Hipatia con nosotros

Hipatia fue mujer de ciencia, la belleza, la bondad, la tolerancia la buscaba en las estrellas, en el sol, al que no adoraba, sabia que no era mas que una luz entre otras, que estuviera mas o menos cerca era eso lo importante, y buscando la respuesta murió asesinada,  
 

Estaba allí en la biblioteca de Alejandría, bella, serena y acogedora, enseñaba a los jóvenes la filosofía, las  matemáticas, la astronomía y pensaba que la ciencia les haría libres y solidarios, se equivocaba, los mas allegados a ella la traicionaron entregándola a los monjes locos que la despedazaron, el poder era para ellos mas importante que una mujer frágil e indefensa. 
 

Desde que la religión  católica fue proclamada religión de Estado por Constantino los cristianos amplificaron su lucha contra los paganos, era una lucha a muerte, el paganismo admitía varios dioses, ellos solo uno y los que dudaban del carpintero debían morir. La ciencia debía desaparecer, nadie debía saber ni pensar, la inteligencia y el saber echarían a bajo sus historias inventadas para dominar y mandar, la educación debía ser prohibida, así se hizo. 
 

Delante de la biblioteca de Alejandría, donde Hipatía impartía su enseñanza, en el Ágora, los cristianos quemaban a los que les molestaban, es una tradición que siguió aplicándose hasta hace muy poco.  Por el Ágora se podían ver los monjes locos gritando y corriendo para destrozar y quemar todo lo que constituía una civilización milenaria, Hipatia debió verlos desde las terrazas, parecían cucarachas, corriendo para atacar la belleza, parecían insectos y debían serlo. 
 

Los esfuerzos de la filósofa por salvar manuscritos no sirvió de nada, todo fue destruido por los insectos de los que antes hablábamos, pero ella encarnaba la ciencia  y tenia también que desaparecer. El que la filósofa fuera mujer agravaba su caso, San Agustín había decretado por orden divina que la mujer debía ser sumisa, no hablar enblico, no tener mas opinión que la de su marido, y muchas cosas mas que hoy día siguen haciendo de nosotras animalitos domésticos, a los que si no dan buen resultado se les puede matar y eso hicieron con ella, la mataron, la desnudaron, la arrastraron por las calles de su bella ciudad y destrozaron su cuerpo, su espíritu no consiguieron doblegarlo, con ella desapareció una de las luces del mundo antiguo, las estrellas se apagaron, la Iglesia tenia prohibido mirar al cielo, la tierra era plana porque así lo decían ellos, nada de investigar, pecado castigado con la muerte. 
 

Una negra noche se extendió sobre todo el mundo conocido, la civilización, la ciencia todo quedo bajo la losa de la edad de tinieblas, mas de mil años después aun seguimos casi igual, imaginemos lo que hubiera sido la civilización si se hubiera podido aplicar ciencia y conocimiento al desarrollo de nuestra sociedad, da vértigo pensarlo, quizás ya hubiéramos llegado a las estrellas. 
 

Cuando viajamos por los sitios donde floreció el mundo antiguo nos encontramos con las obras de arte mas puras, mas bellas, pero están mutiladas, las caras se han destrozado a golpes, los miembros arrancados y los sexos machacados hasta desaparecer, igual que hicieron a sabios y filósofos hicieron con las obras de arte, solo debía exhibirse su cristo retorciéndose en una cruz, así la gente temería y obedecería.

Hoy día las fuerzas de tinieblas que acabaron con el sueño de conocimiento de la filósofa siguen obrando igual, prohíben que la gente estudie, dicen que el conocimiento es para los hijos de ricos y además solo lo que ellos imparten, prohíben la investigación, el aborto, la lucha contra el sida, el oscurantismo ha sido siempre su mejor aliado y siguen intentando imponerlo por la fuerza, cuando es necesario no dudan en cometer genocidios para alcanzar el poder, todo el poder, nuestros parientes asesinados siguen en las cunetas dando testimonio de que Hipatia sigue entre nosotros. 
 

Al acabar la película nos miramos emocionados, un compañero dijo que la figura de Hipatia destrozada ante el altar le recordaba nuestra república, asesinada por las mismas fuerzas que acabaron con ella, el fanatismo y la lucha por el  poder, quisieron un pueblo sumiso, un gobierno bajo palio, lo consiguieron, esperemos que algún día nos despertemos de esa noche negra y seamos al fin libres. 
 

Viva la República 
 

Milagros Riera

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...