Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.
Salman Rushdie

[Internacional] Para los autores árabes, el atentado de Rushdie despierta viejos demonios

El intento de asesinato del escritor de versos satánicos empuja a los intelectuales árabes a expresarse y defender la vida del escritor amenazado por un fatua desde 1989.

No se ha publicado en árabe, sus raras traducciones fragmentarias circulan bajo la capa en círculos restringidos: versos satánicos podría haber pasado desapercibido en el mundo árabe si no hubiera sido por la fatwa iraní contra su autor Salman Rushdie. Porque el llamamiento al asesinato lanzado el 14 de febrero de 1989 por el ayatolá Rouhollah Khomeini hizo reaccionar a los escritores árabes, ellos mismos atacados regularmente por regímenes autoritarios por oponerse a ellos o por sus conciudadanos por escritos considerados inmorales.

Cuando se publicó la novela satírica de Salman Rushdie en 1988, el mundo árabe estaba paralizado por el fin de la guerra Irán-Irak, que dejó un millón de muertos en ambos bandos, y la primera Intifada palestina. Es en Gran Bretaña y en el subcontinente indio -de donde es nativo Salman Rushdie- donde la obra atraerá toda la ira. Allí, decenas de miles de manifestantes abuchearon un libro que, según dijeron, “insultaba” al profeta Mahoma.

Lo que sorprende a los lectores en inglés, dijo a la AFP el escritor egipcio Ahdaf Soueif, que vivía en Gran Bretaña en ese momento, es “el vocabulario trivial utilizado para describir al profeta, radicalmente opuesto al habitual tono reverencial”.

Lo que escribió en su novela de ninguna manera puede justificar una fatua que convierte su asesinato en un deber religioso.

escritor libanés Fawwaz Traboulsi,

En el mundo árabe, en cambio, nadie habla de novela. Al-Azhar, la máxima autoridad religiosa del Islam sunita con sede en Egipto, prohibió el libro con el título visiblemente provocativo en ese país. De hecho, la idea de los versos inspirados por Satanás no es desconocida para los doctores de la religión que los han visto pasar durante sus estudios teológicos. Algunos hechos mencionados en la novela. “están registrados en varias de las primeras biografías del profeta”agrega la Sra. Soueif.

Pero lo que en última instancia captará la atención del mundo árabe es la fatua de Khomeini. A partir de entonces, el asunto ya no era sólo una cuestión de opinión literaria o de sentimiento religioso, sino también político, y pocos días después, una cuarentena de intelectuales de Damasco publicaba una carta abierta titulada “Defendiendo el derecho a vivir del escritor”.

“No estamos aquí para defender el libro sino su autor, su derecho a vivir y también su derecho a escribir”, dicen los firmantes, denunciando quemas de libros y condenas, en ocasiones a muerte, de pensadores desde la Edad Media. Uno de ellos, el escritor libanés Fawwaz Traboulsi, lo volvió a decir en Facebook el domingo: “Lo que escribió en su novela de ninguna manera puede justificar una fatua que convierte su asesinato en un deber religioso”.

Las redes sociales

Ya en 1993, cuando islamistas radicales asesinaban a pensadores en Argelia, como Tahar Djaout, o en Egipto, como Farag Foda, figuras de la literatura árabe habían respondido con la pluma, como los palestinos Edward Saïd y Mahmoud Darwich, el libanés Amin Maalouf o el el argelino Mohammed Arkoun. “A una idea, solo se le puede oponer una idea”protestó el escritor egipcio Naguib Mahfouz, Premio Nobel de Literatura en 1988, que sobrevivió a un intento de asesinato perpetrado en 1994 por dos islamistas que admitieron en su juicio que nunca habían leído sus libros.

Haciéndose eco del sábado, mientras el mundo observaba una escena en el estado de Nueva York donde un joven apuñaló a Salman Rushdie, el autor egipcio Ezzedine Fishere tuiteó: “¡Es el intento de asesinato de Naguib Mahfouz lo que está comenzando de nuevo!”. Porque hoy, de hecho, es en las redes sociales donde circulan la información y los objetos culturales, señala el intelectual egipcio Sayed Mahmoud, al igual que las fatuas en línea.

Después de las “revoluciones” árabes de 2011, en las que cayeron dictadores, los islamistas llegaron al poder y ahora están marginados por un retorno al autoritarismo por parte de líderes que se hacen pasar por seculares, “Es mucho más difícil para un representante del Islam político encontrar una plataforma para apoyar el ataque a Rushdie”dijo a la AFP.

Pese a todo, al día siguiente del atentado de Rushdie, el periodista libanés Redouane Aquil salió “a favor de la aplicación de la fatwa” al afirmar “no apruebe un intento de asesinato”. Y para agregar: “Si insultáramos a Cristo, yo diría lo mismo” porque “hay límites y tabúes”.

En cuanto a versos satánicosahora están disponibles en árabe, pero en grupos privados de Facebook o mediante enlaces en línea, fuera de la vista.

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Los alcaldes de Estepona (Málaga) y Almonte (Huelva) en la presentación de la hermandad ante la Virgen del Rocío
Leer más

Autoridades públicas en actos religiosos

De España: Ver esta publicación en Instagram Una publicación compartida de POLICÍA LOCAL VALENCIA (@policialocalvlc) De otros países:
Total
0
Share