Galicia está a la cabeza en matriculados en Religión

Sólo el 20% de los estudiantes opta por actividades alternativas.Porcentaje de alumnos que cursa actividades alternativas a religión en España: La llegada de la población inmigrante dispara al 0,6% los que optan por una religión diferente a

Hay muchas diferencias entre los diferentes niveles educativos, los porcentajes varían dependiendo de la edad de los estudiantes y del tipo de centro, pero en conjunto, el tirón de la Religión como asignatura en Galicia sigue siendo muy fuerte. La comunidad con mayor volumen de alumnos que cursan esta materia, ya sea católica u otra, o con la variante de Historia y Cultura de las religiones, a partir de la Secundaria. Más del 80%, un dato que sólo iguala Andalucía y muy por encima de la media nacional de un 65%, pero que cambiará muy probablemente en los próximos años tras el descenso que empieza a registrarse en las primeras etapas de escolarización.

Y es que es en Primaria donde se concentra el mayor número de escolares que optan por la casilla de Religión. Un 81,1% en el caso del catolicismo y un 0,6% entre otras religiones. En este último caso, además, en crecimiento y con una de las cifras más elevadas de toda España, pese a que Galicia no ha estado nunca entre las comunidades que recibían mayor flujo de inmigrantes durante los últimos años. Los padres del 13,4% restante prefiere que los niños estén en actividades de estudio, según el último balance del Ministerio de Educación.

A partir de los 12 años, con la llegada a la ESO, el número de matriculados en Religión desciende y, por lo tanto, el de los que se apunta a las alternativas al estudio de la asignatura se eleva, hasta casi el 20%. Menos de un 65% elige la enseñanza católica, un 0,2% otras religiones y finalmente un 16,5%, Historia y Cultura de las religiones. La diferencia en cambio no quita a Galicia de los primeros puestos entre las comunidades con más escolares en Religión. Todo lo contrario, en esta etapa no hay ninguna otra autonomía que no baje del 30% entre los que optan por actividades de estudio -con un promedio del 35,7%- y ninguna tampoco roza siquiera el alto porcentaje de los que optan por la Historia de las religiones y que en el conjunto de España alcanza sólo el 2,7%.

Durante el Bachillerato, la matriculación en Galicia en Religión católica cae hasta el 51%. El de las actividades de estudio se dispara hasta casi el 49%, con únicamente un 0,1% en otras religiones. Es la tónica general que se da entre todas las autonomías, con muy pocas excepciones: Navarra, donde siguen el catolicismo el 92,3% de los estudiantes de Bachillerato; y Baleares, por todo lo contrario, con un 71,9% de exentos en la asignatura. Detrás de todos estos porcentajes está la suma de alumnos de colegios públicos, concertados y privados. En el caso de los centros dependientes de la Xunta, los matriculados en Religión caen hasta tres puntos (84%) durante Primaria, se reduce hasta el 56% en Secundaria y el 40% en Bachillerato. Los públicos son también los que más alumnos de otras religiones albergan.

¿Qué pasa entre los centros privados o concertados? Que la matriculación en la asignatura de Religión es muchísimo más elevada. En los que tienen algún tipo de relación con las Administraciones, el porcentaje en Educación Primaria supera el 93% en Galicia -frente a la media nacional del 88%- y al 86,6% en Secundaria.

El Ministerio de Educación no tiene datos de Bachillerato. El porcentaje en las primeras edades en los colegios que no están subvencionados, sin embargo, cae por debajo del 70%, mientras que en Educación Secundaria Obligatoria se mantiene en el 53% y en el Bachillerato remonta hasta casi el 87%. Todos los que estudian la materia, eso sí, son católicos.

La actual legislación educativa española establece que la asignatura de Religión será obligatoria para los centros -todos deben ofertarla- y voluntaria para los alumnos. Además, esta materia no puntúa para el expediente académico.

Para verlo en gráfico puedes acceder pulsando AQUI

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...