Izquierda Unida – Portillo toma La Palabra defenderá hoy en el pleno municipal una moción ‘Por un municipio laico’

El grupo municipal de Izquierda Unida – Portillo toma La Palabra defenderá hoy en el pleno ordinario, que se celebra en el Ayuntamiento de la villa desde las 20:00 horas, una moción que bajo el título ‘Por un municipio laico’ defiende que el Ayuntamiento de Portillo declare su compromiso con el laicismo del Estado y de las Administraciones Públicas y que se tomen todas las medidas necesarias para defender el laicismo del Ayuntamiento de la localidad.

Estos dos acuerdos que se proponen al pleno se sustancian en una breve introducción en la que entre otras cuestiones se recuerda el carácter aconfesional del Estado Español recogido en la Constitución Española. El portavoz del grupo municipal, Jorge López, como firmante de la moción manifiesta “que una institución democrática como este Ayuntamiento debe defender, sin ambigüedades, la laicidad de las Administraciones Públicas, rechazando todo tipo de injerencias dogmáticas sobre el Estado de derecho o de imposiciones morales al conjunto de la sociedad”.

Tras formular la introducción y los acuerdos que a adoptar la moción pasa a desglosar las medidas que desde el consistorio portillano habría que articular para llegar a esa laicidad.

En primer lugar  la formación de izquierdas aboga por “suprimir todo tipo de simbología religiosa en los actos oficiales y en los espacios de titularidad pública que dependan del Ayuntamiento” añadiendo que éste no promoverá ritos ni celebraciones religiosas de ningún tipo.

La segunda de las aportaciones es que los actos oficiales serán exclusivamente civiles, sin connotaciones religiosas o ideológicas de cualquier naturaleza. A este respecto se añade que “ninguna autoridad pública o funcionario participará, en calidad de tal, en actos de carácter religioso”.

El tercer punto sobre el que IU quiere hacer pivotar esa laicidad municipal es que los miembros de la corporación local y el personal al servicio de la administración municipal no mostrarán, en el ejercicio de su cargo o de sus funciones, ningún gesto de sumisión o veneración de personas o imágenes religiosas. Este tercer punto va más allá y en él también se cita que los representantes eclesiásticos de cualquier confesión no serán invitados, en calidad de autoridad pública, actos a actos civiles. El que todos los edificios e instalaciones dependientes de la administración local estén exentos de cualquier tipo de simbología religiosa o de otra naturaleza ideológica particular, “para cumplir con los principios de separación y neutralidad de la administración pública”, es el cuarto de los puntos que se propone. Como quinto aspecto se incluye que no se done, ni facilite suelo público, ni locales, ni se conceda financiación pública o exenciones fiscales municipales para la instalación de infraestructuras o realización de actividades a ninguna confesión o institución religiosa.

Así mismo las confesiones religiosas –añade la propuesta en este punto- vendrán obligadas a pagar todos los impuestos municipales, incluido el de Bienes Inmuebles (IBI), que se deriven de su actividad, ya sea de carácter religioso o mercantil.

Como sexta medida a implantar en Portillo, IU propone que el Ayuntamiento facilite que las ceremonias civiles -acogida, matrimonio y funerales- se puedan celebrar, sin obstáculos, dando a la ciudadanía todo tipo de facilidades para ello y poniendo la adecuada infraestructura pública. Para las ceremonias de acogida se elaborará un Reglamento específico de acogida ciudadana y civil y su ceremonia para todos las personas nacidas en el municipio y cuyas familias lo soliciten. Para los funerales, en los cementerios públicos, que serán civiles y en los tanatorios públicos o de gestión privada, se asegurará que todos los familiares de los difuntos, sin exclusión alguna por motivos de religión o de convicciones, puedan celebrar las ceremonias que les parezcan pertinentes.

Como últimas propuestas se menciona que el Ayuntamiento abra un “Registro Municipal de Testamentos Vitales”, con su propio articulado, para el registro voluntario de la libre voluntad con respecto a la fase final de la propia vida, y con los efectos jurídicos que las leyes establezcan, para colaborar con la administración sanitaria; que la propia institución promueva la libertad de conciencia y de convicciones y vele para que ningún derecho de este ejercicio sea vulnerado que, en aquéllas cuestiones que no sean de su competencia, promueva mociones y resoluciones con el fin de solicitar a los poderes legislativos y ejecutivos territorial y central que se tomen las medidas legislativas y políticas conducentes al establecimiento del Estado laico y a eliminar todos los privilegios de los que goza la iglesia católica y otras confesiones religiosas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...