Íñigo Errejón, número 2 de Podemos, propone que el día de la fiesta nacional sea el 19 de marzo

Si para el político Errejón la proclamación de esta Constitución de 1812 es motivo de orgullo, debería de reflexionarlo un poco mejor. Desde luego ni lo compartimos, ni estaremos de acuerdo en ello.

Ver comentario al final de la noticia


El número dos de Podemos cree que la celebración de la Constitución de Cádiz «uniría a todos»

El número dos de Podemos, Íñigo Errejón, ha propuesto este miércoles celebrar la Fiesta Nacional el 19 de marzo, día de la proclamación de la Constitución de Cádiz. En su opinión, “sería una fecha que uniría a todos”, ha considerado en una entrevista en TVE. El secretario de Política ha hecho una reflexión de carácter presonal y ha sugerido la hipótesis de cambiar el 12 de octubre por el 19 de marzo, porque ese día representa una «fecha cívica y patriótica que recoja las sensibilidades para que todo el mundo se encuentre cómodo».

Errejón se ha referido en estos términos a las críticas de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, o del regidor de Cádiz, José María González, Kichi, al desfile y recepción del pasado lunes. Así, ha rechazado lo que ha calificado de patriotismo de «canapé, palco y corbata». Podemos, que abrió ya hace meses un debate sobre los símbolos nacionales y la patria, intenta imponer en el debate político su concepto de patriotismo frente al de los partidos tradicionales. Busca hacerlo al margen de las fechas y de las banderas, símbolo que no rechaza en sus actos pero que, en opinión de sus dirigentes, no es suficiente y, además, puede crear rechazo entre algunos de sus simpatizantes. Errejón explicó ya antes del verano que “un proyecto de país no es ponerse detrás banderas muy grandes”. “Defender un país no es nombrarlo muchas veces, ni la bandera. Pero perfecto si quiere hacerlo”, señaló.

En este contexto, el número dos de Podemos ha respondido al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, quien el lunes calificó a Podemos y a Pablo Iglesias de «antisistema» por declinar la invitación a la recepción real. Errejón considera más grave, por ejemplo, que el titular de Interior recibiera a Rodrigo Rato en su despacho el mismo día de su declaración en sede judicial.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, manifestó el lunes o a través de su cuenta en Twitter su rechazo a la celebración de la Fiesta Nacional, una fecha que considera una exaltación de un genocidio. «Vergüenza de estado aquel q celebra un genocidio, y encima con un desfile militar q cuesta 800mil euros». Por su parte Kichi, alcalde de Cádiz, escribió: «Nunca descubrimos América, masacramos y sometimos un continente y sus culturas en nombre de Dios. Nada que celebrar». Por contra, la alcaldesa de Madrid, que forma parte del grupo de nuevos alcaldes de los que Podemos llama «Ayuntamientos del cambio», sí participó en los actos de celebración del 12 de octubre.


Comentario de Francisco Delgado. Presidente de Europa Laica

No sabemos si Íñigo Errejón, líder del nuevo partido PODEMOS, fue consciente del alcance de su declaración o , bien, es por simple desconocimiento o constituye una ocurrencia muy poco meditada. Por ello debemos salir al paso de ello.

Que el 12 de octubre NO es una fecha que “haya algo celebrar” por el significado histórico vergonzante relacionado con un catolicismo imperialista y genocida, declarada por el nacional-catolicismo como fiesta de la Hispanidad, consolidada oficialmente como fiesta nacional desde el 1981 y que hace sonrojar a muchas personas.

Otra cosa es que el día de la proclamación de la “Pepa” se proponga como fiesta nacional. Que fue cuando se paralizaron los incipientes procesos de secularización de las instituciones del Estado que desembocaran en una absolutista monarquía de Fernando VII, que  entre otras tropelías reconstruyeron las tribunales de la Inquisición que Napoleón Bonaparte había abolido en 1808.

Cortes de Cádiz que estaban formadas por una parte importante del clero (algunos inquisidores) y en donde al margen de proclamar una determinada soberanía de la NACIÓN (que no del pueblo), se pueden resaltar textos y principios constitucionales que se resaltan más abajo, cuando el movimiento político, cultural y e intelectual de la Ilustración y la proclamación de derechos civiles laicos recorrían Europa, quedándose paralizados en los Pirineos. Hechos históricos que nos pesan como una losa 200 años después.

Algunos textos y principios que se proclamaron:

Don Fernando VII, por la gracia de Dios y la Constitución de la Monarquía española, Rey de las Españas, y en su ausencia y cautividad la Regencia del Reino, nombrada por las Cortes generales y extraordinarias, a todos los que las presentes vieren y entendieren, sabed: Que las mismas Cortes han decretado y sancionado la siguiente: CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LA MONARQUÍA ESPAÑOLA En el nombre de Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, autor y supremo legislador de la sociedad.

Art. 3º. La soberanía reside esencialmente en la Nación, y por lo mismo pertenece a ésta exclusivamente el derecho de establecer sus leyes fundamentales. NO EN LAS PERSONAS

Art. 12. La religión de la Nación española es y será perpetuamente la católica, apostólica, romana, única verdadera. La Nación la protege por leyes sabias y justas, y prohíbe el ejercicio de cualquiera otra.

Art. 14. El Gobierno de la Nación española es una Monarquía moderada hereditaria.

Art. 16. La potestad de hacer ejecutar las leyes reside en el Rey.

Art. 169. El Rey tendrá el tratamiento de Majestad católica.

Art. 366. En todos los pueblos de la Monarquía se establecerán escuelas de primeras letras, en las que se enseñará a los niños a leer, a escribir y contar, y el catecismo de la religión católica…

Si para el político Errejón la proclamación de esta Constitución de 1812 es motivo de orgullo, debería de reflexionarlo un poco mejor. Desde luego ni lo compartimos, ni estaremos de acuerdo en ello.

constitucion de cadiz 1812

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...