Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Investigan la vacunación de Gil Hellín, arzobispo emérito de Burgos, fuera del protocolo covid

Francisco Gil Hellín forma parte del grupo de religiosos que se vacunó con el obispo de Cartagena en la residencia Hogar de Betania de Murcia. La Fiscalía investiga las vacunaciones, que están fuera del protocolo de Sanidad.

Francisco Gil Hellín, el que fuera arzobispo de Burgos entre 2002 y 2015, se ha visto envuelto en la polémica tras vacunarse, en principio saltándose el protocolo, en la residencia Hogar de Betania de Murcia. Gil Hellín, que sigue vincualado a Burgos como arzobispo emérito, es una de las personas que se vacunó el pasado 19 de enero en el centro residencial junto con el obispo de Cartagena, José Manuel Lorca Planes. Una vacunación que está siendo investigada por la Fiscalía Superior de Murcia

Según informa el periódico La Verdad, el Ministerio Fiscal investiga si la vacunación de monseñor Lorca Planes y de un grupo de estrechos colaboradores suyos puede ser constitutiva de alguna infracción de cáracter penal. Se parte de un escrito anónimo, en apariencia redactado por una trabajadora de la residencia (y que ha hecho llegar el PSOE), en el que se detalla cómo se produjeron las vacunaciones de los religiosos, que figuraron como ‘capellanes’ en la lista remitida a Sanidad.

Desde que el pasado lunes se conociera que el obispo de Cartagena se había vacunado en el centro residencial, se han ido sucendiendo las informaciones y conociendo más detalles de la vacunación. Entre ellos, quiénes estuvieron con monseñor Lorca Planes, quien ha reconocido que él mismo «invitó» a Francisco Gil Hellín (murciano de nacimiento y que colabora con la Diócesis desde que dejó Burgos) a vacunarse.

En un comunicado, el obispo de Cartagena afirma que «al ser octogenario (tiene 80 años), le pedí yo que viniera, puesto que se nos invitó y creía que convenía porque estaba en la edad». Si bien es cierto que los mayores de 80 años, que no están en residencia o centro de dependencia, son grupo prioritario de vacunación, el 19 de enero todavía no entraban en el protocolo definido por el Ministerio de Sanidad (que reservaba los primeros grupos de vacunación a usuarios y personal de residencias y sanitarios en primera línea).

José Manuel Lorca Planes ha aprovechado su comunicado para desmentir, como recoge La Verdad, que el obispo auxiliar, Sebastián Chico Martínez, se hubiera vacunado. También ha explicado que el canónigo de la catedral de Murcia, Tomás Cascales, «sí se vacunó en su momento porque es capellán de esta residencia que visita a diario», al igual que José Sánchez, quien es miembro del Patronato Hogar de Betania y «está cumpliendo con su tarea allí desde 2019», y el secretario del obispo, Maximiliano Caballero, puesto que es «capellán de unas religiosas que regentan un centro de día para atención de personas mayores».

Por su parte, el presidente del Patronato Hogar de Betania, Joaquín Martínez, ha manifestado, en un comunicado también emitido por la Diócesis, que «invitamos» al obispo a que se vacunara por ser «máximo responsable de la residencia, que depende directamente de la Diócesis», debido a que la «frecuenta con asiduidad» para «celebrar la Eucaristía y estar cercano a los residentes».

Martínez ha aseverado que también se invitó al obispo auxiliar, pero este, al no tener «una vinculación directa» con la residencia, «declinó la invitación», una decisión que el Patronato vio «coherente».

Total
1
Shares
Artículos relacionados
Total
1
Share