerra fue el encargado de ratificar las sentencias (muchas de ellas a muerte) de los tribunales militares montados por el responsable de la represión de los golpistas en Andalucía.

Total
0
Shares
Artículos relacionados
El Regimiento de Artillería Antiaérea de Canarias RAAA 94 realizó una ofrenda floral a la Virgen del Pino en Teror
Leer más

Autoridades públicas en actos religiosos

De España: De otros países:
Total
0
Share