Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Hazte Oír infiltró a varios miembros en Vox mientras recrudecía la presión sobre el PP

Un informe de la Fundación Rosa Luxemburg describe los vínculos entre el lobby de presión ultraconservador y el partido dirigido por Santiago Abascal. Miembros del grupo de presión acabaron en filas de la formación de extrema derecha.

Las campañas de presión de Hazte Oír (HO) no solo se realizan mediante el envío masivo de correos electrónicos, sino que también pueden coger forma de acoso telefónico. El 23 de junio pasado, los activistas de este lobby ultraderechista recibieron una indicación: había que llamar al número de teléfono del del PP en el Congreso para “recordarle” a Pablo Casado su compromiso de recurrir la Ley de Eutanasia ante el Tribunal Constitucional. Al día siguiente, el PP formuló ese recurso.  

Las relaciones entre HO y el PP no pasan por su mejor momento. De hecho, el lobby ultraderechista ha roto con los populares y se ha alineado firmemente con Vox, el partido ultraderechista al que acompañó desde su nacimiento en 2013. No en vano, el partido de Santiago Abascal se ha convertido en la pista de aterrizaje de miembros del lobby que han decidido dar el salto a la política.

“El jueves 16 de enero de 2014 Vox se presentó en Madrid. Lo hizo con una rueda de prensa de varios de sus miembros, entre ellos José Antonio Ortega Lara y Santiago Abascal. La difusión en vídeo en directo a través de internet de la rueda de prensa se llevó a cabo desde el canal de HazteOir (HO)”, recuerda el investigador Román Cuesta en uno de los capítulos del exhaustivo informe ‘De los neocón a los neonazis. La derecha radical en el Estado español’, editado por la Fundación Rosa Luxemburg y coordinado por el periodista Miquel Ramos.

Cuesta señala precisamente que “en los años siguientes el acceso a cargos de responsabilidad en Vox de miembros de HO, sus plataformas asociadas u organizaciones afines es un goteo continuo”. En tal sentido, señala que el lobby ultraderechista logró “infiltrar a muchos de sus miembros en Vox y poner en marcha un portal paralelo (CitizenGO) a través del cual internacionaliza sus mensajes”.

Las relaciones entre Abascal y el responsable de HO, Ignacio Arsuaga, se habían cultivado tiempo atrás. De hecho, la fundación DENAES que dirigía Abascal antes de montar Vox participó conjuntamente “en muchas campañas e iniciativas” de HO.

El informe de la Fundación Rosa Luxemburg cita el trabajo realizado por la plataforma OpenDemocracy sobre los vínculos entre CitizenGO y Vox, “que van mucho más allá del respaldo público a Vox por parte del presidente de CitizenGO, Ignacio Arsuaga”. “Durante la investigación, Arsuaga admitió haberse reunido con altos funcionarios del partido para discutir estrategias comunes, y también describió cómo CitizenGO apoyaría ‘indirectamente’ a Vox”, describe el documento.

Entre los miembros de Hazte Oír que acabaron en Vox se encuentran la antiabortista Gádor Joya, hoy parlamentaria ultraderechista en la Asamblea de Madrid, el ahora diputado en el Congreso Francisco José Contreras o Álvaro María de Zulueta, quien llegó a ocupar el cargo de director ejecutivo del lobby. Del mismo modo, el estudio realizado por la Fundación Rosa Luxemburg cita otros casos de dirigentes de organizaciones creadas o ligadas directamente a HO que ahora están en Vox.  

El informe subraya además que el grupo de presión liderado por Arsuaga premió a los miembros de Vox Lourdes Méndez Monasterio (2016), Hermann Tertsch (2017), Alicia Rubio (2017), Javier Ortega Smith (2018) y Francisco Serrano (2019), quien abandonó el partido el año pasado. 

Un PP “de izquierdas”

De forma paralela, crecía el distanciamiento entre HO y el PP, a tal punto que hoy las relaciones están completamente rotas. No solo eso: el lobby ultraderechista ha lanzado distintas campañas de presión sobre la formación de Pablo Casado, a la que llegó a acusar de ser “de izquierdas”. 

“Mientras el PP no recupere la senda de la lucha por la vida, la familia y la libertad –y deje de ser un simple gestor de dinero al estilo Mariano Rajoy– tú y yo seguiremos presionando para que se vote a otro partido”, advertía el lobby en febrero pasado, mientras celebraba el pobre resultado obtenido por los populares en las elecciones catalanas.

De cara las distintas citas electorales, HO suele activar la campaña ‘Vota valores’, mediante la que busca “orientar” a sus seguidores sobre cuál es el partido más apropiado. Durante la campaña hacia las elecciones madrileñas del pasado 4 de mayo, ‘Vota valores’ envió cuestionarios a la presidenta autonómica y candidata a la reelección por el PP, Isabel Díaz Ayuso, y a la postulante de Vox, Rocío Monasterio.

Las preguntas iban dirigidas a conocer si preveían “derogar las leyes LGTBI”, impulsar el denominado “PIN parental” o “defender los símbolos cristianos”. Según consta en la web de dicha campaña, solo Monasterio accedió a responder al cuestionario, y lo hizo “de manera afirmativa a todos los puntos”.

Total
3
Shares
Artículos relacionados
Total
3
Share