La Consejería de Educación de la Junta de Andalucía defiende ahora la celebración de procesiones escolares en los colegios públicos

En la provincia de Sevilla han sido «decenas y decenas los colegios que han contactado con nosotros sobre la prohibición de las procesiones de Semana Santa en los colegios en horario lectivo», Así se expresa una de las personas que forman parte de Sevilla Laica, María Dolores González a ABC.

Esta plataforma ha conseguido que se suspendan las procesiones que se habían programado para los próximos días en centros educativos de la provincia de Sevilla.

«No sólo es en el de Guillena o en el de Mairena, hay muchos padres de varios colegios que se han puesto en contacto con nosotros diciéndonos que se sienten discriminados porque en el colegio se organizan procesiones de Semana Santa en la que participan alumnos de Religión y que se discriminan a los que han elegido la asignatura Valores Sociales y Cívicos en horario lectivo», explica González.

De hecho, es la propia Inspección educativa la que determina que estas actividades no pueden celebrarse en horario escolar, «al entender que discrimina a los alumnos que no estudian Religión», una medida contraria al artículo 21 del Estatuto de autonomía, que establece el carácter laico de la enseñanza pública

En concreto, esta plataforma ha conseguido que la procesión prevista en el colegio Giner de los Ríos de Mairena del Aljarafe quede anulada.

Estas procesiones tiene un carácter totalmente confesional y si se realizan «se han de circunscribir al aula de Religión, como señala la Inspección educativa».

«No queremos prohibir nada», asegura a ABC esta representante de Sevilla Laica, quien asegura que «muchos padres no denuncian estos casos por miedo a que lo señale los propios padres».

«Muchos colegios han llegado a suspender estas procesiones que estaban previstas», explica Dolores González, quien asegura que en muchos casos «se ha generado un debate entre el director del centro y el jefe de estudios, quienes diferencian en sus posiciones al respecto»

Hace dos años, en Córdoba también se denunciaron varios casos. Entonces, la organización Andalucía Laica denunció ante la Inspección educativa a colegios públicos que habían organizado procesiones infantiles en el marco de las actividades relacionadas con la Semana Santa.

Para el colectivo, «la escenificación religiosa en el ámbito escolar es impropia y tan absurda como dar un mitin político a los niños. Y es, en su opinión, contraria al artículo 21 del Estatuto de autonomía, que establece el carácter laico de la enseñanza pública», según expuso en su día la asociación en un escrito remitido a los consejos escolares de la comunidad.

Andalucía Laica consideraba entonces que multitud de colegios públicos andaluces se pliegan, dice, ante el grupo de presión católico y su objetivo de evangelización infantil cuando llega Semana Santa. Aunque apunta que los casos son numerosos, formalmente sólo ha denunciado ante la consejería de Educación a tres centros escolares ubicados en las provincias de Sevilla, Cádiz y Huelva.

La razón esgrimida para hacerlo es que las procesiones son primordialmente manifestaciones de adoración religiosa, por lo que los colegios incumplen, a su juicio, el principio de neutralidad y vulneran derechos del alumnado recogidos en el reglamento orgánico de la educación pública.

La Junta defiende su celebración

Por su parte, la Consejería de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía ha querido aclarar, al hilo de informaciones publicadas sobre la suspensión de la simulación de un acto procesional de Semana Santa en varios centros educativos de la provincia de Sevilla, que «el servicio de Inspección educativa ha informado favorablemente sobre la realización de esta actividad y en ningún momento ha emitido informe en contra de su celebración».

En un comunicado, la Consejería recalca además que «la actividad cuenta con la cobertura legal exigida por la normativa en vigor», de forma que «está diseñada por profesorado del centro, aprobada a propuesta tanto del equipo de ciclo como del directivo, así como por el Consejo Escolar, y contempla otra actividad alternativa para atender educativamente al alumnado que no participe en ella».

Desde la Junta explican que esta actividad «se contempla como complementaria –tiene un carácter diferenciado de las propiamente lectivas por el momento, espacios o recursos que utilizan–, y se circunscribe a la materia de Religión católica, que forma parte del currículo de Educación Infantil y Primaria».

El consejero ha comentado que «ha salido algún caso concreto» que ha sido demandado, y «cuando ha habido malestar por parte de cierto sector, eso se ha demandado y entonces es cuando interviene la Inspección a través de la Delegación, y tratan de resolver esa situación», que «normalmente se resuelve de una manera interna y es el propio proyecto educativo del claustro de profesores el que resuelve esto», según ha abundado Imbroda.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...