Ganemos Córdoba quiere que se pida al Registro el listado de inmatriculaciones de la Iglesia

El grupo presentará una moción para animar a «la defensa del patrimonio público»

El grupo municipal Ganemos presentará una moción en el próximo pleno del 14 de julio para solicitar un listado de bienes inmatriculados por la Iglesia al Registro de la Propiedad de Córdoba. Asimismo, la agrupación de electores invita al resto de grupos políticos «a luchar contra el silencio institucional que durante años ha constituido un abandono de la obligación de defender el patrimonio público». 

Hace tiempo que los partidos que en el anterior mandato formaban la oposición y la organización Andalucía Laica habían pedido una relación de espacios que la Iglesia ha inmatriculado en Córdoba. Sin embargo, esa lista nunca llegó a hacerse pública. Ahora Ganemos da un paso más en este asunto con la presentación de esta moción en el pleno. 

En su documento, la agrupación de electores recuerda que en 1998 el Gobierno del PP, presidido por José María Aznar, modificó el Reglamento Hipotecario para permitir la inscripción de templos de culto en el registro de la propiedad, lo que hasta entonces no era posible por su naturaleza históricamente pública. 

«Para aprovechar esta nueva norma la jerarquía católica resucitó el uso de dos normas franquistas e inconstitucionales», aprobadas en 1946 y 1947: los artículos 206 de la Ley Hipotecaria y 304 del Reglamento Hipotecario. El primero, según indica Ganemos, equipara a la Iglesia con la Administración Pública, otorgándole el privilegio de acceder al Registro de la Propiedad sin título. El segundo artículo asemeja a los diocesanos con notarios, «de forma que un obispo puede certificarse a sí mismo que es el propietario de un inmueble atendiendo a lo que él diga». 

El grupo municipal señala que a través de este procedimiento se han inmatriculado, sin título de propiedad, miles de bienes en España que podrían ser públicos, incluso antes de la reforma de Aznar. «Normas a todas luces inconstitucionales e incluso reprobadas por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos». A su juicio, «debe quedar claro que el posible uso litúrgico no condiciona en absoluto la propiedad» y, de otra parte, se han inmatriculado miles de bienes «en manifiesto abuso de derecho y fraude de ley, al no haber sido poseídos nunca por la Iglesia católica e incluso no poder argumentar la coartada de su posible uso litúrgico, como solares, viviendas, caminos e incluso plazas públicas». 

Ganemos apunta que la presión ciudadana y política han desvelado «numerosos escándalos», provocando la aprobación de la ley 13/2015, que modifica la Ley Hipotecaria para eliminar el privilegio registral mencionado. Sin embargo, lo hace sin efectos retroactivos, «con lo que se produce una amnistía registral sobre los miles de bienes inscritos por la Iglesia Católica sin presentar título de propiedad».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...