Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

La derecha presume de cristiana

Más de una vez me he referido a la falta de ética y a la hipocresía dominante en el capitalismo. Ahora, con motivo de la Navidad, destacados representantes del capitalismo en el mundo de la política han vuelto a hacer gala de su hipocresía y su cinismo. Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado han recordado que la Navidad es una fiesta cristiana, en la que se celebra el nacimiento de Jesús de Nazaret, y ellos se presentan como mantenedores de ese carácter cristiano y desde ese punto de vista enfocan la celebración de la Navidad.

Pero la sociedad que ellos defienden no tiene nada de cristiana; está en las antípodas de lo que predicó Jesús. Este dijoque no se podía servir a Dios y a la riqueza, pero ellos defienden una sociedad totalmente volcada en la búsqueda de la riqueza y sometida al imperio del capital. Jesús dijo ‘ama a tu prójimo como a ti mismo‘, pero en el capitalismo la norma no es el amor sino la competencia: tu prójimo es un adversario con el que tienes que luchar implacablemente en la búsqueda de la riqueza, y en esta lucha todo vale. Con ellos las diferencias entre pobres y ricos que se dan dentro de nuestras fronteras se profundizan más y más.

Y más allá de esas fronteras, les importa un rábano la miseria a la que están sometidos millones y millones de seres humanos. No solo no les importa, sino que defienden unas políticas económicas en que los países más pobres son explotados sin contemplaciones por las grandes multinacionales de las naciones ricas. Se aprovechan de las riquezas naturales de los países empobrecidos y, cuando surge un líder o una fuerza política que quiere evitar esa explotación y que las riquezas del país sirvan para beneficio de sus habitantes, rápidamente fomentan una oposición radical, incluso dan un golpe de estado para promover gobiernos que sigan permitiendo una explotación despiadada de esos países. Y cuando gente de esos países trata de huir de la miseria en que la economía capitalista les ha hundido, se les rechaza como a invasores que vienen a aprovecharse de la riqueza que ‘nosotros’ hemos creado.

Pues cuando así están las cosas, Pablo Casado se ha atrevido a decir que estamos «en un país cristiano, en una civilización occidental». Según uno de los medios de comunicación más destacados de la derecha, el diario ABC, «el líder del PP ha afeado a Sánchez que no felicite la Navidad a los ciudadanos, en un país cristiano, cuando lo que significa esa fiesta es precisamente el nacimiento de Jesús”.

Todavía más explícita ha sido Isabel Díaz Ayuso que, durante la inauguración del tradicional Belén de la Real Casa de Correos, pronunció un discursoen el que mostró una sorprendente y polémica exaltación del catolicismo. 

«Con el nacimiento de Cristo medimos los siglos y se funda nuestra civilización. Dios se hizo hombre, por eso desde el Cristianismo celebramos el hecho de ser humanos.

Por eso en la Comunidad de Madrid celebramos la Navidad y celebramos este maravilloso Nacimiento. Paz en la tierra a todos los hombres de buena voluntad. Paz y Amor. Feliz Navidad y bien hallados a este Belén que es de todos». 

Paz en la tierra… y si hay gente matándose con las armas que nosotros les vendemos, es porque no tienen tan buena voluntad como nosotros.

Según el mismo diario, a los diputados y diputadas de la izquierda “no les ha gustado que Casado hable de la Navidad como fiesta cristiana. Y menos aún que dijera que España es un país cristiano. Los rumores se extendieron por las bancadas”.

Yo siento que por las bancadas de la izquierda lo único que se extendieran fueran rumores y no una respuesta contundente. La cosa se explica porque la izquierda tradicionalmente se ha llevado muy mal con la iglesia católica, debido a que a lo largo de los siglos la jerarquía eclesiástica ha ido dando totalmente la espalda al mensaje de Jesús, a su rechazo a la ambición de riqueza y su llamada al amor fraterno. Esa jerarquía se ha convertido en uno de los grandes poderes de unas sociedades injustas y desiguales.

Pero hoy las cosas han cambiado, ya no hay una Inquisición que elimine a las voces críticas con las posturas de la jerarquía, y han surgido movimientos como la Teología de la Liberación, y últimamente el mismo Papa Francisco, que promueven una sociedad claramente anticapitalista. Pero una gran parte de la izquierda tiene un pensamiento muy anquilosado, lo cual permite que la derecha manipule y se apropie del sentimiento religioso, que todavía es muy amplio en la sociedad española.

Antonio Zugasti

_________________

*Los artículos de opinión expresan la de su autor, sin que la publicación suponga que el Observatorio del Laicismo o Europa Laica compartan todo lo expresado en el mismo. Europa Laica expresa sus opiniones a través de sus comunicados.

Total
6
Shares
Artículos relacionados
Total
6
Share